• La Organización Panamericana de la Salud confirmó que 2,4 millones de dosis de la vacuna británica serán distribuidas en Venezuela a través del mecanismo Covax, por el acuerdo entre el régimen de Maduro y el Parlamento que preside Juan Guaidó. El ente internacional aseguró que las dosis fueron elaboradas en Corea del Sur y son totalmente seguras

El director del Departamento de Preparación para Emergencias y Desastres de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Ciro Uguarte, informó que el primer lote de vacunas contra el covid-19 que llegará a Venezuela a través del Fondo de Acceso Global para Vacunas (Covax) será de la farmacéutica británica AstraZeneca.

Durante una rueda de prensa virtual realizada este martes 23 de marzo, informó que ya se está gestionando el primer pago de 18 millones de dólares que serán transferidos directamente de recursos custodiados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos a la OPS. Indicó que las 2,4 millones de dosis serán enviadas en las próximas rondas de asignación a los países beneficiados, en la medida que se complete el pago. Indicó que Venezuela cuenta con un fondo de 100 millones de dólares.

“Las iniciativas entre los actores políticos en Venezuela, el Ministerio de Salud, las sociedades científicas, la Academia de Medicina y otros varios actores han permitido un acercamiento para poder llegar al estado actual de la decisión de la liberación de los fondos para acceder al Covax”, declaró.

Ugarte precisó que si bien el país ya comenzó su propio plan de vacunación con las fórmulas de Sinopharm (China) y la Sputnik V (Rusia), todavía necesita reforzar aspectos logísticos relacionados con el transporte de las dosis, cadena de frío, entrenamiento del personal y acceso a servicios públicos óptimos.

Acuerdo político para vacuna de AstraZeneca en Venezuela

¿Qué dice la OPS sobre la distribución de la vacuna de AstraZeneca en Venezuela?
Foto: Cortesía Reuters

La llegada de vacunas contra el coronavirus a través del mecanismo Covax constituye un caso de cooperación en materia de salud entre el gobierno interino de Juan Guaidó y el régimen de Nicolás Maduro. Los orígenes de este acuerdo político se remontan al 1° de junio de 2020, cuando se creó una mesa de trabajo entre los representantes de Salud de ambas Administraciones, Julio Castro y Carlos Alvarado. El acuerdo fue ratificado el 11 de marzo, esta vez con el fin de gestionar el acceso al mecanismo Covax.

El acuerdo permitiría al gobierno encargado de Guaidó solicitar a la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) recursos del Estado venezolano congelados por esa institución para la compra de insumos y tratamientos contra el covid-19; mientras que el Ministerio de Salud del régimen se encargaría de administrar los insumos para el sistema público de hospitales.

El 19 de marzo de 2021 la Asamblea Nacional electa en 2015 acordó la aprobación de 30.309.111 dólares para gestionar a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la importación de las vacunas. De este monto, $18.199.040 se destinaron para el pago inicial del Covax, mientras que $12.110.000 serán para reforzar la cadena de frío. 

“Queda aprobado por unanimidad por el Parlamento legítimo de Venezuela este importante acuerdo que busca como prioridad salvar venezolanos, salvar vidas para seguir luchando no solamente por nuestra libertad, sino para vivir con dignidad”, aseveró.

De acuerdo con el diputado José Manuel Olivares, las vacunas traídas a través del Covax podrían llegar al país para incluirlas en el plan de inmunización en los próximos dos meses.

Prohibida por el régimen

De las vacunas registradas por la OMS para inmunizar contra el covid-19, precisamente la de la empresa AstraZeneca no cuenta con autorización de parte de la Administración de Maduro. El anuncio lo realizó Delcy Rodríguez, vicepresidenta del régimen, el 15 de marzo.

Las razones esgrimidas por el régimen para no dar el permiso de aplicación a la vacuna de AstraZeneca responde a los efectos secundarios que supuestamente generó en una serie de pacientes, y que llevó a la suspensión de su uso en países como España, Francia, Noruega, Italia, Países Bajos, Bulgaria, Rumania, Islandia y Tailandia.

De acuerdo con reportes preliminares, algunas personas a las que se les aplicó la vacuna británica presentaron coágulos en la sangre, por lo que se prohibió su aplicación a pacientes mayores de 65 años de edad. No obstante, ese el problema solo se registró con las dosis elaboradas por el laboratorio de AstraZeneca en Europa, además de representar solo una fracción pequeña del total de inmunizados: apenas 40 casos entre 17 millones de vacunados.

El régimen de Maduro ha insistido en la aplicación de las vacunas Sputnik V y de Sinopharm, de las cuales ya se importaron 600.000 dosis para la primera etapa del plan nacional de vacunación. Por el momento solo se aplica a sectores prioritarios como personal sanitario de primera línea y docentes. Igualmente, Maduro ha señalado en sus alocuciones que voluntarios venezolanos participan en los ensayos clínicos de la vacuna Soberanía II, desarrollada por Cuba.

Durante su rueda de prensa, Ugarte igualmente aclaró que las vacunas distribuidas por el Covax fueron elaboradas en Corea del Sur, por lo que son absolutamente confiables y no guardan ninguna relación con los laboratorios europeos. Sin embargo, queda por esperar un pronunciamiento del régimen de Maduro sobre si levantará el veto a la vacuna de AstraZeneca.

Totalmente segura 

¿Qué dice la OPS sobre la distribución de la vacuna de AstraZeneca en Venezuela?
Foto cortesía

A pesar del temor generado por la suspensión masiva de la vacuna creada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, las autoridades han señalado que no hay nada de qué preocuparse. De acuerdo con información de la cadena BBC, la Agencia Europea de los Medicamentos (AEM) aseguró el 18 de marzo que no encontró evidencias en sus investigaciones de que el antígeno tenga relación directa con casos de tromboembolismo.

La OMS ha insistido en la seguridad de la vacuna británica, por lo que inició una campaña para que los países reanuden sus jornadas de inmunización. La propia AstraZeneca realizó nuevos estudios en Estados Unidos, Chile, y Perú en 32.000 voluntarios, donde confirmaron su efectividad. De acuerdo con la Universidad de Columbia y la Universidad de Rochester, la vacuna elevó su de 62% a 79% su efectividad contra el covid-19. También mantuvo su 100% de capacidad para prevenir casos graves de la enfermedad.

Entre los mayores atractivos que posee la vacuna de Oxford-AstraZeneca, destaca su bajo costo, de $4 por dosis. Además de su capacidad para almacenarla en refrigeradores comunes.

Noticias relacionadas