• Legisladores republicanos de Florida están considerando convertir en un delito darles a los votantes comida o bebida, incluida agua, a menos de 45 metros de los centros de votación

Georgia se convierte en el primer estado que ha aprobado leyes restrictivas para las próximas elecciones luego de que su resultado estadal fuera decisivo en 2020 para el triunfo demócrata de Josep Biden en la Casa Blanca, y los dos legisladores Raphael Warnock y Jon Ossoff, quienes destronaron a los republicanos de la mayoría en el Senado, logrando el empate en dicha Cámara.

Justamente el estado de Georgia ya tenía leyes restrictivas como aquella sujeta al umbral de mayoría absoluta, creada en 1960 para preservar el poder político blanco y disminuir la influencia de los políticos negros. 

El proyecto de ley de 95 páginas agrega una serie de cambios al proceso electoral estatal. Acortará drásticamente las elecciones de segunda vuelta de nueve semanas a menos de un mes y reducirá el período de votación anticipada requerido para las elecciones de segunda vuelta de tres semanas a una semana. 

La ley permite que la Legislatura nombre al presidente de la Junta Estatal de Elecciones; anteriormente, la junta estaba presidida por el Secretario de Estado. 

El actual Secretario de Estado, Brad Raffensperger, un republicano, discutió con el presidente Donald Trump sobre la precisión de la elección estatal. El proyecto de ley también permite que la Junta Electoral del Estado se haga cargo de la administración electoral del condado.

Además, la ley requerirá que los votantes por correo incluyan sus números de licencia de conducir u otra documentación para verificar sus identidades, en lugar de usar la verificación de firma. Los buzones solo pueden ubicarse dentro de las oficinas electorales y los lugares de votación anticipada, lo que reduce su utilidad. También acorta la ventana para solicitar boletas de voto en ausencia.

A las personas se les prohibirá llevar comida y agua a los votantes que esperan en la fila, lo que se ha vuelto común en pasadas elecciones de Georgia, en las que los votantes han esperado horas extremadamente largas para emitir su voto.

«Todas estas leyes están destinadas a privar de sus derechos a los votantes negros y también a los votantes jóvenes», dijo Marc Elias un abogado electoral que defiende al Partido Demócrata en diferentes instancias.

Elias anunció una demanda contra esta nuevas normativas que argumenta que las violan la Decimocuarta Enmienda y la Ley de Derechos Electorales.

The New Georgia Project y Black Voters Matter Fund, dos agrupaciones que defienden los derechos civiles, advierten que el requisito de presentar el número de su licencia de conducir o tarjeta de identificación estatal, «afectará de manera desproporcionada a votantes ancianos, indigentes o de comunidades minoritarias».

Una demanda presentada por la NAACP de Georgia y otros grupos dijo que los residentes negros en Georgia tienen un 88% más de probabilidades de estar por debajo del nivel de pobreza y, por lo tanto, menos probabilidades de poseer las formas de identificación requeridas.

La nueva normativa de Georgia cambia los procedimientos electorales estatales, y han llevado a los tribunales a decidir si la aprobación de la ley fue simplemente el resultado de una política despiadada o si cruzó la línea hacia discriminación ilegal. 

Foto: EFE

El gobernador republicano Brian Kemp promulgó el proyecto de ley de inmediato, calificándolo de legislación de «sentido común» mientras se alineaba con el expresidente Donald Trump en declaraciones que promovían el proyecto de ley. 

En 43 estados, los republicanos han avanzado en más de 250 proyectos de ley para restringir el derecho al voto después de que Trump perdiera el 3 de noviembre y realizara acusaciones no comprobadas de fraude electoral.

Los demócratas argumentan que el impulso nacional es una continuación del esfuerzo de Trump por anular los resultados y restringiría el acceso a las boletas en futuras elecciones para beneficiar al Partido Republicano. 

Florida considerará un delito dar agua a los votantes 

Los republicanos de Florida están considerando un proyecto de ley que convertiría en un delito darles a los votantes comida o bebida, incluida agua, a menos de 150 pies (45 metros) de los lugares de votación.

La ley estatal actualmente prohíbe hacer campaña dentro de los 100 pies (30 mestros) de los lugares de votación, pero un proyecto de ley electoral presentado la semana pasada, H.B. 7041, expande esa zona a 150 pies e incluye una prohibición de dar «cualquier artículo» a los votantes o «interactuar o intentar interactuar» con los votantes dentro de esa zona.

Esta se parece a la nueva ley que acaban de aprobar los republicanos de Georgia, que prohíbe a los grupos de terceros compartir alimentos y agua con las personas que esperan en las filas de votación. Eso parece tener como objetivo hacer que la votación sea más miserable para los votantes afroamericanos, que tienden a provenir de áreas con filas de votación más largas y tiempos de espera.

Los republicanos de Florida consideran la prohibición de dar agua a los votantes. El proyecto de ley establece que es un delito menor, punible con hasta un año de cárcel, regalar comida o agua a los votantes que hacen fila dentro de los 150 pies (45 metros) del borde exterior de un lugar de votación o dentro de los 25 pies (7 metros) de cualquier votante.

«Parece que los republicanos de Florida han visto la indignación dirigida a la ley de represión de Georgia con envidia en lugar de disgusto», señala Elias.

Michigan limitará la entrega de boletas de voto ausente

Los republicanos de Michigan están elaborando planes para trabajar en torno a la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer para realizar cambios en las leyes de votación del estado después de las derrotas en las elecciones de 2020.

Ron Weiser, presidente del Partido Republicano de Michigan, quiere combinar los proyectos de ley propuestos en la Cámara y el Senado para una iniciativa de petición. 

Si los republicanos reunieran suficientes firmas, se necesitarían más de 340.000, la Legislatura controlada por el Partido Republicano podría aprobar la propuesta para convertirla en ley sin que Whitmer pudiera vetarla.

Elecciones en tiempos de pandemia

Los republicanos del Senado dieron a conocer 39 proyectos de ley para requerir que los solicitantes de boletas de voto ausente presenten una copia de identificación, revisen las juntas de escrutinio de grandes condados y prohíban a la secretaria de Estado demócrata Jocelyn Benson enviar solicitudes de boleta de voto ausente a los votantes a menos que soliciten específicamente las solicitudes.

Una agenda democrática para 2021 tendrá que luchar en muchos frentes diferentes. Más allá de las leyes sobre la emisión y el escrutinio de votos, 2021 también es un año de redistribución de distritos. 

“Las jurisdicciones volverán a trazar las líneas de los distritos locales, estatales y federales, determinando la representación que todos recibimos. Y este ciclo de redistribución de distritos será el primero en 60 años sin las protecciones de autorización previa de la Ley de Derechos Electorales, que impidió que las jurisdicciones con el historial más problemático de relaciones raciales promulgaran leyes electorales de privación de derechos antes de que entraran en vigencia. Sin esta protección, se necesitará más tiempo y recursos que nunca para garantizar la equidad racial en las líneas distritales“, advierte Justin Levitt profesor de derecho en la Facultad de Derecho de Loyola, de la Universidad Loyola en Los Ángeles.

Noticias relacionadas