• Mientras en varios países se registra una segunda ola de contagios de coronavirus y el conteo mundial totaliza más de 50.000.000 casos de covid, en otras naciones se tomaron medidas oportunas y controlaron eficazmente la pandemia 

El control de la pandemia del covid-19 se pasea entre aciertos y desaciertos respecto a las medidas que han tomado los países del mundo para evitar contagios. Algunos impusieron restricciones de movilidad entre sus habitantes, confinamientos estrictos y realización de pruebas de Reacción en Cadena de Polimerasa (PCR) de forma masiva; mientras que otros decidieron relajar sus restricciones en la etapa más avanzada de la pandemia. 

El coronavirus ha sido el causante de crisis sanitarias en varias partes del mundo. Europa y América se han convertido en el epicentro de la pandemia. Las medidas adoptadas por los países para prevenir el contagio parecen no ser suficientes y algunos se enfrentan al dilema de controlar la pandemia o evitar un declive en su economía.

Sin embargo, algunos gobiernos han tenido más éxito que otros en el control de la pandemia, incluso han declarado la erradicación del virus en sus territorios. ¿Qué hicieron estos países para lograr un buen control? En El Diario repasamos la manera en que estas naciones controlaron el covid-19:

Taiwán

Esta isla asiática celebra más de 200 días sin registrar contagios locales. A diferencia de otros países del mundo, Taiwán decidió no implementar un confinamiento estricto de sus habitantes. El éxito del control del covid-19 se basa en la experiencia de este país en el manejo de epidemias. En el año 2003, Taiwán se vio afectado por síndrome respiratorio agudo severo (SARS). Luego de sufrir los embates de esta crisis, el país invirtió en programas e instituciones epidemiológicas para afrontar la llegada de un nuevo virus.

Taiwán se enfocó en realizar pruebas masivas para detectar el virus y cortar con la cadena de contagios. Además ordenó la producción masiva de mascarillas e impulsó una campaña con información clara sobre las medidas de bioseguridad adecuadas para la población y sobre el riesgo del covid-19.

Pero las medidas anticipadas y prematuras del gobierno taiwanés fueron claves en el control eficaz del virus. Cuando las autoridades sanitarias tuvieron conocimiento del brote de covid-19 en Wuhan, China, se dieron cuenta de las similitudes con el SARS, lo que generó una reacción inmediata para prevenir contagios en la isla

Foto: BBC

A partir de la primera semana de enero el país impuso un control de vuelos estricto, colocó en cuarentena a los viajeros que provenían de países de riesgo y  también les realizaban pruebas PCR cada 72 horas. El 21 de enero se detectó el primer caso de covid-19 en el país. El gobierno implementó la tecnología para rastrear la cadena de contactos y conocer el desplazamiento de las personas en el territorio. El uso de las mascarillas en lugares públicos era obligatorio.

El último contagio autóctono en Taiwán se registró el 12 de abril. Hasta el momento tiene un total de 558 casos de coronavirus y siete personas fallecidas.

Nueva Zelanda

El 5 de octubre la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dio por erradicado el coronavirus en el archipiélago oceánico. La primera ola de covid-19 fue contenida a finales de mayo. El país sumó 102 días sin registrar contagios del virus. Sin embargo, en Auckland se detectó un nuevo foco del virus, por lo que el país se sometió a un confinamiento severo durante tres semanas.

Foto: EFE

Estos cuatro casos detectados en Auckland fueron los primeros de origen local luego de 102 días sin registrar contagios en el país. Ante esta situación, la ciudad entró en el nivel 3 del sistema de alerta. Se ordenó el cierre de restaurantes, bares, gimnasios y escuelas, también se le pidió a las personas que trabajaran desde casa así como la prohibición de reuniones de más de 10 personas. El resto del país entró en el nivel 2 del sistema de alerta con medidas más relajadas.

Desde el inicio de la pandemia en Nueva Zelanda se implementó un control férreo en las fronteras. Los viajeros deben permanecer en cuarentena y hacerse pruebas de covid-19 obligatorias. El gobierno de Nueva Zelanda se empeñó en convertir el país en una burbuja con acciones “rápidas y duras”, según la descripción de la mandataria nacional.

Luego de declarar la erradicación del virus, el país mantiene algunas medidas para evitar un posible brote. Las fronteras se mantienen cerradas para casi todos los viajeros. El gobierno pide a los ciudadanos que registren su visita en los locales a través del código QR disponible en estos lugares y así rastrear la cadena de contacto de cada persona. El uso de mascarilla en lugares públicos es recomendable mas no obligatorio. En total, desde el inicio de la pandemia, Nueva Zelanda ha confirmado 1.508 contagios y 25 fallecimientos.

Corea del Sur

A pesar de su cercanía con China, lugar de origen del covid-19, Corea del Sur decidió no aplicar confinamientos estrictos en la población, lo que no perjudicó la economía del país. Su estrategia se basó en la aplicación de pruebas PCR de forma masiva costeadas por el Estado y un programa de investigación para obtener información crucial de cada paciente con respecto a la cadena de contagio.

En enero el país comenzó la elaboración de sus pruebas PCR y el 9 de marzo fue aprobada su aplicación masiva. Se desarrollaron 15.971 equipos de PCR, con capacidad para realizar pruebas 522.700 personas. También desarrolló planes de atención médicas adaptables de acuerdo a las necesidades y sintomatología de cada paciente. 

Foto: Reuters

Otra medida clave fue un trabajo de investigación de campo riguroso que incluía exhaustivas entrevistas a pacientes y obtención de datos como geolocalización, datos de tarjetas de créditos e historial médico. Aunque fue cuestionado por otros países por considerar que invadía la privacidad de las personas, este estudio fue realizado con el fin de obtener mayor información sobre el coronavirus y su cadena de contagio. 

La experiencia también fungió como aspecto clave en el control de la pandemia en Corea del Sur. En 2015 se enfrentó al síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), este brote obligó a las autoridades a modificar la legislación en cuanto a la atención y capacidad de respuesta del Estado ante una epidemia. La Ley de control y prevención de enfermedades infecciosas fue modificada y permite el rastreo de información de las personas para obtener mayor información con respecto a la enfermedad.

El amplio presupuesto de Corea del Sur para la salud pública le permitió al gobierno utilizar los recursos adecuados para la atención de la pandemia. El Estado costeó el pago de las pruebas y tratamiento para los pacientes. Hasta la fecha el país asiático registra 27.653 casos de covid-19 y 485 personas fallecidas.

Noruega

A pesar de que Europa ha sido duramente golpeada por los efectos de la pandemia, Noruega se encuentra entre los pocos países de ese continente que han implementado con éxito y cumplido las medidas para prevenir el contagio y propagación del covid-19.

Foto:EFE

La estrategia de este país se basó en el confinamiento estricto, aislamiento social de grupos de riesgo como los ancianos y el cierre de lugares públicos de esparcimiento. En octubre, el país se enfrentó a una nueva ola de contagio por lo que el gobierno implementó más restricciones. Los viajeros que no sean residentes en Noruega deben permanecer en cuarentena obligatoria en hoteles asignados. Además se mantiene el estricto control fronterizo. Las personas que provengan de países con alto índice de contagio deben presentar el certificado de la prueba PCR realizada en un tiempo no mayor a 72 horas.

Solo cinco personas pertenecientes a la misma familia pueden reunirse en domicilios, mientras que los bares y restaurantes cierran a medianoche y deben tener un aforo de no más de 20 personas. A pesar de las restricciones, los eventos públicos están permitidos con ciertas limitantes.

Noruega también creó una aplicación para rastrear la manera en que las personas se movilizan por la ciudades y detectar cuando un ciudadano estuvo cerca de un contagiado.

 En el país se contabilizan 25.524 casos de coronavirus y 285 muertes desde el inicio de la pandemia.

Singapur

Este país  basó el control de la pandemia en el uso de la tecnología. En junio, debido al inicio de clases y la apertura de las escuelas, se  implementaron dispositivos de rastreo que los estudiantes mayores de 7 años deben llevar obligatoriamente, esto con el objetivo de detectar la cadena de contactos. Estos dispositivos también se deben usar en centros comerciales, restaurantes y cualquier lugar de trabajo.

Desde el 2 de enero el país aplicó controles de temperaturas en aeropuertos a viajeros provenientes de Wuhan. Sin embargo, 90% de los contagios registrados en el país ocurrieron en refugios de trabajadores inmigrantes, donde existía un gran hacinamiento. Ante esta situación el gobierno de Bangkok habilitó escuelas y almacenes para trasladar a los extranjeros. Estas personas cumplieron un periodo de aislamiento para evitar la propagación. 

Foto :EFE

Ventajas de las medidas en común

El infectólogo Miguel Ángel Navas explica para El Diario que las medidas rápidas y prematuras aplicadas por estos países condujeron al éxito en el control de la pandemia. Destaca que la realización de pruebas masivas ayudó a detectar pacientes asintomáticos, lo que limitó la expansión de la enfermedad así como el confinamiento estricto y el distanciamiento social. Señala que el cierre oportuno de las fronteras ayudó también a evitar la llegada de viajeros contagiados con covid-19. 

En cuanto al uso de la tecnología para detectar la cadena de contagio, el especialista califica este sistema como maravilloso. “A través de dispositivos pueden rastrear la ruta del paciente y detectar posibles contagios. Eso es algo increíble que puede ayudar a detener el avance de la enfermedad”, explica.

Navas señala que en países donde la pandemia ha causado mayor estragos se debe a una flexibilización prematura de las medidas de aislamiento en sus ciudadanos. “Al no tener aislamiento las personas se reúnen y facilita el contagio del virus”, explica. 

A su juicio, otro factor importante en la propagación del virus es que las personas no tienen plena conciencia de los riesgos del covid-19. “Aun hay gente que se niega a creer que este virus existe a pesar de la cantidad de contagios y muertes en el mundo. Por supuesto no toman las medidas que son claves para esto como el uso de la mascarilla y el aislamiento”, afirma. 

El confinamiento, distanciamiento físico, realización de pruebas masivas y un sistema de salud capacitado son factores importantes en el control de la pandemia, comenta el infectólogo. Taiwán, Nueva Zelanda, Corea del Sur o Australia tomaron medidas que, en su momento, pudieron ser consideradas como prematuras, pero han sido claves para evitar una crisis sanitaria y económica en sus territorios. 

Noticias relacionadas