• Esta semana marcó el 200 aniversario de la muerte del general corso, que pasó sus últimos días en el exilio en una isla solitaria en medio del Atlántico

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota We’re still living in the age of Napoleon, original de The Washington Post.

Las épocas en las que vivimos se superponen. Los estadounidenses se encuentran todavía a la vanguardia de un orden político internacional definido por lo que surgió de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. Pero esa era posterior a 1945 se tambalea junto a una era posterior al 11 de septiembre , marcada por guerras extranjeras y trastornos internos. Los marcos utilizados para sujetar la historia, y para colocarnos dentro de ella, son maleables. En esa nota, permítame que consideremos la relevancia de una época persistente diferente: todavía vivimos en la era de Napoleón.

Esta semana marcó el 200 aniversario de la muerte del general corso, que pasó sus últimos días en el exilio en una isla solitaria en medio del Atlántico. Su fallecimiento sólo cimentó su leyenda: “Nunca ha vivido un hombre cuyo proyecto personal haya tenido una influencia tan inmediata y tan vasta en las preocupaciones del mundo”, señaló en ese momento el Daily National Intelligencer , un periódico de Washington del siglo XIX.

Georg Wilhelm Friedrich Hegel, el filósofo alemán que popularizó la idea del “zeitgeist”, vio a Napoleón como su encarnación, como “historia a caballo”. Reinventó las tácticas militares a través de sus campañas y batallas, rompió el antiguo orden feudal de Europa con sus conquistas de franjas del continente y, dependiendo de las convicciones del siglo XIX, murió como un héroe mundial romántico o como un tirano condenado, consumido por una insaciable arrogancia y autoestima . Hasta el día de hoy, innumerables naciones pueden rastrear sus códigos legales hasta los edictos napoleónicos, innumerables académicos pueden ubicar los orígenes de sus disciplinas en el ambicioso estudio de Napoleón sobre Egipto , y miles de personas de baja estatura pueden ser acusadas de albergar su temperamento feroz .

Donde quiera que estemos, podemos afirmar que habitamos un mundo que, en cierto sentido, Napoleón ayudó a construir. Él “es casi sinónimo de la expansión del estado burocrático moderno, no solo las instituciones mismas, sino la perspectiva moderna que las acompaña: meritocracia, derechos de propiedad liberales, servicio público e igualdad ante la ley”, Everett Rummage, creador de “El podcast La era de Napoleón”, comentó a Today’s WorldView.

“En gran parte de Europa, los ejércitos de Napoleón fueron la fuerza que aplastó el feudalismo y marcó el comienzo del turbulento y dinámico siglo XIX”, agregó Rummage. “Los países que no conquistó se vieron obligados a emular los métodos franceses para sobrevivir al ataque. Napoleón fue un presagio del mundo moderno, con todos sus terrores y abusos, pero también con todos sus avances y posibilidades».

En Francia, el bicentenario de la muerte de Napoleón solo ha provocado un debate más intenso . El miércoles, el presidente francés Emmanuel Macron decidió colocar una ofrenda floral en la tumba de Napoleón bajo la cúpula de Les Invalides en París. Dado el interés público de larga data en el vasto legado de Napoleón, la medida de Macron fue claramente política. El presidente de centro enfrenta una complicada campaña de reelección el próximo año, particularmente contra una envalentonada extrema derecha.

“Macron complacerá a una derecha francesa inquieta que sueña con la gloria perdida y con un momento en el que, bajo su turbulento emperador, Francia se encontraba en el centro del mundo”, escribió Roger Cohen en el New York Times , haciendo un gesto con la cabeza al atractivo de la era napoleónica. En un país ahora habituado a narrativas de decadencia. “La obsesión francesa con la epopeya romántica del ascenso y la caída de Napoleón es imperecedera, como han subrayado innumerables portadas de revistas y programas de entrevistas en las últimas semanas”.

Los críticos de la izquierda se opusieron a la conmemoración del déspota por parte de Macron, cuya toma de poder en un golpe de 1799 llevó a la destrucción de la incipiente república revolucionaria de Francia. También señalaron una historia más oscura en las colonias del Caribe de Francia, donde Napoleón restableció la esclavitud y encabezó brutales represiones contra las insurrecciones lideradas por personas anteriormente esclavizadas.

“Francia es el único país que abolió y luego reinstaló la esclavitud, y fue necesario hasta 1848 para que se prohibiera permanentemente”, escribió mi colega Rick Noack . “En la isla caribeña francesa de Martinica, lugar de nacimiento de la primera esposa de Napoleón, la estatua de Joséphine de Beauharnais fue decapitada en 1991 y salpicada ritualmente con pintura roja cada año. Pero durante las protestas de Black Lives Matter del año pasado y el debate mundial sobre los símbolos de discriminación y represión, los manifestantes derribaron la estatua por completo“.

También en esto, Napoleón proyecta una sombra sobre nuestro presente. La conversación sobre la reanudación de la esclavitud por parte de Napoleón es parte de un ajuste de cuentas más amplio en Occidente, donde numerosas sociedades están concientizándose en cuanto a, si no siempre reconciliándose con, el racismo y la violencia que subyacen a sus pasadas glorias imperiales. El propio Macron inició un controvertido proceso de investigación sobre los abusos coloniales de Francia durante la guerra de independencia de Argelia hace más de medio siglo.

Pero el enfoque en Napoleón ha dejado al descubierto una frustración más profunda. “El tema de la esclavitud, que durante mucho tiempo ha sido minimizado, ahora debe colocarse en el centro de la reflexión”, dijo a Noack el politólogo francés Olivier Le Cour Grandmaison , y agregó que “es bastante singular ver a un presidente de la república honrando a alguien que fue el artífice de un crimen de lesa humanidad.

En sus comentarios, Macron intentó recortar una posición más matizada, diciendo que al presentar sus respetos, no estaba participando en una “celebración exaltada” sino en una “conmemoración exaltada”. Dijo que la vida de Napoleón era “una oda a la voluntad política” y que el emperador caído “podría ser tanto el alma del mundo como el diablo de Europa”. (El principal rival de Macron, la líder de extrema derecha Marine Le Pen, regañó al presidente por no simplemente elogiar a “un eterno héroe francés”).

En 2017, Macron llevó al entonces presidente Donald Trump a ver la cripta de Napoleón. Fue un movimiento notable, que los líderes franceses anteriores habían evitado debido a una visita similar realizada en 1940 por Adolf Hitler . Imperturbable, uno de los líderes europeos más jóvenes desde Napoleón todavía decidió dar el paso. Macron nunca ha disfrazado su creencia en el papel de Francia en el corazón de una Europa más poderosa y unificada , ni su deseo de ser la figura que impulse esa reinvención continental.

Trump, sin embargo, fue más prosaico en su análisis de la escena. “Bueno, Napoleón terminó un poco mal” , concluyó.

Noticias relacionadas