• El régimen bolivariano hace reingeniería financiera para captar divisas mediante la imposición de nuevos tributos que deben pagarse en moneda extranjera

El régimen de Nicolás Maduro está intentando hacer política monetaria, cambiaria y fiscal, en época de hiperinflación y depresión económica. La devaluación del bolívar frente al dólar de casi 50% en lo que va de mes encendió las alarmas del equipo económico de Maduro. 

“Un dólar a casi 1.000.000 de bolívares no le conviene a nadie; su precio ha subido más que la inflación y en pocos días. Algo había que hacer, así que se inventaron un impuesto a las operaciones bancarias que se ejecuten en moneda extranjera”, explicó una fuente del sector financiero a El Diario, bajo condición de anonimato.

Consideró que “la apuesta es por fomentar las negociaciones en bolívares y evitar que siga la presión sobre el mercado cambiario, no se sabe si este nuevo experimento que intentan ejecutar Maduro y Delcy Rodríguez de cobrar al menos 2% de impuestos a las operaciones cambiarias expresadas en divisas, surtirá efecto”, añadió.

Para el economista César Aristimuño esta operación fracasará porque “va a incrementar directamente los precios fijados en dólares, así como una mayor depreciación del bolívar en el mercado cambiario”.

En declaración pública, el también analista de riesgo bancario dijo que “el problema del bolívar no se resuelve con la imposición de usarlo, encareciendo las transacciones en dólares, sino haciendo una reforma seria que restablezca, si ello aún es posible, la confianza en la moneda nacional. El bolívar perdió definitivamente sus atributos como reserva de valor -que es fundamental-, medio de pago y unidad de cuenta, por lo que las decisiones tomadas por el ejecutivo nacional, no tendrán un efecto contractivo en los precios de la divisa”, dijo Aristimuño.

Ahora no sólo se dispararán los precios en bolívares, sino que subirán más los precios en dólares”, vaticinó Aristimuño, al tiempo que señaló “el alcance del tributo es limitado ya que se incentivarán las operaciones over the counter, a través de mecanismos como Zelle, que no están sujetos a un tributo nacional”.

Consideró que las operaciones en divisas en efectivo se potenciarán para evitar el cobro del impuesto.

Por su parte, el analista financiero Rogelio Guevara explicó para El Diario que hay que esperar la publicación de la Gaceta Oficial en donde se debe informar sobre cuál es el porcentaje de impuesto por transacción, “no sabemos cuál será el monto definitivo de porcentaje. La medida busca aprovechar fiscalmente al creciente uso del dólar o del euro en el mercado nacional para cargar a las personas naturales y jurídicas con un nuevo impuesto, pero en moneda dura”.

Guevara coincide con el economista Aristimuño en cuanto a que las transacciones en dólares en el país se harán fuera del sistema financiero tradicional, “para esquivar el nuevo impuesto. Esto es negativo, porque ya se venía avanzando, aunque sea lentamente y con timidez, en un proceso de dolarización en el corto y mediano plazo en Venezuela. Por los momentos, Delcy Rodríguez anunció que sería un impuesto en un porcentaje mayor al de las grandes transacciones financieras que es de 2% y se aplica a las personas jurídicas, en específico a los contribuyentes especiales. Debemos asumir que será vía ANC dicha modificación”.

Noticias relacionadas