• El sistema de lectura y escritura para invidentes fue creado por el francés Louis Braille en el año 1825, actualmente es aceptado e impartido en todo el mundo. Foto: EFE

El Día Mundial del Braille es una efeméride joven, aunque su verdadero origen se remonta al siglo XIX. La Organización de Naciones Unidas decidió en el año 2018 que cada 4 de enero se celebre este sistema de lectura para invidentes y personas con discapacidad visual como un homenaje a su creador Louis Braille, quien nació en esa fecha pero en el año 1809. 

Louis Braille nació en Coupvray, un pueblo situado a 40 kilómetros al este de París (Francia). Fue el menor de cuatro hermanos y sus padres se dedicaban a la talabartería. 

A los tres años de edad Louis perdió la vista tras sufrir un accidente al tratar de imitar a su padre en el taller de su casa. Pese a su discapacidad, sus padres hicieron el mayor esfuerzo para brindarle la misma educación que a sus hermanos.

En su infancia consiguió una beca para estudiar en el Instituto de Jóvenes Ciegos de París, donde años más tarde se desempeñó como profesor. 

Día Mundial del Braille
Fuente: Centro de Educación a Distancia de Río de Janeiro

En el año 1825, ya en su papel de pedagogo, Luis Braille ideó su sistema de puntos en relieve que aportó a las personas ciegas una herramienta eficaz para leer, escribir y facilitar el acceso a la educación, la cultura y la información. 

Lectura y escritura en braille 

El sistema Braille contiene 63 caracteres formados de uno a seis puntos. Este número de puntos permite que el signo se adapte a la yema del dedo y su comprensión sea más rápida que la de otros sistemas previos. 

Estos caracteres también están adaptados a la notación musical, lo que da la oportunidad a personas con discapacidad  visual de aprender esta disciplina. 

Día Mundial del Braille
Niña de la India escribe en braille | Foto: Getty Images

La aceptación e internacionalización de este sistema ha permitido durante años la inclusión de personas invidentes en espacios educativos y culturales. 

Datos sobre el sistema braille en Venezuela 

El sistema braile llegó a Venezuela en el año 1934, de la mano del comerciante griego judío Sefardí Mevorah Florentín. El extranjero trajo dos pizarras y papel para su uso personal, más unas planchas de zinc con el alfabeto para mostrarlo, así lo reseña el portal Ciegos de Venezuela. 

Sefardí Mevorah Florentín enseñó el sistema a ciegos mendigos por curiosidad hasta que el empresario gráfico Juan de Guruceaga compró más material de su bolsillo. Guruceaga fundó posteriormente la Sociedad de Amigos de los Ciegos en 1936. 

En el año 1983, la Dirección de Educación Especial y de la Fundación para el Desarrollo de la Educación Especial (FDEE) inició el proyecto Imprenta Braille “Simón Bolívar”. Desde ese momento, Venezuela adquirió equipos especializados, capacitó al personal que trabajaría en la imprenta y en julio de 1986 entró en funcionamiento la imprenta. 

Para su fundación, el Fondo de Cooperación con Iberoamérica, Unión Latinoamericana de Ciegos y la Organización Nacional de Ciegos de España donaron una transcriptora computarizada.

El 25 de abril de 2005, la Universidad Central de Venezuela (UCV)  puso en funcionamiento el Servicios para Personas con Discapacidad Visual en su biblioteca. El servicios cuenta con seis computadoras con teclado braille, un escáner y una máquina que convierte documentos en archivos de audio. Además de una impresora de textos en braille. 

La Biblioteca Nacional de Venezuela, en Caracas,  también cuenta con un área de digitalización e impresión en braille disponible para todo público y 150 textos disponibles para imprimir. Por su parte, la Biblioteca Pio Tamayo del estado Lara cuenta con 300 títulos en braille. 

Día Mundial del Braille
Adaptación de Las Kuitas del hombre mosca de Eduardo Liendo en braille | Foto: AVN

El Centro Educacional de Invidentes Francisco de Asís (Ceifa), adscrito a Fe y Alegría, enseña a niños (invidentes o no) el sistema braille como parte de su programa de formación. 

La implementación del sistema creado por Louis Braille ha permitido la inclusión de invidentes en espacios educativos y les da acceso a nuevos mundos y experiencias de la mano de la literatura. 

Noticias relacionadas