• Algunos artistas, influencers, presentadores de televisión, religiosos y otras personas han expresado su apoyo y respaldo a la comunidad venezolana en tierras peruanas. Su discurso contra la xenofobia lo comparten constantemente con el fin de fomentar una sana convivencia entre los que hacen vida en Perú

René Cobeñas fue uno de los primeros peruanos en brindar una mano amiga a quienes escapaban de las precarias condiciones en las que vivían en Venezuela y buscaban un mejor futuro lejos de los suyos.

Hace dos años el empresario peruano, dedicado a la confección de prendas textiles, fundó el primer albergue para refugiar a venezolanos. Decidió llamarlo “Sin Fronteras”, ubicado en San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado de Lima. En el lugar vive 4.5% de la población venezolana, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Motivado por el deseo de ayudar, invirtió sus ahorros en el equipamiento necesario para iniciar la venta de arepas y demás platillos venezolanos. René compró maquinaria. Patentó la marca de una harina a base de maíz con la que buscaba obtener los recursos económicos suficientes para que el albergue fuese autosostenible; también generó puestos de trabajo.

Pese a que el negocio no prosperó, actualmente en el albergue viven más de 100 migrantes entre venezolanos, colombianos y otras nacionalidades. Este se convirtió en el refugio más grande de Perú. Recibe a quienes se vieron obligados a salir de Venezuela y a rehacer sus vidas en tierras extranjeras.

Renzo Vera

Renzo Vera es un joven peruano que, con sus acciones, se ha ganado el cariño de la comunidad venezolana. 

Despertó polémicas reacciones tras publicar un video que se viralizó en cuestión de minutos. Ocurrió en febrero de 2018, en el material audiovisual Renzo contó su experiencia al postular un cargo de gerencia en una empresa en Lima.

Renzo cuenta que, al finalizar todas las etapas del proceso de la convocatoria, una ciudadana venezolana obtuvo el mayor puntaje para el puesto laboral.

Aunque admitió sentirse dolido por lo sucedido, él reconoció las virtudes de que Perú reciba a profesionales altamente capacitados e invitó a sus compatriotas a seguir preparándose, a que sean cada día mejor en lo que hacen, comentario que encendió las redes sociales.

En la actualidad lidera Escuadrón Voluntario, organización encargada de hacer actividades altruistas, para brindar una mejor calidad de vida a las poblaciones más vulnerables. Durante cada jornada integra a peruanos, venezolanos y ciudadanos de otras nacionalidades. Trabajan juntos para regalarle, al menos, un día diferente a los más olvidados.

Para mí la xenofobia nace de la desinformación y la mayoría de los peruanos no sabe los grandes aportes que pueden brindar los venezolanos que han llegado al país”, comenta Renzo para El Diario.

Osito Lima

Es un carismático personaje cuya identidad hasta ahora es un misterio. El tiktoker peruano se dio a conocer en plena pandemia del coronavirus. Fue cuando decidió recorrer las calles de Lima para ayudar económicamente y brindar un mensaje motivador a las personas que trabajan en las calles. Sus acciones las registra en videos que difunde a través de sus redes sociales.

Durante su ruta de la solidaridad, se encuentra con venezolanos que trabajan cantando en las calles, cuidando carros, vendiendo caramelos, en general, desempeñando infinidad de oficios a cambio de un sustento económico. Cada vez que se encuentra con un migrante le recuerda lo valioso que es y le dice que es orgullo de Venezuela.

Osito Lima volvió a ser noticia cuando ofreció disculpas en nombre de Perú a Junior Ramírez: el joven repartidor venezolano víctima de xenofobia que fue humillado mientras entregaba un pedido en uno de los distritos más exclusivos de Lima. Tras lo sucedido, decidió buscar a Junior brindarle un apoyo económico y compartir un almuerzo en el que se sellara la hermandad entre ambos países.

Andrés Hurtado

En el 2017 el presentador de televisión, previa coordinación con ONG venezolanas, visitó Caracas con el fin de viajar y acompañar a más de 100 niños que esperaban encontrarse con sus padres en Perú, como parte de la campaña humanitaria “Una Luz de Esperanza”, iniciativa que buscaba reunir a familias en Navidad. Sin embargo, fueron retenidos en el aeropuerto por el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) de Venezuela. La salida se suspendió y los pasaportes de los niños fueron anulados.

En su programa de entretenimiento “Porque hoy es sábado con Andrés”, fomenta un espacio de ayuda social destinada a personas de escasos recursos económicos, donde empresarios y personas de alto poder adquisitivo realizan donaciones, en las que en varias oportunidades los venezolanos se han visto beneficiados.

Desde la llegada masiva de los venezolanos a Perú, Andrés siempre ha manifestado su apoyo a los migrantes. Sábado a sábado dedica parte de su programa a reconocer la labor de los extranjeros y a promover un mensaje de unión y hermandad entre peruanos y extranjeros.

Susy Díaz

La artista y uno de los personajes más queridos de la televisión peruana, ocupó los principales titulares de la prensa, cuando a inicios de la cuarentena decidió no desalojar a quienes no podían cumplir con el pago de la habitación que alquilaban en “La vecindad de Susy”, como llama a su propiedad.

En su mayoría, son inquilinos venezolanos que trabajan en el comercio informal y con los que ha creado vínculos de amistad. Susy reveló ante los medios de comunicación que perdonaría el pago de la renta hasta que se flexibilicen las medidas restrictivas y puedan regresar a trabajar.

Así como ella, otro grupo de ciudadanos peruanos también decidió exonerar el pago de sus inquilinos venezolanos. Algunos expresaron su apoyo donando alimentos a familias que lo necesitaban.

La bailarina peruana, junto con su hija y yerno, participaron durante el último fin de semana en una secuencia de ayuda social de un programa de televisión “Cuando la cámara ayuda”, que conecta a artistas que con su talento apoyan a los más vulnerables.

En esa oportunidad ofrecieron un show callejero mientras una humilde familia venezolana decoraba con temática navideña los puentes peatonales y espacios públicos en Lima a cambio de algunas monedas. Con sus bailes en plena vía pública lograron triplicar los ingresos económicos de ese día.

Padre José Valdivia

El padre José Valdivia pertenece a la Congregación Salesiana del Perú, fundó hace dos años la “Casa Don Bosco para migrantes y refugiados” en el distrito de Magdalena del Mar en Lima, espacio que se ha convertido en el hogar de decenas de jóvenes venezolanos que llegan con los bolsillos vacíos.

Consciente de la dramática situación que se vive en Venezuela, el padre José decidió asumir el reto de emprender el programa de acogida y recibir de forma temporal o el tiempo que sea necesario a migrantes venezolanos.

El religioso señala que hoy viven más de 30 venezolanos, quienes reciben hospedaje, alimentación y apoyo psicológico de forma gratuita. Sin embargo, hay capacidad para 70 jóvenes, siempre y cuando se cumplan las reglas establecidas para una mejor convivencia.

En los próximos días comeremos hallacas y pan de jamón. Estamos organizando una cena navideña para año nuevo porque para ustedes esa fecha es más emotiva y queremos compartir en familia”, contó el Padre José a El Diario.

Hoy René, Renzo, Osito Lima, Andrés, Susy y el padre José son ejemplo de hermandad y como ellos existen más personas de buen corazón, quienes muchas veces prefieren mantener sus nobles acciones bajo el anonimato, pero que sin duda trabajan para construir un mejor país en el que se reconozcan los derechos de todos.

Sirva esta nota para reconocer la labor y buenas acciones de quienes promueven mensajes de solidaridad, hermandad y unión sin importar nacionalidades.

Noticias relacionadas