• Orquestas Sinfónicas, agrupaciones musicales y asociaciones culturales conformadas hace más de un año por peruanos y venezolanos, con decenas de presentaciones unen talentos y demuestran que la música no tiene fronteras

En Perú viven cerca de 860.000 venezolanos de los más de 5.000.000 que han huido de Venezuela escapando de la escasez de alimentos y medicinas, inseguridad, hiperinflación y la violación de los derechos humanos, convirtiéndose en una de las principales crisis de desplazamiento del mundo, según datos oficiales de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Decenas de músicos venezolanos que emigraron a tierras incas, pertenecían al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, muchos llegaron a Lima sin sus instrumentos musicales, incluso algunos se vieron obligados a venderlos para comprar un pasaje en autobús que los acercara a una mejor vida. Mientras tanto, unos pocos decidieron llevarlos con la esperanza de recomenzar en el mundo de la música.

La diáspora musical venezolana

Aunque no existen cifras oficiales, las diferentes agrupaciones culturales señalan que más de 600 músicos profesionales venezolanos emigraron a Perú. Hoy tocando el violonchelo, contrabajo, la trompeta, flauta o tuba, ellos esperan vivir de la música como lo hacían en su natal Venezuela.

Acorralados por los problemas y preocupados por la crisis socioeconómica de la tierra que los vio nacer, la música se ha convertido en el único refugio que los conecta con su vocación y con el que reafirman su compromiso de enaltecer a su país donde quiera que vayan.

Es por ello que, frente a la necesidad de seguir dedicándose a lo que hacían antes de emigrar, nacieron Orquestas Sinfónicas, agrupaciones musicales y asociaciones culturales en la que venezolanos, peruanos y extranjeros de diferentes nacionalidades buscan crear las condiciones necesarias que les permitan vivir profesionalmente del arte musical en Perú.

Orquesta Sinfónica Unida (OSU)

La Orquesta Sinfónica Unida (OSU) nació de la iniciativa de Cantabile Producciones, organización integrada por profesionales de gran nivel que ofrecen música en diferentes eventos y que unen esfuerzos para visibilizar el potencial de los migrantes en los países receptores.

La OSU ha sido protagonista de grandes presentaciones como “VibrAmérica: Perú y Venezuela latiendo a un mismo ritmo”, el concierto sinfónico que reunió por primera vez en el Perú a músicos peruanos y venezolanos de alto nivel en un mismo escenario, en el que deleitaron con un repertorio de música latinoamericana a cientos de personas en el Gran Teatro Nacional del Perú en 2019.

Músicos venezolanos
Nosotros siempre hemos buscado la integración para retribuir así lo que hemos recibido de Perú. La forma de agradecer es aportar nuestro talento y apoyar la cultura de este país”, cuenta Ceci Tuesta, violinista de la Orquesta Sinfónica Unida en entrevista para El Diario.

En muchas oportunidades los músicos venezolanos han manifestado su deseo por tocar de forma gratuita, motivados por la necesidad de volver a conectar con su verdadera pasión y vocación. Sin embargo, reconocen la importancia de establecer un elenco y lograr un financiamiento que les permita contar con un presupuesto fijo y programar al menos cinco conciertos al año.

Músicos en Perú

Desde la llegada de la pandemia del coronavirus, los eventos, presentaciones y conciertos agendados se reprogramaron y gracias a la tecnología se readaptaron a las plataformas digitales con el fin de continuar con las actividades musicales y hacer más amenos los días de confinamiento.

“Las metas no se alcanzan de un día para otro. Nunca dejen de intentarlo, no saben quién los está escuchando o viendo y cuando menos se lo esperen la oportunidad que tanto buscaban, llegará”, recomendó Paloma Chávez, flautista de la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú e integrante de la OSU.

Asociación cultural peruana venezolana

La asociación cultural peruana venezolana se terminó de consolidar durante el inicio de la cuarentena. Se trata de un importante proyecto conformado por la Orquesta Sinfónica y el Coro Filarmónico Roraima Phil que apuesta por el desarrollo artístico profesional en Perú.

La Orquesta Sinfónica Roraima Phil nació cuando un grupo de músicos venezolanos decide reunirse y se plantean la posibilidad de poder vivir de la música siendo migrantes, y aunque hoy tienen otros trabajos que les permiten obtener el sustento económico suficiente, su lucha no cesa.

Los grandes conciertos que han ofrecido a la fecha han sido en coproducción con otros conservatorios de música, quienes a través de alianzas y acuerdos les han prestado los instrumentos musicales para llevar a cabo sus presentaciones, en donde cada melodía es capaz de tocar las fibras más sensibles del ser humano. La música se convierte en el idioma universal que les recuerda seguir luchando por los sueños pese a las adversidades.

Grandes músicos y destacados profesores llegaron a Perú vendiendo arepas, tortas, café y trabajando en oficios alejados a la música. Hoy pertenecen a la orquesta y es por eso que queremos llamar la atención de las instituciones para que vean el potencial que está a disposición del país para impartir cultura”, detalló el director de orquestas Alexander Gómez para El Diario.

Catherine Lapoint presidenta de la asociación cultural peruana venezolana, contó para El Diario que en la agrupación se busca incluir a todos, no solo a los migrantes venezolanos. “Cada año veo que se gradúan muchos músicos peruanos y no encuentran las oportunidades para tocar, por lo que se van del país y hay una fuga de talento. No hay suficientes plataformas culturales para ejercer la música aquí y queremos crearlas”, contó la profesora de la Universidad Nacional de Música en Perú.

La emergencia sanitaria obligó que presentaciones como el festival de salsa, el concierto afroperuano caribeño y demás eventos programados durante el año pasado se suspendieran, a excepción del concierto de navidad “Un regalo de los Migrantes para el Perú”, que  se realizó por primera vez en el 2019.

Concierto de músicos venezolanos

Con ánimos de seguir la tradición anual en 2020, junto a la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil Bicentenario del Perú y con villancicos peruanos y venezolanos, los migrantes agradecieron al país por la hospitalidad y solidaridad, por lo que el concierto se adaptó al formato virtual para su transmisión a través de los medios digitales.

Partituras de la migración

Ambas agrupaciones son iniciativas independientes que nacieron producto del esfuerzo y arduo trabajo de los músicos venezolanos en su constante búsqueda de ejercer su profesión. Hoy registran históricas presentaciones en el Teatro Municipal de Lima y el Gran Teatro Nacional del Perú, pero el escenario más esperado será en la Venezuela soñada.

La música rompe barreras y crea puentes de hermandad sin importar nacionalidades. Estos proyectos son el reflejo de los cambios positivos que supone la llegada de migrantes al Perú. Cada presentación musical busca promover la integración social, realzar la verdadera esencia del venezolano y enriquecer desde el profesionalismo y con nuevos talentos la cultura peruana.

Hoy cientos de músicos venezolanos tocan las melodías de una nueva vida lejos de casa, entonan el himno de la libertad y  afinan los instrumentos de la perseverancia y la valentía con los que construirán un mejor país en donde quiera que se encuentren.

Noticias relacionadas