• Las personas que trabajan en el área de la estética se la han ingeniado para poder seguir teniendo ingresos en medio de la cuarentena 

La pandemia causada por la propagación del covid-19 golpea la economía del mundo, afectando a millones de empresas, pero principalmente a personas que dependen del trabajo diario para subsistir. Un centenar de emprendimientos se han visto en la obligación de paralizarse por tiempo indefinido. Negocios de comida, abastos, tiendas pequeñas de ropa son algunos de establecimientos que se han visto afectados, pero que con el pasar del tiempo han aprovechado las redes sociales y la modalidad del delivery o envíos para solventar. Pero no es la suerte con la han corrido quienes se dedican al mundo de la estética en Chile.

Verónica Valentina Madriz Bracamonte está residenciada en Chile desde 2019. Aunque al comienzo debió trabajar como mesera, poco a poco fue organizándose para poder independizarse y trabajar para la que se formó. 

La joven de 20 años de edad es especialista en el sacado de cejas y gracias a su talento, vocación y buen trato ha logrado llenar una agenda de trabajo que la obligó a acondicionar una habitación de su apartamento, exclusivamente para atender a sus clientes. Pero las cuarentenas obligatorias, por órdenes del gobierno chileno, pusieron en alto su labor por mucho tiempo, lo que generó incertidumbre en su hogar.

Sin duda alguna el tema de la pandemia y la cuarentena como tal nos ha afectado a todas las personas que trabajamos en el mundo de la belleza por no poder abrir. No podía recibir visitas, por lo tanto no podían venir, o sea no podía trabajar”, relató Verónica en exclusiva para El Diario.

Esta situación de zozobra por la crisis que estaba generando la cuarentena duró meses afectando a la mujer por no poder trabajar, lo que a su vez le impedía generar ingresos para sobrevivir. Solo contaba con el sueldo que ganaba su pareja, quien se desempeña como chofer.

“Gracias a Dios pude hablar con la administración del edificio en donde vivo. No estaba trabajando porque estaba respetando la cuarentena, pero llega un punto en el que tienes que trabajar, no puedes dejar de hacerlo. Los gastos siguen aumentando y hay que buscar una solución”, enfatizó la venezolana.

Luego de un tiempo la administración del edificio en el que vive, ubicado en Santiago de Chile, le permitió atender a sus clientas, mientras respetara un aforo controlado y las medidas de bioseguridad para evitar contagios.

Ahora solo agenda a tres personas por día que deben ir solas. Al llegar se les mide la temperatura, realizarse el lavado de manos y el rocío de alcohol en los zapatos para poder ingresar a la vivienda a atenderse. Al culminar la sesión, Verónica se dedica a desinfectar el área de trabajo para luego recibir a su próxima clienta.

Foto: Cortesía

Pérdida de clientes

La venezolana reafirmó que el tema de la pandemia ha afectado mucho a los emprendedores, específicamente a ella por la pérdida de clientes debido al temor de contagiarse si salen de sus hogares. Sin embargo, ese problema no la limita y la ha impulsado para generar contenido en su cuenta en Instagram, de este modo mantener la fidelidad de sus clientes que esperaban poder ser atendidas.

El tema del coronavirus y la cuarentena nos ha afectado a todos, en principal a los que somos independientes, nos ha tocado duro (…) no ha sido fácil. Por donde quiera hay puertas cerradas, pero hay que seguir buscando soluciones. He perdido bastantes clientes porque hay muchas personas que tienen miedo a salir y contagiarse”, expresó.

La mujer, siempre con palabras positivas, instó a otros emprendedores para que no decaigan en esta crisis que ha generado el covid-19. Les pidió que salieran adelante y buscaran todas las soluciones que estuvieran en sus manos para continuar.

Un virus que ha frenado metas

Ayurmara Paola Marín García también es especialista en el trabajo de cejas y pestañas, además, tiene una zona acondicionada para la venta de prendas para vestir. Pero al igual que a Verónica, le ha costado poder continuar con la misma agenda de clientes debido a la cuarenta y las distintas medidas aplicadas por el gobierno de Chile para evitar la movilización de las personas.

La joven de 25 años de edad, oriunda de Cabimas, estado Zulia, al iniciar con su emprendimiento dentro de su hogar se trazó una meta diaria de ingresos, con la que sabía podía cubrir sus gastos y los de su hijo. Pero con la llegada de la pandemia este objetivo ha disminuido considerablemente.

“Mis ingresos han bajado aproximadamente un 40%, por la falta de asistencia de clientes, yo sigo trabajando igual, solo que mis clientes no quieren asistir por tema de fiscalización”, contó Ayurmara en entrevista para El Diario.

Su manera de poder atraer más clientes y mantener a los que ya estaban con ella ha sido una tarea ardua. Ha aprovechado el manejo de sus redes sociales para interactuar con sus seguidores, realiza sorteos y mantiene al tanto a sus clientes de cómo va realizando sus trabajo.

Con mucha paciencia, constancia, y fe de que todo va a pasar, siempre con la actitud más positiva. Manejo estrategias de marketing para mantener una cuenta activa y cuando todo pase ser primera opción para nuestros seguidores”, dijo.

Dificultad para atender a sus clientes

A raíz de la cuarentena, las residencias en Chile implementaron como medida obligatoria la prohibición de visitas para evitar contagios externos por coronavirus, lo que ha sido perjudicial para los emprendedores de la belleza que trabajan desde sus casas.

Ayurmara para poder continuar con su trabajo, baja hasta la entrada de su edificio para poder buscar a su clienta y luego subir hasta el apartamento para poder atenderla.

“No es fácil, pero debemos tratar de mantenernos en pie con la mejor actitud, saber que esto se va a terminar, tenemos que saber administrar nuestros ingresos para momentos de emergencia, y bueno confiar en nuestro trabajo, tenerle fe si queremos ser independientes”, resaltó.

Foto: Cortesía

La venezolana vive con su mamá, dos hermanos y su hijo. Todos juntos ponen un granito de arena trabajando como independientes para así lograr en familia sobrevivir a la crisis generada por el covid-19.

Rebrote y medidas que han afectado a emprendedores

p>Chile está enfrentando desde principios de marzo un rebrote por covid-19, pese a ser uno de los países que mejor ha trabajado con el proceso de vacunación. El país sureño superó la cifra de 1.162.811 casos confirmados desde el inicio de la pandemia, de los cuales, 25.742 han fallecido y  43.577 se mantienen activos.

El gobierno del presidente Sebastián Piñera ha tomado diferentes medidas para enfrentar el rebrote, lo que para algunos dirigentes opositores han sido insuficientes.

Una de las medidas más criticadas por la sociedad fue la prohibición de la venta de productos considerados “no esenciales” en supermercados o por delivery, lo que generó preocupación en los emprendedores que usaban los servicios de repartidores para poder vender sus productos.

“Hemos tenido que tomar medidas muy duras, muy restrictivas”, expresó la subsecretaria del Ministerio de la Salud Pública, Paula Daza, durante una alocución. Sin embargo, esta medida solo duró 15 días.

Otra decisión del gobierno que también recibió críticas, fue la prohibición de permisos  para salir a realizar compras los fines de semana. Muchos usuarios en las redes sociales consideraron que esto no frenaría los contagios, además de imposibilitar a personas que aún trabajaban los días de semana, poder adquirir alimento. Pero esta medida solo se aplicó un solo fin de semana.

Medidas económicas

Desde el inicio de la pandemia el gobierno chileno ha ayudado a su población con bonos que son depositados directamente en la cuenta de las personas. Las ayudas se han dividido dependiendo del porcentaje socioeconómico en el que las personas se encuentren luego de registrarse en el sistema llamado Registro Social de Hogares.

Entre los bonos está el Ingreso Mínimo Garantizado que consiste en que las personas que han visto una disminución en sus ingresos, puedan alcanzar con este beneficio un sueldo mínimo que que equivale a más de 440 dólares. Las personas que entren en el 80% más vulnerable pueden solicitar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y Bono Covid. Por estas ayudas pueden alcanzar hasta 400.000 pesos (560 dólares) dependiendo de la cantidad de personas que conformen el núcleo familiar.

El gobierno de Sebastián Piñera también ha dado una ayuda de 500.000 pesos (700 dólares) a las personas que son consideradas clase media. Esto se clasifica debido a los ingresos anuales que haya reportado el ciudadano a través del Servicio de Impuestos Internos.

Por otro lado, la cámara de diputados y el Senado de Chile aprobaron un tercer retiro en las Administradoras de Fondos de Pensiones, lo que equivale a un 10% de los ahorros que tengan las personas. Esta última medida se mantiene en discusión dentro del gobierno chileno, quien no ha estado de acuerdo en que los ciudadanos retiren dinero de sus ahorros de pensiones, asegurando que sería una problemática a futuro. 

Mientras la cuarentena continúa los ciudadanos, en especial los emprendedores, siguen intentando sobrevivir a la crisis que aún no asoma su final.

Noticias relacionadas