Getty Images
¿Te pondrías la vacuna contra el covid-19 si no fuera obligatoria?

Para tener una protección adecuada frente a la enfermedad, las vacunas contra el covid-19 deben administrarse a la mayoría de las personas de todo el mundo.

Solo mediante la vacunación generalizada alcanzaremos la inmunidad colectiva, en la que suficientes personas sean inmunes para evitar que la enfermedad se propague libremente.

Para lograr esto, algunos expertos sugieren que las vacunas deberían ser obligatorias. Pero con las altas tasas de escepticismofrente a la inmunización contra el covid-19, ¿es esta la decisión correcta?

Aquí, dos expertos dan argumentos a favor y en contra de las vacunas obligatorias.


Alberto Giubilini, investigador sénior del Centro Uehiro de Ética Práctica, Universidad de Oxford

La vacuna contra el covid-19 debería ser obligatoria, al menos para ciertos grupos. Esto significa que habría sanciones por no vacunarse, como multas o limitaciones a la libertad de movimiento.

Cuanto menos pesado sea para un individuo hacer algo que prevenga el daño a otros, y cuanto mayor sea el daño prevenido, más fuerte será la razón ética para imponerlo.

Estar vacunado reduce drásticamente el riesgo de dañar gravemente o matar a otras personas.

También es probable que las vacunas como Pfizer, AstraZeneca o Moderna, con una eficacia del 90-95% para prevenir que las personas se enfermen, sean efectivas para detener la propagación del virus, aunque posiblemente en un grado menor.

Estos beneficios tendrían un costo mínimo para las personas.

Getty Images
Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

El confinamiento es obligatorio. Exactamente como la vacunación obligatoria, protege a las personas vulnerables del covid-19.

Pero, como he argumentado en detalle en otra parte, a diferencia de la vacunación obligatoria, el encierro implica costos individuales y sociales muy grandes.

Es inconsistente aceptar el bloqueo obligatorio pero rechazar la vacunación obligatoria. Esta última puede lograr un bien mucho mayor a un costo mucho menor.

Además, la vacunación obligatoria garantiza que los riesgos y las cargas de alcanzar la inmunidad colectiva se distribuyan de manera uniforme entre la población.

Debido a que la inmunidad colectiva beneficia a la sociedad de manera colectiva, es justo que la responsabilidad de alcanzarla se comparta equitativamente entre los miembros individuales de la sociedad.

Por supuesto, podríamos lograr la inmunidad colectiva a través de alternativas menos restrictivas que hacer obligatoria la vacunación, como campañas de información para alentar a las personas a vacunarse.

Pero incluso si alcanzamos la inmunidad colectiva, cuanto mayor sea la absorción de vacunas, menor será el riesgo de caer por debajo del umbral de inmunidad colectiva en un momento posterior.

Debemos hacer todo lo posible para evitar que ocurra esa emergencia, especialmente cuando el costo de hacerlo es bajo.

Fomentar la confianza e impulsar la aceptación haciendo que las personas estén más informadas es una buena narrativa, pero es arriesgada.

El simple hecho de dar a las personas información sobre las vacunas no siempre aumenta la disposición a vacunarse y, de hecho, podría disminuir la confianza en las vacunas.

Getty Images
Hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el covid-19.

Por otro lado, hemos visto políticas de vacunación obligatorias en Italia que recientemente impulsaron con éxito la adopción de vacunas para otras enfermedades.

Las políticas del uso obligatorio de cinturones de seguridad han demostrado ser muy exitosas para reducir las muertes por accidentes automovilísticos y ahora cuentan con un amplio respaldo a pesar de los (muy pequeños) riesgos que conllevan los cinturones de seguridad.

Deberíamos ver a las vacunas como cinturones de seguridad contra el covid-19. De hecho, como cinturones de seguridad muy especiales, que nos protegen y protegen a los demás.


Vageesh Jain, miembro académico clínico en Medicina de Salud Pública del Instituto Nacional de Investigación en Salud del University College London

La vacunación obligatoria no aumenta automáticamente la aplicación de la vacuna.

Un proyecto financiado con fondos europeos sobre epidemias y pandemias, que tuvo lugar varios años antes del covid-19, no encontró pruebas que respalden esta idea.

En cuanto a los países bálticos y escandinavos, el informe del proyecto señaló que los países "donde la vacunación es obligatoria no suelen alcanzar una mejor cobertura que los países vecinos o similares donde no existe ninguna obligación legal".

Según el Consejo Nuffield de Bioética, la vacunación obligatoria puede estar justificada para enfermedades graves y altamente contagiosas.

Pero aunque es contagioso, el servicio de Salud Pública de Inglaterra no clasifica al covid-19 como una enfermedad infecciosa de consecuencias graves, debido a su tasa de letalidad relativamente baja.

Getty Images
Hay argumentos a favor y en contra de que la vacunación contra el covid-19 sea obligatoria.

La gravedad del covid-19 está fuertemente relacionada con la edad, lo que divide las percepciones individuales de vulnerabilidad dentro de las poblaciones.

La tasa de mortalidad se estima en 7,8% en personas mayores de 80 años, pero en solo 0,0016% en niños de nueve años o menos.

En una democracia liberal, forzar la vacunación de millones de ciudadanos jóvenes y saludables que se perciben en un riesgo aceptablemente bajo de covid-19 será éticamente disputado y políticamente riesgoso.

Las dudas sobre una nueva vacuna producida a una velocidad vertiginosa son totalmente legítimas.

Una encuesta en Reino Unido entre 70.000 personas encontró que el 49% tenía "muchas probabilidades" de recibir una vacuna de covid-19 una vez que estuviera disponible. Las encuestas estadounidenses son similares.

Esto no se debe a que la mayoría sea antivacunas.

A pesar de los titulares prometedores, los ensayos y los procesos farmacéuticos que rodean a las vacunas aún no han sido analizados.

Dado que los primeros ensayos comenzaron en abril, hay datos limitados sobre la seguridad y eficacia a largo plazo. No sabemos cuánto tiempo dura la inmunidad.

Ninguno de los ensayos fue diseñado para decirnos si la vacuna previene la transmisión de virus o enfermedades graves.

Hacer caso omiso de estas preocupaciones existentes sería contraproducente.

Getty Images
Solo mediante la vacunación generalizada se alcanzará la inmunidad colectiva contra el covid-19.

Como herramienta para combatir a los antivacunas, estimados en alrededor de 58 millones en todo el mundo y que constituyen una pequeña minoría de las personas que no se vacunan, las vacunas obligatorias también son problemáticas.

Las fuerzas que impulsan el populismo científico y político son las mismas. Los antivacunas no confían en los expertos, la industria y menos en el gobierno.

Un mandato del gobierno no solo se topará con una oposición inquebrantable, sino que también se utilizará como arma para reclutar a otros para la causa antivacunas.

A principios de la década de 1990, la poliomielitis era endémica en India y dejaba entre 500 y 1.000 niños paralizados diariamente.

Para 2011, el virus había sido eliminado. Esto no se logró mediante una legislación. Todo se debió a un esfuerzo consolidado para involucrar a las comunidades, apuntar a los grupos de alta necesidad, comprender las preocupaciones, informar, educar, eliminar barreras, invertir en los sistemas locales de prestación de servicios y establecer vínculos con líderes políticos y religiosos.

La vacunación obligatoria rara vez se justifica. El despliegue exitoso de las nuevas vacunas contra el covid-19 requerirá tiempo, comunicación y confianza. Hemos llegado demasiado lejos, demasiado rápido, para perder la calma ahora.

*Estos puntos de vista fueron publicados originalmente en un artículo en inglés en The Conversation, que puedes leer aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Noticias relacionadas