• La fiscal general del estado de Nueva York anunció que la investigación contra el conglomerado de empresas del expresidente pasará a tener un componente criminal. El exmandatario respondió que buscan evitar su candidatura presidencial para 2024. Foto principal: EFE

Donald Trump sigue en la mira de la justicia de Estados Unidos por diferentes causas. Los avances más recientes tienen que ver con la Organización Trump. La fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, anunció que su investigación de actividades fiscales y bancarias sospechosas del conglomerado de empresas del expresidente dejó de ser puramente civil para incluir también un componente criminal. De esta forma, en el que la oficina va a sumarse al caso ya abierto por el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance, en el año 2019.

Ahora la investigación comprobará si el conglomerado Trump engañó a prestamistas y compañías de seguros sobre el valor de las propiedades. También si pagó los impuestos correspondientes por las transacciones que realizó.

De acuerdo con la Fiscalía, comunicaron este paso judicial por carta a finales de abril a los abogados del expresidente. Sin embargo, Trump aseguró en un extenso comunicado que se enteró por «filtraciones a la prensa».

Cacería de brujas

Además, el exmandatario desacreditó las investigaciones de James y Vance, ambos demócratas, al asegurar que son pesquisas «corruptas» y una «continuación de la caza de brujas» política de la que dice ser víctima.

“Estas investigaciones también han estado sucediendo durante años con miembros y asociados de la Organización Trump siendo brutalmente atacados, acosados y amenazados, con el fin de decir algo malo sobre el 45º presidente de los Estados Unidos”, agregó en el comunicado.

Acusó a los fiscales de intentar evitar que se postule nuevamente para la Casa Blanca en 2024. Esto debido a que el fiscal general ahora puede pedir sanciones penales como parte de la investigación, lo que impediría o dificultaría su candidatura en las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Vance y la familia Trump

En Manhattan, el fiscal general Vance podría despedirse del cargo con la acusación a la Organización Trump. El demócrata tiene 10 meses para el final de su mandato. Tiempo suficiente, sin embargo, para sacar adelante el proceso, según dijo a CNN Anne Milgram, exfiscal general de Nueva Jersey y exfiscal federal.

Familia Trump
Imagen: Financial Times

Vance, hijo de un exsecretario de Estado de EE UU y conocedor de Washington, se postuló para fiscal de distrito y asumió el cargo en 2010 después de más de 30 años de que estuviera al frente su predecesor, Robert Morgenthau.

Además de varios casos famosos -presentó cargos penales contra el magnate de Hollywood Harvey Weinstein por agresión sexual tras el auge del movimiento #MeToo-, Vance ya ha tratado con la familia Trump. Y, contrario a quienes lo acusan de parcial por ser demócrata, favoreció a los hijos del exmandatario.

Fue en el año 2012, cuando no enjuició a Donald Trump Jr. e Ivanka Trump, quienes fueron investigados por presuntamente engañar a compradores potenciales de unidades en el Trump SoHo, una propiedad hotelera de Nueva York. En ambos casos, los abogados de las personas habían donado a la campaña de Vance. El fiscal defendió en el año 2017 que las donaciones no influyeron en su decisión, sino que no había pruebas suficientes.

Ahora la oficina del fiscal de distrito de Manhattan está examinando millones de páginas de documentos que incluyen las declaraciones de impuestos de Trump, estados financieros y comunicaciones entre la Organización Trump y Mazars, el contable del expresidente. También han entrevistado a testigos, citado documentos de prestamistas, un corredor de seguros, y reclutaron a un exfiscal federal con experiencia en complejas investigaciones financieras para reforzar su equipo.

James, una espina para Trump

Cuando James se postuló para fiscal general de Nueva York en 2018, prometió investigarlo todo: desde las políticas de Trump hasta sus finanzas. “Me postulo para fiscal general porque nunca tendré miedo de desafiar a este presidente ilegítimo cuando nuestros derechos fundamentales están en juego”, dijo.

Justicia pendiente de empresa de Trump
Letitia James. Foto: Kathy Willens/Associated Press

Desde entonces James ha cumplido con su palabra. Concluyó una demanda presentada por su predecesor que llevó a la disolución de la Fundación Trump; obligó a Eric Trump, quien codirige las operaciones diarias de la Organización Trump, a presentarse a una deposición; ordenó al abogado de impuestos de Trump que entregue montones de documentos, entre otras decisiones.

Por todo esto, el anterior presidente de EE UU la acusó de ser parcial y de responder a motivaciones políticas. Ella siempre ha desestimado esas acusaciones.

“No soy parcial. Represento al estado, a todos los individuos, a todos los ciudadanos del estado de Nueva York, ya sean republicanos o demócratas”, le dijo James a Marie Claire en enero. “Ese es mi deber y esa es la misión”, añadió.

Otros casos

A pesar de que son varios los frentes judiciales que debe afrontar Trump, muchas de ellas, como las denuncias de abuso sexual o la demanda de Mary Trump por su libro familiar, tienen poco éxito de prosperar.

Pero otra de las investigaciones más importantes que sigue abierta en contra del expresidente es por sus intentos de anular los resultados electorales en el estado de Georgia. Bajo el pretexto de un supuesto fraude que nunca demostró y que la justicia ha desestimado, Trump presionó a los fiscales para que dejaran sin efecto la elección.

La oficina del secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, un veterano republicano, está investigando a Trump por esta causa.

Fuentes de CNN dijeron que los funcionarios están analizando dos llamadas. Una de ellas es una conversación de Trump con Raffensperger en el que lo presionó para que “encontrara” votos para anular los resultados electorales después de su derrota ante Joe Biden. En la otra llamada telefónica sugirió lo mismo a un investigador electoral de Georgia en la oficina del secretario de Estado.

Por su parte, la defensa de Trump argumenta que no hubo nada raro, e insisten en que todas las denuncias tienen el mismo propósito: sacarlos de la carrera presidencial de 2024.

Noticias relacionadas