• La flexibilización de las regulaciones por parte de Conatel, sumado a las implementaciones en fibra por parte de públicos y privados, finalmente permitirá a los venezolanos disfrutar algunas de las comodidades de la red moderna 

En 1995, el uso de Internet en Venezuela estaba limitado a solo algunos privilegiados. Académicos, ejecutivos de algunas empresas y funcionarios públicos de alto nivel. En la Universidad Simón Bolívar (USB), un solo terminal estaba habilitado para estudiantes, en un cubículo casi oculto en el tercer piso de la Biblioteca Central. Actualmente, 25 años después, una velocidad de Internet considerada “promedio” en el mundo sigue siendo accesible solo para unos pocos en Venezuela. Apenas 1,8% de las conexiones son mayores a 40 Mbps.

Pero en 2021 el panorama va a cambiar. Dos empresas privadas (Inter y Netuno) van a liderar; y con la entrada de Cantv en el mercado de Internet residencial por fibra, el país se prepara para entrar, con cinco años de retraso, en la era de Internet de alta velocidad. Así lo comienzan a ver los indicadores globales, como Speedtest, donde Venezuela salió del penoso último lugar en velocidad de conexión en fibra terrestre que tenía en enero (3,47 Mbps), para ahora ubicarse en el lugar 162 de 176 al cierre del año (9,72 Mbps); esto debido esencialmente a la entrada de proveedores de Internet vía radiofrecuencia (WISP), el mal llamado “Internet satelital”.  

Sin embargo, también será un año donde la estratificación será palpable. Como advirtió para El Diario el presidente de Internet Society, capítulo Venezuela, Luis Carlos Díaz. “Será un año en el que debemos estar pendientes de las enormes desigualdades de conectividad que habrá en Venezuela. Mejorarán las conexiones con la fibra óptica y servicios asociados, claro que sí, pero para aquellos usuarios que puedan pagarlos y que estén al alcance de las empresas proveedoras.

Foto cortesía
Los demás usuarios quedarán a la deriva con servicios empobrecidos en calidad, atención y capacidad de reparar fallas. Tendrán también menos dinero para costear las tarifas reales de conectividad así que veremos procesos de contracción en entornos comunitarios. Venezuela crecerá en términos generales, pero gracias a sus burbujas económicas”, detalló Díaz.

Cantv, ¿se pone las pilas?

La estatal telefónica tenía, de acuerdo con cifras oficiales de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), dos de cada tres conexiones de Internet de banda ancha fija para diciembre de 2019. Su velocidad promedio (2,2 Mbps) no es suficiente para ver un video de Youtube a 1080p sin interrupciones (4 Mbps), ni una película en Netflix en alta definición (5Mbps) y menos arrancar Disney Plus (6Mbps). Sin embargo, un programa piloto en Guarenas-Guatire apunta al futuro de la compañía como proveedor de servicios de Internet.

En la zona, Cantv encendió uno de los hilos de su anillo de fibra óptica (cuyas primeras instalaciones cumplen su ciclo de vida en los próximos dos años) para ofrecer Aba Plus. Una conexión a Internet de entre 10 y 50 Mbps a precios accesibles. Basada en la tecnología Gigabit Passive Optical Network (GPON), los enlaces de fibra punto a punto entre central y edificio mejoran la velocidad de conexión, aunque sus terminales de cable coaxial lo hacen dependiente del servicio eléctrico. Sin embargo, ese punto final hace sus precios muy atractivos al público.

La oferta del modem ronda los 55 dólares, con mensualidades de entre 3 y 7 dólares. La empresa también planea comenzar sus trabajos de Aba Fibra para Internet residencial (hasta 100 Mbps de conexión) y de Aba fibra empresarial (hasta 1 Gbps), el año que viene.

El despliegue total de GPON en Cantv podría tardar todo el año 2021, pero aseguraría un incremento de 500 puntos porcentuales en la velocidad de internet sólo en los usuarios CANTV, aunque 7 de cada 10 aseguran que su conexión actual presenta fallas, de acuerdo al Observatorio Venezolano de Servicios Públicos. Para Díaz, esto evidencia “el fracaso de las políticas públicas de telecomunicaciones a una década de la reforma de la ley orgánica y la intervención obscena del Estado en el sector para controlarlo”.

Foto cortesía

Fibra Directo al Hogar: el Internet que viene a salvar el teletrabajo

Dos empresas venezolanas con alto impacto están desarrollando planes de conexión de Internet con Fibra Directo al Hogar (FTTH): Inter y Netuno.

Con esta tecnología, las velocidades de conexión ofrecidas pueden llegar hasta a planes de 500 Mbps y su costo depende del despliegue. Cuando la fibra es aérea (sobre la superficie), puede llegar a ser hasta cinco veces menos que cuando es subterráneo. Aunque es más fácil de colocar, también es más sensible a daños de infraestructura, como fenómenos naturales o accidentes.

En Caracas, Netuno ya comenzó el despliegue de fibra aérea y sus planes básicos de Internet (20 Mbps de velocidad) rondan los 20 dólares. Por su parte, Inter está en período de prueba de FTTH en Barquisimeto, Maracay y Maracaibo con despliegue subterráneo. Para mediados de 2021, debería estar llegando a la capital venezolana.

¿Por qué es importante este incremento en la oferta de velocidades de Internet? El primer trimestre del año 2021 pinta de regreso al confinamiento: la pandemia del covid-19 no está totalmente controlada y los procesos de vacunación no van a permear hacia Venezuela con la velocidad que se está viendo en países como Estados Unidos y el Reino Unido. Es por eso que rutinas como el teletrabajo y la teleenseñanza, que fueron tendencia obligada durante 2020, continuarán siendo parte del día a día de los venezolanos durante el año 2021.

Foto cortesía

Internet móvil: tocando techo

Un segmento donde se espera poco avance en el año 2021 es en el de Internet por vía de las operadoras celulares. La limitada inversión de las principales compañías, producto de una regulación de tarifas que en 2021 cumple cinco años, ve cómo las velocidades de conexión se quedan estancadas; pasan a ser de las peores del mundo (la segunda peor, según Speedtest) sin posibilidades reales de expansión a redes 5G.

Para 2021 podremos ver – eso sí—la consolidación de la red 4G de Movistar, que comenzó una nueva ronda de expansión en 2019. También el cambio de radiobases de Digitel de tecnología Huawei a Ericsson y el reordenamiento de su infraestructura debe incrementar su velocidad de conexión.

Ambas compañías, sin embargo, centrarán sus esfuerzos en soluciones de Internet para el hogar con sus anillos propios de fibra: SAM, en Movistar; y la evolución del BAM en Digitel, como Internet para el hogar basados en distribución de sus redes 4G/LTE.

¿Dónde estaremos en 2021?

Depende de la velocidad en el despliegue de las redes de fibra óptica. El mercado de las WISP ya está tocando techo debido a los altos costos de instalación; aunque sus precios comienzan a adaptarse a la competencia de la fibra óptica.

En todo caso, si los tiempos de trabajo se mantienen, se podría ver la velocidad promedio del país superar la barrera de los 20 Mbps antes del fin del primer semestre de 2021; y rozar los 30 Mbps para finales de año.

Noticias relacionadas