• Las personas se preparan con frutas, maletas, lentejas y otras tradiciones familiares transmitidas por generaciones para despedir el Año Viejo a medianoche

Tras un año lleno de aprendizajes, circunstancias y momentos para recordar, las personas escogen el 31 de diciembre como la fecha perfecta para iniciar los rituales de Año Nuevo que representa un nuevo comienzo en sus vidas de cara al año 2021. 

En diferentes países tienen costumbres particulares para celebrar Fin de Año. En Venezuela, las personas festejan esta fecha en compañía de familiares y amigos, degustando platos navideños y con brindis, amenizados con canciones como “Faltan cinco pa’ las doce” de Néstor Zavarce, y “Año Nuevo” de la banda Billo’s Caracas Boys. Los venezolanos también se preparan con uvas, maletas, lentejas y otras tradiciones transmitidas por generaciones para despedir el Año Viejo y dar la bienvenida al nuevo.

En El Diario recopilamos los rituales más populares que los venezolanos acostumbran en esta época del año.

Las uvas que cumplen deseos

Las “12 uvas del tiempo” son una costumbre que ha perdurado a través de los años en la mesa de los venezolanos. Cada uva corresponde a los meses del calendario, y deben comerse una por cada campanada a la medianoche mientras se piden 12 deseos. 

El origen de esta tradición proviene de la década de 1880, cuando la clase burguesa española comía uvas y tomaban vino en la celebración de Fin de Año, esto con el objetivo de imitar a la burguesía francesa. 

La tradición de las uvas en Venezuela ha sido una práctica que no faltaba en la mesa familiar para recibir el Año Nuevo. Sin embargo, debido a la crisis económica del país, se convirtió en una fruta inaccesible para un sector de la población, pues el kilo de uvas moradas cuesta 10.378.510 bolívares ($10) mientras que las uvas blancas poseen un valor de 12.454.212 bolívares ($12).

Ante esto, otras personas prefieren sustituirlas por mandarinas, que cuestan desde 950.000 ($0.9)  a 1.200.000 bolívares el kilo ($1), siendo este último el equivalente al salario mínimo.

Comer lentejas para la abundancia

Otra de las tradiciones de Nochevieja es comer lentejas pasada las campanadas de las 12:00 am, de acuerdo a esta creencia se traerá abundancia económica para el año entrante. De igual forma, algunos optan por poner en la mesa platos de lentejas o arroz crudos para que cuando sea la medianoche, estos granos sean aventados al aire para atraer la riqueza.

En la antigua Roma, se acostumbraba a obsequiar un puñado de lentejas con el objetivo de desear un nuevo año lleno de abundancia y prosperidad. Además, debido a su forma circular estaban relacionadas con las monedas, por lo que suelen atribuirles el símbolo del dinero. De igual forma, en Italia durante la Edad Media, también forjaron la tradición de servir lentejas acompañadas con algunos embutidos durante dicha festividad.

Pasear las maletas para viajar

Durante los últimos años, sacar las maletas llenas de ropa de la casa apenas el reloj marca las 12:00 am sigue siendo una vieja tradición entre las familias venezolanas; Algunos lo hacen para viajar por placer o irse de vacaciones mientras que otros desean suerte para emigrar del país.  

Este ritual es de origen incierto, pues según las creencias populares, se busca tener un Año Nuevo lleno de viajes. De igual forma, algunos optan por levantarse en una silla con el equipaje como símbolo de que viajarán en avión, y otros deciden hacerlo en grupo mientras recorren las calles con el pasaporte en mano. 

Usar ropa interior de colores para la suerte

Entre las compras navideñas algunos venezolanos eligen la ropa interior como el regalo ideal. Por esto, para recibir el Año Nuevo, consideran usarla de color rojo para atraer a una nueva pareja o de color amarillo para atraer suerte y prosperidad. Igualmente, otras personas optan por ponerse la ropa interior al revés, con la certeza de tener mucha ropa nueva el próximo año.

Esta práctica proviene de la Edad Media, en el que las prendas de color rojo eran asociadas con la sangre y la brujería por lo que algunos preferían pórtalas debajo de la ropa. 

Por otro lado, si lo usaban en invierno (cuando la naturaleza se secaba) significaba abundancia y amor. En países como China y Taiwán, la ropa interior amarilla estaba relacionada con la buena suerte.

Conseguir el amor debajo de la mesa

Se cree que una de las formas de conseguir pareja el año venidero es a través de este ritual, que además de ser viralizado en las redes sociales, consiste en meterse debajo de una mesa al momento de iniciar la cuenta regresiva a medianoche. Y aunque se desconoce su origen, los solteros en estas fechas suelen realizarlas para recibir la festividad “con buen pie en el amor”.

Rituales de fin año en el resto del mundo

Existen diversas culturas que practican los mismos rituales que en Venezuela, sin embargo, toman en cuenta otras costumbres, por ejemplo:

Vestirse de blanco. En Argentina suelen vestirse de ese color porque lo consideran ideal para absorber las buenas energías y traer paz al hogar.

Intercambiar prendas. En Chile, intercambian cualquier atuendo que lleven puesto para fortalecer la relación de pareja. De esta manera, se tiene la certeza de que sus destinos estarán juntos en el año venidero.

Baño de flores, los peruanos realizan esta práctica a través de combinaciones de flores para atraer buenas energías. Este ritual termina con un brindis de bebidas afrodisíacas.

Besarse a medianoche. En Estados Unidos tienen la tradición de besar a la primera persona que se tenga cerca a las 12:00 am, de esta forma su unión perdurará.

Un pan de moneda. La tradición en Grecia es hornear un pan con una moneda en su interior, y la persona que la encuentre tendrá buena suerte.

Platos rotos. En Dinamarca las personas optan por arrojar platos viejos a las casas de sus familiares y amigos, mientras más vasijas rotas consigan más queridos son por los demás.

¿Por qué se realizan los rituales de Fin de Año?

Las civilizaciones antiguas tenían la creencia que para evitar dolencias o conseguir las cosas de manera más fácil, debían realizar una serie de rituales particulares. Lo cual se le atribuye a una explicación “mágica” a situaciones sin ninguna prueba o evidencia científica, es decir, las supersticiones.

Este último es un fenómeno que, según el profesor inglés Charles Panati, tuvo su origen hace más de 50.000 años antes de Cristo. Sin embargo, en la actualidad las costumbres para recibir el Año Nuevo se han extendido tanto en países latinoamericanos como norteamericanos.

Ante la llegada de un nuevo año, las oportunidades para iniciar con el pie derecho son desarrolladas con rituales, los cuales generan en los individuos expectativas en el ámbito amoroso, económico y laboral.

No obstante, mientras las campanas retumban, las emociones surgen y el brindis se escucha al sonar las copas, desde generaciones anteriores los venezolanos entre amuletos y rituales celebran el fin de cada año para buscar lograr con suerte todo lo que se propongan en una nueva etapa de sus vidas.  

Noticias relacionadas