• El 7 de febrero de 1812 nació Charles Dickens, uno de los escritores más reconocidos de la literatura inglesa. Sus obras como Cuento de navidad, Oliver Twist, David Copperfield, entre otras, son reconocidas a nivel mundial

En el epitafio de Charles Dickens aparece una frase que dice: Fue un simpatizante del pobre, del miserable y del oprimido, y con su muerte el mundo ha perdido a unos de los mejores escritores ingleses. La obra del escritor nacido en Portsmouth, Inglaterra, es el reflejo fidedigno de la vida en el siglo XIX.

La rudeza de la opresión, de las grandes desigualdades del periodo victoriano y, sobre todo, la hipocresía de la sociedad son aspectos reconocibles en la escritura de Dickens. Su vida es uno de los primeros referentes para su escritura, ya que, aunque pudo dedicarse al oficio de escritor, las desgracias siempre lo persiguieron. 

En su niñez fue testigo de la pesadez producida por las deudas de su padre. La familia de Charles Dickens era parte de la clase media de la época, pero el sostenimiento de la imagen victoriana representaba, a su vez, el mayor de los problemas de la casa. El joven Charles no tuvo educación hasta los 9 años de edad, cuando ingresó a la escuela de Roma Lane y, posteriormente, amplió sus estudios en cultural en la escuela de William Gile, un graduado de Oxford. 


En este momento la literatura se transformó en la mayor distracción de Dickens. Leía vorazmente en el pórtico de la casa. Sus obras favoritas en la niñez eran las novelas picarescas, Las aventuras de Roderick Random y Las aventuras de Peregrine Pickle de Tobias Smollett, y Tom Jones de Henry Fielding, entre otras.

Luego su vida padeció un cambio drástico: denunciaron a su padre por el impago de las deudas y encarcelado en la prisión de deudores. La mayoría de la familia siguió al padre y vivían en la misma celda, una de las posibilidades que la ley permitía para la época. Charles, por su parte, fue acogido en una pequeña casa de Little College Street, regentada por la Señora Roylance.

Desde los 12 años trabajó en una fábrica de calzado llamada Warren’s boot-blacking factory, en jornadas de 10 horas diarias. Las vivencias del oficio en la fábrica le brindaron al futuro novelista el germen de su crítica ante el sistema industrial y, sobre todo, el reconocimiento de las durezas de la vida proletaria. En su novela David Copperfield escribió: “Yo no recibía ningún consejo, ningún apoyo, ningún estímulo, ningún consuelo, ninguna asistencia de ningún tipo, de nadie que me pudiera recordar. ¡Cuánto deseaba ir al cielo!”. 

La obra de Charles Dickens 

Entre 1833 y 1836 se publicaron las primeras obras reconocibles de Charles Dickens bajo el seudónimo de Boz, un epíteto inventado por su hermano. En ellos se puede notar la incidencia de la realidad victoriana y la mirada incisiva de Dickens para presentarla como obra ficcional. Cada uno de estos primeros textos tuvo gran acogida entre los lectores, lo que le permitió pedirle a Catherine Thompson Hogarth, con quien tuvo 10 hijos: Charles Culliford Boz Dickens, Mary Dickens, Kate Macready Dickens, Walter Landor Dickens, Francis Jeffrey Dickens, Alfred D’Orsay Tennyson Dickens, Sydney Smith Haldimand Dickens, Henry Fielding Dickens, Dora Annie Dickens y Edward Bulwer Lytton Dickens.

Charles Dickens mantuvo una relación continua con el periodismo de la época y en ese mismo año de 1836 aceptó el puesto de editor en el periódico llamado Bentley’s Miscellany. Además, logró la publicación de la novela Papeles póstumos del club Pickwick, una de las obras más importantes de la literatura inglesa. La obra de Dickens tuvo una receptividad reconocida en la época y para 1841 fue nombrado como hijo adoptivo de la ciudad de Edimburgo. 

En un principio su figura fue rechazada en Estados Unidos por sus pensamientos contrarias a la esclavitud, presentes en su novela Notas de América, pero en 1843 se reconcilió con los lectores de ese país con la publicación de Canción de navidad. En ese momento ya era considerado como el gran escritor de lo social, ya que su obra era crítica con las construcciones de la sociedad, pero sus editores fueron reacios al aumento de su salario y decidió emprender varios viajes por el resto de Europa. 

Fue uno de los primeros escritores reconocidos en vida, con una obra leída por una gran mayoría. En 1850 publicó David Copperfield, su novela más vendida y una de las más conocidas en el mundo. De esta manera, la estabilidad económica del autor ocurrió desde la escritura y los vestigios de la deuda familiar se diluyeron. 

La mayoría de las novelas de Charles Dickens se publicaron como entregas mensuales en distintos periódicos como Master Humphrey’s Clock y el Household Words. Era una forma más rápida y económica de publicación. Luego, estos textos fueron recopilados y se publicaron en el formato del libro. Incluso, algunas anécdotas comentan que los cargueros del puerto de Nueva York esperaban las nuevas entregas de cada historia. Cada uno de los escritos estuvo acompañados por las ilustraciones de Hablot Browne, caricaturista reconocido.

La obra de Dickens tuvo una difusión importante para la época por el formato y el acompañamiento ilustrativo. La excelsa utilización de la lengua anglosajona es, además, uno de los aspectos más reconocibles en su obra. Incluso, críticos como G. K. Chesterton elogiaron la escritura de Dickens y su capacidad para emular la rudeza de la vida en Inglaterra. 

La salud del escritor había empeorado entre 1855 y 1865, año en el cual sufrió un accidente de tren que lo dejó gravemente herido. En 1870 el escritor inglés, reconocido en vida como uno de los grandes de la literatura, falleció en su hogar de Gads Hill Place. Su deseo primario era ser enterrado en el mausoleo familiar, de forma barata y sin ostentaciones, pero su puesto en la cultura inglesa le valió un lugar en la “esquina de los poetas” de la Abadía de Westminster.

Noticias relacionadas