• El miércoles fue un momento oscuro en la historia de Estados Unidos. Observemos las fuerzas que nos llevaron hasta aquí

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Trump. Twitter. QAnon. Who’s to Blame?, original de The New York Times.

¿Cómo llegamos aquí?

Me quedé boquiabierto el miércoles cuando una multitud que creía que las elecciones presidenciales le fueron robadas al presidente Trump (no lo fueron) irrumpió en el Capitolio. Fue impactante, y también lo es el porcentaje relativamente grande de estadounidenses que han dicho que no creen que Joe Biden ganó de manera justa, a pesar de que no hay evidencia significativa.

Seguro que este caos fue impresionante, pero no fue sorprendente. Se produjo después de meses de que Donald Trump y otros políticos alentaron la narrativa falsa de una elección amañada. La gente se enfadó en teorías de conspiración, de fraude electoral, las redes sociales y los medios de comunicación pro-Trump lo incitaron. (El jueves, Facebook tomó la inusual medida de bloquear la cuenta de Trump durante al menos las próximas dos semanas. Twitter el miércoles puso un bloqueo de 12 horas en la cuenta del presidente).

Farhad Manjoo, columnista de opinión de The New York Times y exreportero de tecnología, habló conmigo sobre cómo repartir la culpa a las fuerzas interrelacionadas que llevaron a este momento oscuro en Estados Unidos y si podemos recuperarnos de esto.

Shira: ¿Cómo llegamos al punto en el que, según una encuesta reciente, el 39 por ciento de los estadounidenses cree que la elección fue “amañada “ y una turba irrumpió en el Capitolio?

Farhad: Esto no estaría sucediendo en el sentido inmediato si no tuviéramos un presidente como Donald Trump. Le asignaría la mayor parte de la culpa.

Pero si sacas al presidente Trump de esto, todavía quedan todas las otras fuerzas desagradables en Estados Unidos que nos han hecho más divididos e insulares.

Es el resultado de un Partido Republicano que se ha inclinado ante la autoridad del presidente Trump y los sistemas de comunicación en línea que permiten que las teorías de la conspiración se vuelvan locas.

Se necesita un medio que se adapte a las opiniones del presidente, la industria de la publicidad en Internet que proporciona incentivos económicos para ideas extravagantes que captan la atención de la gente y nuestra naturaleza humana que nos empuja a puntos de vista extremos. Todas estas cosas se superponen una encima de la otra.

El escritor de tecnología Casey Newton dijo que una de las causas subyacentes de la desconfianza en las elecciones y la difusión de información falsa sobre el coronavirus es la falta de acuerdo de los estadounidenses sobre un conjunto de hechos compartidos.

Estoy completamente de acuerdo. Después del 11 de septiembre y después de la elección del presidente Obama, hubo indicios de que la gente creía en diferentes conjuntos de realidades. Pero cada año parece aumentar la sensación de que los estadounidenses están en tal situación que ni siquiera vemos el mismo mundo a nuestro alrededor. No sé si esto es reversible.

¿Tiene sugerencias para establecer un sentido compartido de la realidad?

Las soluciones propuestas que he escuchado incluyen más educación sobre el pensamiento crítico, un mayor énfasis en la ciencia y el empirismo en las escuelas y tal vez volver a solo tres cadenas de televisión. Pero los problemas son tan complicados y estratificados que soy pesimista acerca de solucionarlos.

El hombre que irrumpió en la oficina de Pelosi y un legislador de Virginia Occidental se encuentran entre los arrestados. Biden completa su equipo de funcionarios económicos, ya que los datos recientemente informados muestran pérdidas de empleos por primera vez desde abril.

¿Qué le hizo interesarse en escribir sobre la conexión del movimiento QAnon con el intento del presidente Trump de revertir las elecciones?

Cuando escuché la reciente llamada telefónica del presidente Trump con funcionarios de Georgia, me sorprendió cuántas de sus afirmaciones falsas sobre el robo de su voto fueron extraídas directamente de la tierra de la conspiración en Internet, particularmente de foros y tableros de mensajes relacionados con QAnon.

Los creyentes en las teorías de la conspiración forman una base: fragmentos de evidencia falsa y teorías de irregularidades en la votación, luego el presidente absorbe esas ideas falsas y les da legitimidad, lo que a su vez da oxígeno a las teorías de la conspiración . Estamos viendo lo peligroso que puede ser cuando alguien tan poderoso como el presidente se incorpora a un movimiento en crecimiento que se ha separado de la realidad objetiva.

Una pregunta que sigo haciendo es: ¿estaríamos mejor informados y tendríamos más un sentido compartido de la realidad si Internet no existiera?

Si me hubieras preguntado hace dos años, te habría dicho que estamos mucho mejor con Internet. Tenemos más acceso a formas de mejorarnos y más información para comprender y cambiar el mundo que nos rodea. Pero ahora me inclino por la opinión de que podríamos estar mejor si Internet no existiera.

Estoy sorprendido. Suele ser un optimista tecnológico.

Hay partes fabulosas de Internet a las que no me gustaría renunciar. Sé más sobre música porque puedo obtener todo lo que se haya grabado en Spotify y me siento más inteligente por tomar cursos de la Universidad de Stanford en YouTube. Hay movimientos sociales importantes como Me Too y Black Lives Matter que podrían no existir o podrían haberse desarrollado más lentamente sin las redes en línea.

Pero ahora también tenemos el posible debilitamiento de la democracia en este país, la vigilancia masiva de la gente en China y la sensación de que el mundo se ha vuelto más caótico e impredecible debido a la tecnología.

¿Cuánto de esto es culpa de Facebook, Twitter o YouTube? Esos sitios le dan a figuras poderosas como el presidente Trump un megáfono para difundir falsedades sin control, y son en parte donde los grupos se organizaron en torno a reclamos de fraude electoral.

Muchas de estas fuerzas, el presidente, los medios de comunicación pro-Trump, las redes sociales, las instituciones ineficaces y la desconfianza de la gente, se suman unas a otras. Tal vez Fox News haya sido una influencia corrosiva, pero ha empeorado porque los clips de las noticias se vuelven virales en YouTube y podrían recomendarse a más personas, lo que magnifica la fuerza negativa. Hay muchos ejemplos así.

Cuando Facebook creó News Feed, la compañía no anticipó que conduciría a cámaras de eco para que las personas se difundieran y encontraran validación en afirmaciones falsas de elecciones robadas. Facebook pensó que la gente al estar conectada era obviamente algo bueno. La gente ha culpado a Facebook por no pensar de manera expansiva sobre estos problemas o por ser demasiado miope, y eso es cierto. Pero todas estas fuerzas interactúan entre sí de maneras que dificultan predecir cómo afectarán al mundo. Traducido por Oswaldo González

Noticias relacionadas