• Las personas que buscan atención en hospitales privados enfrentan facturas que pueden superar los 50.000 dólares por dos semanas de atención hospitalaria. Eso es inasequible para la mayoría en una nación económicamente golpeada donde los trabajadores ganan un promedio de $ 2 por mes.

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Venezuelan COVID patients increasingly seeking in-home care, original de The Washington Post.

El chef Carlos Páez tiene un largo y difícil camino por delante después de un caso grave de covid-19 que requirió un suministro constante de oxígeno. Está mejorando, pero su salud aún es frágil.

Sin embargo, Páez no recibió tratamiento en uno de los hospitales de Venezuela a pesar de los niveles espantosamente bajos de saturación de oxígeno. Fue tratado en su casa en Caracas porque no es fácil encontrar una cama en un hospital público en estos días, el resultado de un reciente aumento en los casos de coronavirus y la falta crónica de personal. Lo sacaron de una instalación privada a pesar de tener seguro médico.

Es uno de un número creciente de pacientes con covid-19 que eligen ser atendidos por profesionales de la salud en el hogar durante su enfermedad, incluso si sus casos justificaron estadías en el hospital.

“No sé qué hubiera hecho”, dijo Páez, un maestro asador, refiriéndose al servicio de salud a domicilio. El hombre de 55 años de edad todavía está conectado a un concentrador de oxígeno y tiene dificultades para hablar.

El país suramericano ha experimentado recientemente un aumento en los casos de covid-19, que el gobierno ha atribuido parcialmente a una variante del virus que los científicos creen que se originó en Brasil. El aumento ha empujado a los hospitales que ya están en apuros a atender a más pacientes que en cualquier otro momento durante la pandemia.

Delcy Rodríguez, vicepresidenta, dijo el viernes que el país enfrentaba una “segunda ola” de infecciones, aunque no dio cifras de hospitalización. El domingo, Médicos Unidos de Venezuela, organización creada para protestar por la prolongada escasez de insumos médicos en los hospitales del país, advirtió que “la capacidad de las terapias intensivas, tanto en centros públicos como privados, es insuficiente para la cantidad de pacientes que están siendo ingresados en estado grave y requieren el apoyo de un ventilador, que solo se puede proporcionar en estas unidades”.

El gobierno ha informado -hasta el 25 de marzo- más de 151.100 infecciones por coronavirus y 1.493 muertes relacionadas con covid-19 desde que comenzó la pandemia. Pero la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela advirtió sobre la posibilidad de un “subregistro significativo” de personas infectadas por mala capacidad diagnóstica, entre otros factores.

Las personas que buscan atención en hospitales privados enfrentan facturas que, en casos como el de Páez, pueden superar los $50.000 por dos semanas de atención hospitalaria. Eso es inasequible para la mayoría en una nación económicamente golpeada donde los trabajadores ganan un promedio de $2 por mes.

Los honorarios de los médicos que brindan atención domiciliaria pueden hacer que el costo del tratamiento de covid-19 sea aproximadamente la mitad del de una clínica privada. Las condiciones de pago también son negociables.

En este país asolado por una inflación de cuatro dígitos y precios que se establecen cada vez más en dólares en lugar de en la moneda local, la mayoría de las aseguradoras de salud no pueden cubrir ni siquiera el costo de las pruebas de laboratorio de rutina o una cita con un especialista en medicina interna. La familia de Páez está recaudando dinero en línea para cubrir sus crecientes facturas médicas.

El doctor Leonardo Acosta y otros dos médicos comenzaron a ofrecer servicios a domicilio en mayo. Inicialmente, dijo Acosta, sus pacientes eran personas que “no querían ir a la clínica”, ni siquiera hacerse la prueba, por temor a que las autoridades -cumpliendo con la orden del presidente Nicolás Maduro de que todos los pacientes fueran hospitalizados- “fueran a buscar ellos en sus hogares “.

A medida que pasaba el tiempo, dijo Acosta, él y sus colegas comenzaron a “ver pacientes un poco más complicados”. Luego vinieron aquellos como Páez, cuya condición incluía niveles de saturación de oxígeno que cayeron por debajo del 50% y ameritaron una estadía en el hospital. Pero la hospitalización no era una opción.

“Teníamos que apoyarlo aquí”, dijo Acosta en la casa de la familia Páez. La habitación del chef todavía tiene varios equipos médicos voluminosos, incluido su concentrador de oxígeno. Durante lo peor de la enfermedad de Páez, Acosta dijo que su paciente estaba conectado a un ventilador no invasivo.

El equipo médico a domicilio está formado por unas 15 personas, entre ellas tres médicos que manejan casos complicados, otros médicos, estudiantes de medicina y enfermeras especializadas en cuidados intensivos. Ofrecen pruebas de coronavirus y otros trabajos de laboratorio, así como servicios de imágenes y terapia respiratoria. Los miembros del equipo se turnan para monitorear a los pacientes 24/7.

El ex ministro de salud de Venezuela y miembro de la organización no gubernamental Red Defendamos la Epidemiología Nacional, José Félix Oletta, dijo a The Associated Press que la gran mayoría de los pacientes con covid-19 se recuperan sin necesidad de hospitalización. En promedio, dijo, el 17% de los infectados “tienen síntomas importantes, y de ellos, solo el 2% requiere cuidados intensivos, por lo que se debe hospitalizar solo el 2% del total”.

Es conveniente “hacer un uso racional de recursos limitados en un país que no tiene la capacidad de respuesta”, dijo Oletta. “Si obligas compulsivamente a todos los que no tienen síntomas o que tienen un leve síntoma a ocupar una cama, el día que necesites esa cama no tendrás una”.

Maduro ordenó la semana pasada cierres en Caracas y otras ciudades para detener la propagación de una variante del coronavirus conocida como P1. Reconoció el domingo que el aumento de infecciones también está relacionado con la flexibilización de los toques de queda y otras medidas implementadas anteriormente en la pandemia.

Maduro dijo que la tasa de casos del país la semana pasada aumentó de 21 por cada 100.000 habitantes a 27 por cada 100.000 habitantes.

En la última semana hemos mantenido un promedio de 739 casos nuevos y 456 recuperados por día, luego de meses de estar igualados”, dijo, y agregó que al mismo tiempo, “la ocupación de camas de hospital” está creciendo, pero no dio otros detalles.

Incluso antes de que la variante del virus comenzara a propagarse en Venezuela, los médicos independientes se vieron inundados con una mezcla de coronavirus y pacientes en general. Algunos pasaron de unos pocos pacientes a más de 30 y tuvieron que rechazar hasta 300 solicitudes de sus servicios diariamente.

Los proveedores de equipos médicos tampoco pueden satisfacer la demanda. Acosta dijo que los concentradores de oxígeno son difíciles de obtener y su equipo está trabajando “a su máxima capacidad”. “La demanda de personas que buscan atención es muy alta”, dijo Acosta.

Noticias relacionadas