• Los vecinos de La Vega reportaron una balacera a las 3:00 pm. Los enfrentamientos en la zona se han hecho recurrentes en el transcurso del último año

La tarde de este jueves 07 de junio se reportó nuevamente un enfrentamiento entre antisociales y comisiones policiales en La Vega, Caracas. Vecinos del sector temen por sus vidas y habitantes de zonas adyacentes como San Martín, El Paraíso, y Montalbán denunciaron en redes sociales el sonido de los disparos de armas de alto calibre.

De acuerdo con el periodista de sucesos Román Camacho, varias personas reportaron impactos de bala en paredes y ventanas de las viviendas. Al menos tres delincuentes huyeron de una garita que habían instalado en la montaña de la zona.

El último enfrentamiento en el sector

Los vecinos de La Vega, parroquia del municipio Libertador de Caracas, despertaron la mañana de este miércoles 2 de junio con el sonido de disparos. Los habitantes de las zonas aledañas, como la urbanización Montalbán, también escucharon el mismo estruendo. El enfrentamiento entre las bandas del sector que se disputan el control de la zona duró aproximadamente una hora, según el testimonio de los habitantes. 

Asimismo, el periodista Román Camacho reportó la noche anterior un enfrentamiento entre funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y  antisociales. En los últimos meses se ha hecho recurrente la disputa del sector de La Vega entre las bandas delictivas y los funcionarios de las fuerzas de seguridad del Estado. 

Las comunidades más afectadas por estos enfrentamientos son El Carmen, Valle Alegre y la parte alta de la calle Zulia. Los vecinos han reportado en varias ocasiones la zozobra y el temor de los constantes enfrentamientos. Ante el sonido de los disparos estos deben esconderse en los rincones de sus hogares para evitar ser víctimas de las balas perdidas. 

Los antisociales han construido algunos puntos de control y observación alrededor de las montañas de La Vega y la Cota 905 para vigilar todos los movimientos de cada sector. El periodista de sucesos Delmiro del Barrio publicó un video en el cual se pueden reconocer estos lugares. 

El mes de mayo se reportaron varios enfrentamientos en la zona, algunos entre las bandas que se disputan el control y otros de estos con funcionarios de las fuerzas de seguridad del Estado. El 30 de mayo los vecinos reportaron un tiroteo por el secuestro de un integrante de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Foto: cortesía

Los disparos comenzaron a las 11:00 am de ese día en la calle El Carmen de La Vega. Las Fuerzas Especiales (FAES), Policaracas, PNB y otros cuerpos de seguridad lograron el rescate del funcionario después de varias horas de balacera. 

El 24 de mayo, por su parte, se reportó otro enfrentamiento entre las bandas del sector y funcionarios de las FAES. Los delincuentes, según el relato de los vecinos, caminaban por las calles gritando las consignas de “somos el hampa” y “La Vega es nuestra”. El tiroteo duró más de 8 horas y dos personas fueron asesinadas por las balas perdidas.

Diego Alejandro Rivas Infante, de 16 años de edad, fue herido en la cabeza mientras dormía en su casa, ubicada en Terrazas de La Vega, y falleció cinco días después en el hospital Pérez Carreño. Blanca Orellana fue encontrada muerta en su casa, ubicada en la calle El Rosario, el día siguiente al enfrentamiento. Fue herida en el abdomen por una bala perdida.

El control de La Vega: enfrentamientos que no se detienen

Las últimas semanas de 2020 se caracterizaron por la presencia de hombres armados en la calle Zulia y sus alrededores y enfrentamientos en La Vega. Los vecinos, para ese momentos, sospechaban de que se trataba de integrantes de la megabanda del Coqui. El 29 y 30 de diciembre de ese año miembros de la bandas tomaron los sectores Valle Alegre, El Carmen, Las Margaritas, Las Maticas, Los Paraparos, Los Cangilones, San Miguel, La Ladera, La Fila y la calle Zulia. 

El 8 de enero de 2021, después de algunos enfrentamientos, las FAES, junto a la Dirección de Investigaciones Penales (DIP) y la Unidad de Operaciones Tácticas Especiales (UOTE) realizaron un operativo en la zona que dejó 23 muertos, según la organización Provea. Entre el 8 y 11 de enero La Vega se convirtió en un sector de guerra y los cuerpos de seguridad del Estado fueron responsables, de acuerdo con Monitor de Víctimas, de 14 ejecuciones extrajudiciales, de las cuales cuatro eran menores de edad.

Enfrentamiento
Foto: cortesía

Los funcionarios informaron, en un principio, que los asesinados eran integrantes de la banda del Coqui, pero el relato de los familiares refiere a una masacre de jóvenes del sector. Por ejemplo, la madre de uno de los asesinados, un joven de 19 años de edad, denunció que su hijo fue asesinado por las FAES mientras regresaba del trabajo. Varios testigos informaron que agarraron al joven a una cuadra de su casa, lo golpearon, lo subieron al vehículo y, luego, apareció muerto. 

“La gente vio cuando lo golpearon en la cara. Eso no fue una balacera, fue una masacre. Le pusieron un apodo, alias Guacamaya. ¿Porque mi hijo tenía el pelo pintado era malandro?”, dijo la madre para Crónica Uno.

Los asesinados durante ese operativo, de acuerdo con Monitor de Víctimas, fueron: Luis Alejandro Ramírez (17) , Wilfredo Marcano (36), Yerikson José García Duarte (32), Raúl Antonio Lira Sánchez (25), Eliécer Rafael Martínez Rojas (23), Richard Alejandro Chile Cabello (20), Julio Alexander Pino Moreno (23), Yeferson José Moreno Plazola (28), Carlos Alfredo Hernández Hurtado (17), Jonathan Useche (17), Jonathan Efrén Durán González (17), Néstor Duarte, Nelson Enrique Villarta Talima (49), Eglis Rivas (25).

Funcionarios policiales
Foto: cortesía

El avance de las megabandas en el sector no se detuvo después de la masacre. Incluso, según el reporte de los vecinos, las zonas de La Montada, La Veguita, Valle Alegre, Andrés Eloy Blanco, El Carmen y las calles Independencia, Amapolas, Zulia, Paraparos, entre otras, están bajo el control de los delincuentes.

Ahora, los enfrentamientos en La Vega son constantes y el sonido de los disparos es común en el día a día de sus habitantes; los delincuentes caminan con armas largas por el sector y, al parecer, cada día que pasa este tipo de conductas y hechos se normalizan. 

Noticias relacionadas