• El fiscal general William Barr ordenó este 9 de noviembre una investigación sobre las denuncias de un supuesto fraude electoral en los comicios presidencial de Estados Unidos 2020. Foto: EFE

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, ordenó a los fiscales federales del Departamento de Justicia iniciar investigaciones por las denuncias del presidente Donald Trump sobre supuesto fraude en el conteo de votos de las elecciones presidenciales de ese país. En la jornada electoral el candidato demócrata Joe Biden fue quien resultó electo.

El lunes 9 de noviembre, Barr explicó a través de una carta que las investigaciones pueden llevarse a cabo solo “si existen alegaciones claras y aparentemente creíbles” de las supuestas irregularidades. Agregó que “de ser ciertas, podrían potencialmente afectar el resultado”. 

El funcionario estadounidense reconoció en el memorando que cada estado es el que tiene la responsabilidad principal del manejo de los comicios. Aclaró que el Departamento de Justicia tiene también la obligación de “garantizar que las elecciones federales se lleven a cabo de tal manera que el pueblo de los Estados Unidos pueda tener plena confianza en su proceso electoral y en su gobierno”. 

Foto: EFE

Director de delitos electorales renuncia 

Richard Pilger, director de delitos electorales del Departamento de Justicia de Estados Unidos, dimitió la noche del lunes 9 de noviembre. Poco después de la orden de investigar las presuntas irregularidades en los comicios estadounidenses. 

«Habiéndome familiarizado con la nueva norma y sus ramificaciones (…) lamentablemente debo renunciar a mi cargo como director de la División de Crímenes Electorales», anunció Pilger en un comunicado interno que se filtró a medios estadounidenses. Esto de acuerdo con la agencia de noticias EFE.

Trump denuncia fraude en las elecciones

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó haber perdido las elecciones presidenciales. Cuando se conocieron las proyecciones de los medios, denunció que hubo fraude comicial. 

“Los observadores fueron vedados de los cuartos de conteos. Yo gané la elección, obtuve 71.000.000 de votos legales. Pasaron cosas malas que nuestros observadores no pudieron ver. Nunca había pasado anteriormente. Millones de boletas para votar por correo fueron enviadas a gente que no había pedido por ellas”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter. 

Este domingo 8 de noviembre, los voceros del partido Republicano acusaron a los demócratas de intentar un fraude en las elecciones de Florida. Aún no han presentado pruebas que sustenten esta denuncia.

Foto cortesía

Diversas opiniones en la política de EE UU

Mitch McConnell, el líder de los republicanos en el senado estadounidense que representa a Kentucky, mostró su apoyo a la negativa del presidente sobre los resultados electorales y argumentó que “Trump tiene 100 % el derecho de impugnar el resultado”. 

Mientras que la senadora republicana de Maine, Susan M. Collins, tomó una postura diferente y felicitó a Biden por su victoria, Collins ha sido una de los pocos republicanos que han reconocido los resultados. Enfatizó que existe la necesidad de comenzar una transición presidencial. 

Los senadores Mitt Romney (Utah), Lisa Murkowski (Alaska) y Ben Sasse (Nebraska) son los otros republicanos en la cámara que han felicitado públicamente a Joe Biden. 

Por su parte, el senador demócrata por Nueva York, Chuck Schumer, sentenció que Joe Biden fue quien ganó las elecciones de forma justa y cuadrada. Calificó las afirmaciones del mandatario como “extremadamente peligrosas y venenosas para la democracia” de los Estados Unidos.

Asimismo, Elizabeth Warren, senadora y exprecandidata demócrata a la presidencia, opinó a través de cuenta en Twitter que los estadounidenses hicieron “oír su voz en cifras récord y eligió a Joe Biden como su próximo presidente”. 

Warren criticó las recientes denuncias de fraude electoral y dijo que: “Rechazar ese mandato a favor de los juegos políticos y las teorías de la conspiración es un ataque peligroso a nuestra democracia, incluso para los estándares de Mitch McConnell”. 

Solo queda esperar si las investigaciones, efectivamente, se llevarán a cabo y sobre todo si existen las pruebas pertinentes para calificar como fraude el proceso electoral presidencial en Estados Unidos. 

Noticias relacionadas