• En los últimos comicios las auditorías de los procesos electorales en el país no han cumplido con todo los requerimientos. Ante la designación de los nuevos rectores del CNE, en El Diario explicamos los requerimientos para realizar una auditoría exhaustiva del sistema

La designación de los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), el pasado 4 de mayo de este año, abre el camino a una serie de exigencias y requerimientos para garantizar transparencia y seguridad en los próximos comicios que se realicen en Venezuela. 

La elección de un ente electoral imparcial es una de las principales peticiones que realiza la sociedad civil y partidos políticos de oposición, bajo la premisa de recuperar la democracia y la institucionalidad en Venezuela mediante unas elecciones transparentes. La Asamblea Nacional afín al régimen de Nicolás Maduro designó a Pedro Calzadilla, Tania D’ Amelio, Alexis Corredor, Enrique Márquez y Roberto Picón como rectores principales. 

Por primera vez en 17 años, dos personas vinculadas con la oposición venezolana, Enrique Márquez y Roberto Picón, forman parte de los rectores principales del CNE y a su vez tienen presencia en la Junta Nacional Electoral, Comisión de Registro y la Comisión de Participación Política y Financiamiento (Copafi), organismos subordinados al ente electoral. 

Sin embargo, la designación de rectores con tendencias políticas diferentes es tan solo una de las muchas aristas que se deben considerar en el proceso de recobrar la confianza en el sistema electoral del país y garantizar transparencia en los comicios. Para lograr esto se requiere de auditorías completas, apegada a los reglamentos y establecidas en la Ley de Procesos Electorales. 

Son varios los requerimientos que deben considerarse y cumplirse dentro del proceso de auditoría. El equipo de El Diario conversó con Mario Torre, presidente del Grupo de Seguimiento Técnico (GST), una organización sin fines de lucro de veeduría tecnológica que participó en la verificación de los procesos electorales del país desde el año 2005.

Existen diversos aspectos que se deben considerar para realizar una auditoría de calidad de cualquier proceso electoral venezolano, desde verificación del sistema de voto electrónico hasta el cumplimiento de los lapsos de cada verificación. 

Destacamos algunos de los aspectos más importantes en el proceso de auditoría del sistema electoral en Venezuela:

Verificación de software 

La empresa internacional Smartmatic suspendió sus servicios en Venezuela en agosto del año 2017. Esto luego de suministrar al ente electoral el sistema electrónico que se utilizaba en los procesos de votación. Esta decisión se dio después de las elecciones de la asamblea nacional constituyente cuando la empresa anunció que el CNE emitió un resultado superior al arrojado por el sistema automatizado, con más de 1.000.000 de votos de diferencia y que aumentaba el resultado obtenido a favor de la ANC. Luego de esta declaración de fraude la empresa suspendió sus operaciones en el país y fue sustituida por la filial en Venezuela de la empresa argentina Exclé. 

Torre explica que el problema radica en que los programas utilizados tanto en las máquinas de votación como en el sistema de totalización pertenecen a Smartmatic.

El CNE le dio el código fuente a Exclé de forma ilegal. Cuando le dan el código a Exclé, esta empresa modifica el programa y a partir de ese momento no ha habido ninguna auditoría. Si hoy me preguntan si ese software es confiable, mi respuesta es es que no lo sé porque jamás ha sido auditado”, afirma.

El 7 de marzo de 2020 se generó un incendio en los galpones del CNE, en Filas de Mariche, Caracas. En ese lugar se almacenaban los equipos de votación y se realizaban algunos procesos de auditoría. En el siniestro se perdieron 49.508 máquinas de votación, lo que representa 98.5% del total de los equipos del país. Luego, el ente electoral repuso las máquinas de votación y presentó un nuevo software y hardware del sistemados meses antes de que se realizaran las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2020. Las nuevas máquinas implementadas en el país se llaman EC21 y su software es una versión de Smartmatic. 

¿Qué se necesita para realizar auditorías confiables al sistema electoral de Venezuela?

De estas máquinas y software se conoce poco, o nada. Torre afirma que desde el punto de vista tecnológico no se puede garantizar el resultado que arrojen esos equipos. Esta auditoría debe iniciar desde cero, puesto que no se tiene conocimientos previos. 

Verificación ciudadana y preparación de testigos

A juicio de Torre, la auditoría del software pasaría a un segundo plano si se garantiza el escrutinio postelectoral en el que se coteja el resultado emitido por la máquina y el conteo final de las cajas electorales. 

Según el reglamento del CNE el 54% de las cajas, escogidas de forma aleatoria en todo el país, se deben abrir y contar el número de papeletas luego de que se transmita públicamente el escrutinio. En este proceso participan los testigos de los partidos políticos, es por eso que el especialista hace énfasis en la preparación de los testigos y la participación de la oposición en la auditoría.

“Si eso se hiciera en todas las mesas de Venezuela podríamos verificar, independientemente del software, si en todas las cajas el número de papeletas coincide con el número que sale en el acta. Si nosotros preparamos bien a nuestros testigos y se hace la traza de papel se puede determinar el fraude, si hubiera”. 

¿Qué se necesita para realizar auditorías confiables al sistema electoral de Venezuela?

Veeduría independiente 

La ley electoral establece que los auditores independientes deben ser acreditados por el Consejo Nacional Electoral y los partidos que participan en el proceso. Sin embargo, esto constituye una limitante debido a que la mayoría de los partidos políticos que participan en las elecciones están en manos del oficialismo,  mientras que a los de oposición les fue impuesta una directiva afín al régimen de Nicolás Maduro por orden del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Previo a las elecciones parlamentarias de 2020, el CNE publicó 24 actas de auditorías en las que no hay registro de participación de veedores nacionales. 

Torre afirma que GST está dispuesto a participar en las auditorías, en caso de ser acreditado e invitado, solo si se cumplen condiciones técnicas necesarias como acceso a la información. “La idea es determinar más allá de cualquier duda que el sistema funcione”, precisa.  

Participación de auditores internacionales en el proceso electoral

En las auditorías de las máquinas de votación de las elecciones del 6 de diciembre de 2020 hubo presencia de algunos técnicos especializados designados por los partidos miembros de la contienda. Los auditores internacionales que participaron, según información del Ministerio de Comunicación, fueron miembros del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela) y técnicos de países como Turquía, Argentina, Rusia y Suráfrica; países aliados al régimen de Maduro. El Ceela se creó en el año 2004 con financiamiento del gobierno de Venezuela

Torre señala que la participación de expertos internacionales independientes y sin carácter político en las auditorías proporcionarán mayor confianza y credibilidad al sistema electoral. 

“Si hubiere también la participación en estas auditorías de actores y organizaciones  internacionales le daría mucha más fuerza al proceso. Esas organizaciones tienen técnicos muy bien preparados (de carácter técnico, no político), que podrían complementar y ayudar a hacer una mejor auditoría”, afirma. 

Lapsos prudentes apegados al reglamento electoral

Carlos Medina, director del Observatorio Electoral Venezolano (OEV), indicó en una entrevista previa para El Diario que como se implementó un nuevo sistema automatizado de votación para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2020, los expertos señalan que el tiempo ha sido escaso para llevar a cabo una revisión exhaustiva del mismo.

Este proceso consta de 14 auditorías, hasta el 30 de noviembre de 2020 el CNE realizó solo cinco. Estas elecciones fueron planificadas para que se celebraran en seis meses, tiempo que se consideró insuficiente para hacer las auditorías necesarias, acreditar a los observadores internacionales, planificar la campaña electoral y otros requerimientos.

¿Qué se necesita para realizar auditorías confiables al sistema electoral de Venezuela?

Torre explica que debido a que no se tiene mayor información del sistema que se utiliza en el proceso electoral en Venezuela, los auditores independientes requieren de al menos dos meses de preparación para luego ejecutar una auditoría exhaustiva de las máquinas y el sistema de totalización de votos la cual debe durar al menos tres meses. Durante ese tiempo se debe hacer una revisión del sistema. Afirma que la empresa Exclé debe abrir el código fuente del sistema, como lo hacía Smartmatic, para que sea auditado. 

“El software de Smartmatic que pasó a manos de Exclé sufrió modificaciones de la cual nosotros no tenemos conocimiento. Entonces en ese sentido la auditoría empezaría desde el paso uno otra vez”, afirma. 

Realizar auditorías exhaustivas del proceso electoral es una de las muchas tareas que el ente electoral debe cumplir para garantizar transparencia en los comicios, luego de denuncias de fraude y fallas en el sistema durante elecciones previas, además de los reclamos de ilegitimidad del nuevo CNE que impulsa la oposición venezolana y es apoyada por organismos de la comunidad internacional.

Noticias relacionadas