• El proceso de verificación y reconteo de votos, certificación de elecciones y proclamación ha seguido su curso. Esto a pesar de que Donald Trump intentó en las cortes estatales suprimir votos por correos o en condados con mayoría demócrata

El presidente Donald Trump trató de convertir la supresión de votos en la estrategia central de su campaña a través de acciones postelectorales del proceso; pero no pudo demostrar ante las cortes estatales que se había cometido fraude electoral. De hecho, hasta el momento ha perdido judicialmente 48 demandas en los seis estados en disputa: Arizona, Georgia, Nevada, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin. Solamente ha obtenido una victoria en una corte en Pennsylvania; relacionada con el periodo de tiempo en el que los funcionarios electorales permitieron a los votantes resolver problemas con las boletas por correo.

De esta manera, el proceso de verificación y reconteo de votos, certificación de elecciones y proclamación ha seguido su curso. Por ello se espera que el próximo 14 de diciembre se proclame al demócrata Joseph Biden ganador de las elecciones.

En un sistema federal como el estadounidense, donde la elección presidencial es de segundo grado, un mes y 11 días después de la votación el Colegio Electoral cumplirá con el protocolo de la proclamación del ganador.

Los votantes estadounidenses eligen al presidente de la nación a través del Colegio Electoral, conformado por un total de 538 miembros; cada estado asigna un número de electores según el tamaño de su delegación en el Congreso (uno por cada miembro de la Cámara de Representantes más dos por sus senadores).

El candidato que gana la mayoría se convierten en presidente. De acuerdo con el conteo de resultados en los estados, el candidato demócrata ganó 306 votos electorales, mientras que el presidente obtuvo 232.

Ganador en EE UU
Foto cortesía

El sistema del Colegio Electoral se creó como un punto intermedio en el debate sobre si el Congreso o los votantes tendrían el poder de elegir al presidente. Hoy todavía hay apoyo de la sociedad para elegir al presidente por voto popular nacional. Eliminando el proceso de asignación de electores entre los estados por reglas que violan el principio de una persona, un voto; pero los congresistas han bloqueado cualquier iniciativa al respecto.

Si EE UU tuviese una elección presidencial directa, no habría margen de dudas sobre los resultados de este ciclo electoral. Biden obtuvo 81.271.183 votos (51.4%), mientras que Trump recibió 74.209.304 votos (46.9%).

Qué sucede el 14 de diciembre

Después del día de las elecciones, los estados deben contar y certificar los resultados del voto popular. Esto de acuerdo con sus respectivos estatutos y requisitos de procedimiento (las fechas se extienden hasta finales de noviembre). Cuando los estados completan su recuentos de votos y determinan los resultados, el Código de EE UU requiere que los gobernadores preparen “tan pronto como sea posible” los documentos conocidos como Certificados de verificación del voto.

Estos certificados deben incluir los nombres de los electores elegidos por los votantes y el número de votos recibidos en el resultado de la votación popular; además de los nombres de todos los candidatos perdedores, y el número de votos que estos recibieron.

El Código de los EE UU establece que si los resultados de la elección se impugnan en cualquier estado, y si el estado, antes de el día de las elecciones, ha promulgado procedimientos para resolver controversias o contiendas por electores y votos electorales se deben aplicar dichos procedimientos para determinar que los resultados se oficialicen seis días antes de las reuniones de los electores (8 de diciembre) conocida como la fecha límite de “puerto seguro“, de esta manera se verifican las impugnaciones de resultados en un estado (en caso de que las hubiese), luego de este día se considera concluyente la votación y se aplica el escrutinio de los votos electorales.

Durante esta elección no hubo impugnación de resultados a pesar de que el equipo de campaña de Trump hasta el último día intentó judicialmente que se repitieran elecciones en condados donde perdió, como en Pennsylvania, o se suprimieran votos por correo, pero ningún juez aceptó sus alegatos. Lo que sí hubo fue dos recuentos de votos en el estado de Georgia. El primero ocurrió de forma manual y obligatoria por ley debido a que el margen de resultados entre candidatos era inferior al 0.5%; el segundo ocurrió como exigencia del candidato perdedor (el presidente saliente).

Por ley, el lunes siguiente al segundo miércoles de diciembre en año de elección presidencial es la fecha determinada para que los electores se reúnan y voten. En el ciclo electoral de 2020, dicha reunión está pautada para el 14 de diciembre. Las delegaciones de los colegios electorales se reúnen por separado en sus respectivos estados y el Distrito de Columbia en lugares designados por su legislatura estatal.

Estos electores votan mediante una papeleta de papel, emiten una para presidente y otra para el vicepresidente. Los electores cuentan los resultados y luego firman seis certificados, cada uno de los cuales contiene dos listas, uno de ellos incluye los votos electorales para el presidente, el otro, votos electorales para el Vicepresidente, cada uno incluye los nombres de las personas que reciben votos y el número de votos emitidos por ellos. Estos se conocen como Certificados de voto, que los electores deben firmar. Luego emparejan los seis certificados de verificación proporcionados por los gobernadores estatales con los Certificados del Voto, firmado, sellado y certificado.

Los seis certificados se distribuyen luego por correo certificado de la siguiente manera: (1) un certificado para el presidente del Senado de EE UU (el vicepresidente); (2) dos certificados al secretario de estado (o funcionario equivalente) del estado en que se reunieron los electores; (3) dos certificados para el Archivero; y (4) un certificado para el juez del tribunal de distrito de EE UU del distrito en el que se reunieron los electores.

La fecha límite para que el presidente del Senado reciba las boletas es el 23 de diciembre, debido a que el 6 de enero de 2021 el Congreso de Estados Unidos se reúne en sesión conjunta para hacer un recuento de los votos electorales que darán paso a la inauguración presidencial que ocurrirá el próximo 20 de enero en donde Joe Biden será proclamado como el presidente 46 de EE UU.

EE UU
Foto: EFE

Electores infieles

El papel de los electores en los comicios presidenciales se ha debatido ampliamente en EE UU, algunos analistas afirman que son agentes libres, mientras que otros advierten que deben votar por los candidatos a quienes están comprometidos, aunque esto no es requerido por el Constitución. En años pasados, algunos «electores infieles» habían votado contra los nominados de su partido, aunque nunca han influyó en el resultado de una elección presidencial.

Treinta y tres estados y el Distrito de Columbia tienen leyes y regulaciones partidarias que requieren que los electores voten por la elección en su estado, y en algunos “estados electores“ infieles pueden ser reemplazados o pueden estar sujeto a sanciones, advierte Thomas H. Neale, especialista del Gobierno Nacional estadounidense durante su documento sobre el calendario de las elecciones presidenciales de 2020.

No existe ninguna ley federal o disposición constitucional que requiera que los electores voten por el partido que los nominó y, a lo largo de los años, varios electores han votado en contra de las instrucciones de los votantes. En 2016, hubo siete electores infieles, la mayor cantidad desde 1972, cuando un elector nominado por el Partido Republicano emitió su voto por la boleta libertaria.

Algunos estados han aprobado leyes que requieren que sus electores voten según lo prometido. Estas leyes pueden imponer una multa a un elector que no vote de acuerdo con el voto popular del distrito o del estado, o pueden descalificar a un elector que viola su promesa y proporcionar un elector de reemplazo. En julio de 2020, la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que es constitucional que los estados promulguen este tipo de ley.

Modificación del sistema electoral

La idea de abolir el Colegio Electoral y el cambio de elegir al presidente por voto popular directo surge cada pocos años pero ésta propuesta requiere una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, que requeriría la aprobación de dos tercios tanto de la Cámara como del Senado y la ratificación de los estados, o una convención constitucional convocada por dos tercios de las legislaturas estatales.

Elecciones en EE UU
Foto cortesía

Sin embargo, hay una iniciativa que busca reducir la importancia del Colegio Electoral sin una enmienda. Quince estados y el Distrito de Columbia, que juntos controlan 196 votos electorales, han firmado un pacto interestatal en el que se comprometen a conceder sus votos al ganador del voto popular nacional. Las leyes locales solo entrarán en vigor una vez que el pacto cuente con suficientes estados para totalizar 270 votos electorales, hasta el momento faltan 74 votos electorales.

El Colegio Electoral ha cambiado tres veces, cada una por enmienda constitucional. La 12va Enmienda, aprobada después de la elección empatada de 1800 (Thomas Jefferson vs Aaron Burr) hizo que los electores votaran por Presidente y Vicepresidente en lugar de votar por dos personas que podrían ser Presidente. La 20va Enmienda puso un límite de tiempo al proceso. La 23va Enmienda otorgó tres electores al Distrito de Columbia.

Hubo un movimiento serio hace décadas para abolir por completo el Colegio Electoral. En 1968, una propuesta para reemplazar el Colegio Electoral con un sistema de voto popular fue aprobada fácilmente en la Cámara de Representantes pero bloqueada en el Senado.

En los años transcurridos desde las controvertidas elecciones presidenciales de 2000 entre Al Gore vs George W. Bush, la cual se decidió en la Corte Suprema del país, se han presentado varios proyectos de ley en todos los estados del país para cambiar el proceso de selección de electores. Durante el período 2001-2006, la mayoría de los proyectos de ley de reforma del Colegio Electoral propusieron cambiar al sistema de distrito. Ninguno de estos proyectos fue aprobado.

Noticias relacionadas