• El cortometraje publicado por Humane Society International se volvió viral en redes sociales por denunciar el uso indiscriminado de animales para pruebas de productos cosméticos

El rostro de Ralph, un conejo animado, invadió las redes sociales el lunes 12 de abril. El mamífero hablaba, vestía camisa y pantalón e incluso desayunaba cereal. Una humanización que podría parecer tierna pero su mensaje revelaba un trasfondo cruel en la vida de animales domésticos como él. 

Su ojo derecho estaba enrojecido, Ralph aseguraba que estaba ciego de ese ojo y le dolía cada parte de su cuerpo al intentar hablar, comer o incluso respirar. ¿El motivo? Este conejo es usado en pruebas de productos cosméticos para humanos. En la dramatización, el animal se muestra resignado ante lo que él considera su trabajo, a pesar del daño que le causaba cada prueba que hacen en él. 

“Soy un conejo de ensayo. Mi papá fue probador, mi mamá, mis hermanos, mis hijos. Todos probadores. Y todos murieron haciendo su trabajo. Como yo lo haré”, recita el personaje en un monólogo del cortometraje SaveRalph.

Un mensaje contundente

El proyecto audiovisual fue creado por la organización Humane Society International para crear conciencia sobre el uso de animales para realizar pruebas de productos cosméticos para personas. Organizaciones internacionales como Personas por el Tratamiento Ético de los Animales (PETA) han liderado campañas para que las grandes marcas eliminen las pruebas, las cuales han calificado como un acto de crueldad animal. 

El mensaje fue contundente y dirigido a las empresas que todavía realizan este tipo de pruebas en mamíferos como conejos, ratones, monos, entre otros. 

Algunas marcas se han sensibilizado con el pasar de los años ante esta práctica contra los animales mientras que otras, principalmente las grandes compañías cosmetológicas del mercado, se muestran renuentes a cambiar sus procesos de producción. 

Conejo
Foto: Cruelty Free Internacional

Marcas que realizan pruebas en animales

La organización internacional PETA lleva un registro en su página web de las organizaciones que aún realizan pruebas de sus productos en animales. Algunas de estas compañías son las principales marcas de productos cosméticos y farmacéuticos del mercado mundial: 

  • L’Oreal 
  •  Estee Lauder
  •  Procter & Gamble
  • Clorox
  •  Johnson & Johnson
  • SC Johnson
  •  Colgate-Palmolive
  •  Reckitt Benckiser
  • Church & Dwight
  •  Unilever
  •  Henkel.
  • Bayer
  • Corporación Bic
  • Perfumes Bvlgari
  • Revlon
  • Maybelline
  • Chanel

PETA, en la actualización del año 2021 de la lista, señala que estas marcas no realizan ningún esfuerzo para cambiar sus políticas en torno a las pruebas para animales. Sin embargo, destacan el caso de Colgate-Palmolive, que a pesar de hacer estos testeos, mostraron un compromiso para eliminar este aspecto en su producción. 

Marcas que no testean en animales

Estas empresas han confirmado que sus productos no derivan de ningún tipo de forma de maltrato animal. Incluso garantizan que ni sus proveedores propician el uso de pruebas en animales: 

  • Laboratorios Abstrax
  • Better Planets Brands
  • Adcos
  • Cosméticos Aenea 
  • Cosméticos Afterglow
  • Ághata Ruiz de la Prada
  • Agera Biotech

Más de 350 marcas y empresas se encuentran en la lista de PETA por estar libres de crueldad animal.

PETA también ofrece una aplicación móvil en la que se puede escanear el código de barra de los productos para saber si usaron animales en sus pruebas. Existen otras aplicaciones que ofrecen este servicio como Happy Bunny, Cruelty Cutter, Think Dirty, Bunny Free. 

Maltrato a conejos

Situación mundial

La cifras de la Unión Británica contra la Vivisección del año 2020 indican que más de 115 millones de vertebrados se usan cada año en pruebas de productos cosméticos a nivel mundial.

Estas pruebas en animales garantizan que los productos puedan ser usados por los humanos sin riesgos, lo que representa para las marcas una garantía de calidad y que deriva en grandes ingresos para las compañías. 

Vivisección Es la disección que se realiza en en un animal vivo, con el propósito de hacer estudios o investigaciones científicas.

Sin embargo, más de 40 países en el mundo prohíben a las empresas el uso de animales para estas pruebas. Naciones como Suiza, Israel, Nueva Zelanda entre otros. Incluso, a partir del año 2009 la Unión Europea prohibió la comercialización de productos cosméticos probados en animales. 

En agosto de 2020 Colombia se convirtió en el primer país de Latinoamérica que prohibió estas prácticas, aprobando así una legislación pionera en la región.

“Solo me gustaría decirles a los que todavía compran cosméticos probados en animales como delineador de ojos, champú, crema protectora solar, prácticamente todo lo que hay en tu baño… Bueno, sin ti y los países que permiten la experimentación en animales me quedaría sin trabajo. Me quedaría en la calle. Bueno, no en la calle. Más como en un campo, supongo. Como un conejo normal”, finaliza Ralph. 

La imagen tierna y adolorida de del conejo despertó la sensibilidad de los usuarios de redes sociales ante una realidad poco debatida. Fue así como Ralph se convirtió en la voz de millones de animales usados al año de manera indiscriminada por la industria cosmética y farmacéutica. 

Noticias relacionadas