• Junto con el comisario Iván Simonovis y otros siete exfuncionarios, es considerado como uno de los primeros presos políticos del chavismo, después del golpe de Estado fallido de 2002

Arube Pérez Salazar estuvo en prisión durante 17 años y 10 meses. Esa fue la condena que se le impuso en abril de 2009. Fue uno de los policías metropolitanos que actuaron el 11 de abril de 2002 para repeler la acción de hombres armados (los llamados “pistoleros de puente Llaguno”) en la avenida Urdaneta, Caracas, quienes dispararon contra una manifestación opositora en la avenida Baralt. De acuerdo con su defensa, nunca se comprobó que fuera responsable de algún asesinato. Este lunes 25 de febrero se cumplió el fallo y fue excarcelado.

“Ya en libertad plena el preso político Arube Pérez, tras cumplimiento completo de la pena impuesta de 17 años y 10 meses. Bienvenido a la libertad Arube”, publicó la ONG Fundepro en su cuenta Twitter, pasadas las 5:00 de la tarde de este lunes.

De acuerdo con El Carabobeño, Yamileth Hernández, su esposa, se encontraba en su residencia en Caracas cuando recibió la llamada desde Ramo Verde, donde estaba recluido. Horas después de la notificación, acudió a la prisión con su hija -quien nació hace dos años y poco ha podido ver la pandemia-, y otros familiares para recibir a Pérez en las afueras del penal militar.

Historia judicial

Pérez fue detenido en el año 2003. Su sentencia, dictada en uno de los juicios más largos de la historia de Venezuela, se dio seis años más tarde. Fue condenado por homicidio calificado en complicidad correspectiva.

El excabo, junto a los otros policías Luis Enrique Molina, Erasmo Bolívar, Héctor Rovain, Marco Hurtado, Lázaro Forero, Henry Vivas, Julio Rodríguez e Iván Simonovis, se convirtieron en los primeros presos políticos del fallecido presidente Hugo Chávez.

Su paso por prisión, sin embargo, estuvo marcado por irregularidades en la sentencia. Su defensa argumentó que nunca se comprobó que del arma de Pérez hubieran salido balas que acabaron con la vida de otras personas. Marjorie Calderón, jueza que lo condenó, fue nombrada como magistrada del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el año 2014. Hasta ahora sigue en el cargo.

“Hace 15 años fui privado de libertad. Ya debería estar en mi casa porque el Código Penal me otorga derechos procesales, pero los tribunales no respetan las leyes”, dijo en una carta enviada al medio El Carabobeño a través de sus familiares. Se consideraba un preso político.

Aunque Arube Pérez de la redención de la pena por estudio y trabajo, que conmuta 1 día de cárcel por cada dos días trabajados y estudiados en prisión, la justicia le denegó este beneficio. El tribunal también hizo caso omiso cuando su defensa solicitó una medida humanitaria cuando comenzó a sufrir del corazón.

La confesión de Aponte Aponte

En septiembre de 2012, el exmagistrado y simpatizante de Hugo Chávez, Eladio Aponte Aponte, publicó una carta notariada desde Costa Rica. Allí contó que él ordenó a los jueces que juzgaron a Pérez y los otros presos políticos a condenarlos a 30 años de prisión. De acuerdo con el exmagistrado, lo hizo en cumplimiento de una orden directa del entonces presidente Chávez.

Eladio Aponte Aponte. Foto: cortesía / archivo
Ordené a la jueza Anabella Rodríguez, del Juzgado 13 de Primera Instancia en Funciones de Control en Caracas, que decretara la orden de captura que le solicitó la fiscal Luisa Ortega Díaz, aun cuando dicha jueza no tenía competencia en el caso que estaba radicado en Maracay. También mantuve comunicación constante con la jueza Marjorie Calderón, de Maracay, y con la fiscal Haifa El Aissami, para que hicieran todo para retrasar el juicio, y así causarles toda clase de penurias con traslados, y para que finalmente se produjera sentencia condenatoria a como diera lugar; sentencia que entregué en formato digital a dicha jueza y que estaba elaborada por uno de mis asistentes”.

En la misiva, Aponte Aponte confesó que también hizo la misma solicitud de retrasar el proceso a los jueces de la Corte de Apelaciones de Aragua, Fabiola Colmenares, Antonio Perillo y Francisco Coggiola.

A pesar de estas confesiones, el Poder Judicial no abrió una investigación al respecto ni redujo la condena de Pérez y los otros policías encarcelados.

Quedan presos políticos en Ramo Verde

Con la excarcelación de Pérez, solo quedan en Ramo Verde Erasmo Bolívar, Luis Enrique Molina y Héctor Rovain. Estos tres están condenados a 30 años de prisión y ya han cumplido poco más de la mitad de la condena.  

Forero, Vivas y el sargento Rodríguez gozan de medidas sustitutivas humanitarias por presentar serias afecciones de salud. El comisario Hurtado cumplió íntegra su condena en diciembre de 2019 y fue liberado dos meses más tarde. Simonovis, por su parte, pasó 10 años en prisión y logró fugarse del país en el año 2019.  

Noticias relacionadas