• Si pierden estas elecciones legislativas, Biden gobernaría los dos primeros años con minoría en la Cámara Alta, una limitación para gestionar temas delicados en medio de la pandemia por coronavirus

La mayoría del Senado estadounidense aún no ha sido definida, las elecciones no han terminado, el próximo 5 de enero se celebrará una segunda vuelta electoral en el estado de Georgia, en dos escaños.

Georgia fue el único estado que celebró dos elecciones al Senado en 2020. Ningún candidato obtuvo la mayoría de votos (50%) en las elecciones programadas regularmente ni en las elecciones especiales del 3 de noviembre de 2020. La elección especial se llevará a cabo para cubrir el resto del mandato del senador retirado Johnny Isakson (R).

El estado de Georgia es el único de los 50 donde las elecciones generales están sujetas a un umbral de mayoría absoluta, lo que significa que para que un candidato gane por completo en noviembre, debe obtener “50 por ciento más uno” de votos, de acuerdo con Inside Elections.

La ley de segunda vuelta de Georgia surgió en la década de 1960 como una forma de preservar el poder político blanco en un estado de mayoría blanca y disminuir la influencia de los políticos negros que podrían ganar más fácilmente en una carrera de múltiples candidatos con una pluralidad de votos, según un informe del Departamento del Interior, titulado Derechos en América: Derechos de voto racial. En la era moderna, el sistema ha sido poco amable con los demócratas.

El sitio web de la Secretaría de Estado de Georgia mantiene registros de todas las elecciones estatales que se remontan a 1988. En esos 30 años, ha habido ocho desempates de elecciones generales o especiales en todo el estado. Los demócratas han ganado solo uno de ellos.

La importancia de las minorías en el electorado

Los votantes elegibles negros en Georgia han jugado un papel significativo en impulsar el crecimiento del electorado del estado durante las últimas dos décadas. Entre 2000 y 2019, la población de votantes elegibles de Georgia creció en 1.9 millones, y casi la mitad de este aumento se atribuyó al crecimiento de la población de votantes negros del estado, según un análisis del Pew Research Center.

En 2019, la población votante negra en Georgia alcanzó un récord de 2.5 millones de votantes elegibles, lo que representa un tercio del electorado total del estado. Como porcentaje de votantes elegibles en el estado en general, los votantes negros vieron un aumento de 5 puntos porcentuales entre 2000 y 2019. Esta fue la tasa de crecimiento más alta de cualquier grupo racial o étnico en el estado a, y también el mayor aumento de puntos porcentuales entre los votantes negros en cualquier entidad del país.

La población votante hispana y asiático-estadounidense en Georgia también ha crecido significativamente, más del triple entre 2000 y 2019. Sin embargo, estos grupos representaron porciones mucho más pequeñas del electorado del estado, 5% y 3%, respectivamente.

El número de votantes blancos en el estado también creció en este tiempo, pero a un ritmo más bajo que otros grupos raciales y étnicos importantes. Como resultado, la proporción de blancos de votantes elegibles de Georgia disminuyó en 11 puntos, aunque el grupo aún representaba la mayoría (58%) del electorado en 2019.

Georgia sorprendió el 3 de noviembre con el resultado que le permitió a Joseph Biden consolidar la mayoría de los votos electorales que le permitirán el próximo 20 de enero ser proclamado el 46° presidente de Estados Unidos. Es el primer candidato presidencial demócrata en ganar el estado desde Bill Clinton en 1992.

El recuento inicial indicó que el presidente electo Biden ganó los 16 votos electorales del estado por menos de 13.000 votos, solo una fracción de un punto porcentual de los casi 5 millones de votos emitidos.

Si bien el resultado se había confirmado después de un recuento manual (por la ley del estado de Georgia debido al estrecho margen), el presidente saliente Donald Trump pidió otro. Ese recuento automático resultó en que algunos votos se movieron a su favor, pero aún mostró que Biden ganó el estado por casi 12,000 votos, un margen muy estrecho de solo 0.2%.

El 7 de diciembre, el secretario de Estado republicano de Georgia, Brad Raffensperger, anunció que volvería a certificar los resultados de las elecciones, afirmando la victoria del candidato demócrata.

De Georgia depende la mayoría en el Senado

La segunda vuelta de las elecciones determinará qué partido tendrá la mayoría en el Senado. Los demócratas necesitan ganar ambos escaños para dividir el control de la cámara 50-50. La vicepresidenta electa (la demócrata Kamala Harris a partir del 20 de enero de 2021) emite votos de desempate. Los republicanos necesitan ganar al menos un escaño para mantener su mayoría.

Este tipo de desempate vicepresidencial no es poco frecuente: Mike Pence (vicepresidente saliente) ha votado a favor de romper los lazos en el Senado al menos 13 veces desde 2017.

Los senadores titulares David Perdue (Republicano) y Jon Ossoff (Demócrata) se postulan en las elecciones regulares. Los titulares Kelly Loeffler (Republicano) y Raphael Warnock (Demócrata) aspiran al escaño especial.

La campaña republicana enmarcan la lucha por el control del Senado como una lucha contra el socialismo en Estados Unidos. Mientras que los demócratas aseguran que la administración de Joseph Biden necesita una mayoría demócrata en el Senado para avanzar en la recuperación de la salud y la pandemia.

El último senador demócrata que ganó en Georgia, Zell Miller dejó el cargo en 2005. Los republicanos han tenido una trifecta en el estado, ocupando el cargo de gobernador y controlando ambas cámaras de la legislatura estatal, desde ese año. Mientras que 2011, los republicanos ocupan los cargos de fiscal general y secretario de estado.

Gobernar con minoría en el Senado

Antes de las elecciones del 3 de noviembre, los demócratas tenían 47 escaños en el Senado de Estados Unidos, mientras que los republicanos ocupaban 53.

Los demócratas lograron cambiar dos escaños: en Colorado, donde el ex gobernador John Hickenlooper derrocó al titular Cory Gardner, y en Arizona, donde el exastronauta Mark Kelly derrotó a la titular Martha McSally. Mientras que los republicanos recuperaron un escaño previamente demócrata en Alabama, donde Tommy Tuberville, ex entrenador de fútbol americano universitario, le negó un segundo mandato a Doug Jones.

El nuevo Congreso estadounidense toma posesión el 3 de enero de 2021, tres días antes de la sesión conjunta de las cámaras para contar los votos del Colegio Electoral. Los demócratas mantienen la mayoría en la Cámara de Representantes, aunque perdieron 11 escaños en las elecciones generales, manteniendo 222 curules. Los republicanos tienen 212 curules.

Si los demócratas no obtienen los dos escaños en juego, Biden gobernaría con minoría en el Senado, una circunstancia que vivió cuando era vicepresidente de Barack Obama, quien durante su segundo mandato perdió la Cámara y desde entonces los republicanos bloquearon casi todas sus nominaciones, incluidos embajadores, jueces federales y magistrados de la Corte Suprema, obligándolo a gobernar por decretos ante la falta de consenso.

Noticias relacionadas