• La iniciativa pretende atraer inversiones y facilitar la recepción de remesas en el país

El Salvador se convirtió el 9 de junio en el primer país en aprobar un marco jurídico que otorgue al bitcoin (BTC) el estatus de una moneda de uso legal luego de que el Parlamento de la nación centroamericana promulgara la “Ley Bitcoin”.

La aprobación de la ley ocurre a pocas horas de que el presidente Nayib Bukele informara, mediante un video divulgado en la conferencia Bitcoin 2021 en Miami, su intención de presentar una propuesta ante la Asamblea de El Salvador para darle un rango legal al uso de la criptomoneda.

Luego de la sorpresa inicial por la propuesta, los asistentes del evento mostraron su apoyo a esta medida por considerar que la migración a las criptomonedas en lugar del dinero fiduciario podría ser la solución a muchos de los problemas económicos que se viven actualmente. Entre ellos citan la política de emisión de dinero sin respaldo llevada a cabo por gran cantidad de países a través de sus respectivos bancos centrales.

Con un total de 62 votos a favor de los 84 posibles, la mayoría oficialista no tuvo ningún problema para aprobar la propuesta, presentada por el mandatario, lo que es considerado como un hecho histórico para los defensores de la adopción del BTC.

Jan Domínguez, CEO y cofundador de la firma de inversión en criptomonedas CMR Capital, comenta para El Diario que la noticia marca un hecho sin precedentes, pues convierte a El Salvador en el primer país del mundo en convertirse en lo que denomina como una “criptonación”.

Para el ecosistema cripto y todas aquellas personas que venimos trabajando en la adopción del BTC como una alternativa al dinero fiduciario este es un gran éxito que llega luego de años de trabajo” Jan Domínguez

Explica que pese a los señalamientos realizados por personas desconocedoras del mundo de las criptomonedas, el BTC puede cumplir perfectamente como una moneda de uso legal tal y como sucederá en El Salvador. La razón de ello es que cumple con los tres requisitos fundamentales para que pueda ser considerado como dinero.

El primero de ellos es que tal y como cualquier unidad monetaria puede servir de unidad de cuenta, como un mecanismo de reserva de valor, además de permitir la transferencia de valor.

“Desde su creación, el BTC ya cumple con esas tres condiciones. No existe ningún inconveniente para que pueda ser utilizado como moneda de uso legal”, reitera.

Considera que el paso dado en El Salvador podría ocasionar un “efecto en cascada” en el que otros países reconozcan “el fracaso” de sus respectivos bancos centrales y decidan migrar al ecosistema cripto.

Destaca que la medida asumida por Bukele en su país, al tratarse de un hecho sin precedentes, puede ser vista como riesgosa en el corto plazo. No obstante, afirma que a largo plazo puede traer muchos beneficios a los países que adopten esta línea de acción.

Esa fue precisamente una de las justificaciones del mandatario, quien aseguró que la adopción del BTC permitiría crear miles de puestos de empleo en El Salvador, al tiempo que lo ubicaría como un referente mundial.

Cotización del bitcoin

El Salvador: ¿Qué consecuencias puede generar la declaración del bitcoin como moneda de uso legal?

Tras lograr su mayor cotización histórica el pasado mes de abril, con un precio de 64.863,10 dólares por unidad, el BTC ha registrado una caída sostenida que lo ha llevado a ubicarse entorno a los 35.000 dólares. Algunos analistas han señalado que el precio de la criptomoneda podría caer aún más, rompiendo la barrera de los 30.000 dólares por unidad, algo que no se ve desde el 1° de enero.

Pese a esto, Domínguez señala que la ley aprobada en El Salvador podría contribuir a generar un alza en la cotización del BTC, tal y como ha ocurrido tras conocerse la noticia de la aprobación de la ley.

Luego de producirse la aprobación de la ley, el precio registró un incremento cercano a 13% ubicándose por encima de los 36.000 dólares de acuerdo con información publicada por el portal Coinmarketcap.

El alza forma parte de las previsiones que los gemelos Tayler y Cameron Winklevoss han vaticinado. Ambos concuerdan en que, a futuro, el precio superará fácilmente los 500.000 dólares por unidad.

“La pregunta en nuestra mente no es tanto si llega a USD 500,000, sino cuán rápido”, afirmaron durante una entrevista ofrecida en octubre.

En este sentido, el CEO de CMR Capital considera que en caso de que otros países comiencen a replicar la política asumida por El Salvador, esto podría ocasionar que el precio del BTC se dispare ante el aumento de la demanda que ello conllevaría. Asegura que en este escenario su cotización podría superar el millón de dólares.

Pilar Navarro, economista de la firma Medley Global Advisors, comenta para El Diario que prevé un panorama diferente. Asevera que el impacto de esta nueva política económica sea significativamente menor al esperado por algunos sectores vinculados a las criptomonedas.

Argumenta que uno de los factores que contribuyen a ello es que la economía de El Salvador es relativamente pequeña, pues su Producto Interno Bruto (PIB) es de solamente unos 30 millardos de dólares.

Posibles repercusiones

Navarro señala que es muy poco factible que la adopción del BTC pueda llegar a resultar beneficiosa para la economía de El Salvador, pese a las promesas realizadas por Bukele en las que aseguraba que esto traería inversiones al país.

La economista, que cubre mercados emergentes, sostiene que un dato que refleja esta realidad es el hecho de que solamente poco más de un tercio (36%) de la población se encuentra bancarizada. A esto se suma también que menos de la mitad (41%) de los salvadoreños tiene acceso a Internet.

Es difícil ver cómo el uso de bitcoin pueda facilitar las transacciones de los salvadoreños o vaya a ser usado ampliamente entre ellos, en vez de monedas y billetes” Pilar Navarro

De igual forma, agrega que a diferencia del papel moneda el BTC no es expedito al momento de realizar operaciones, por lo que su uso no aportaría un beneficio a la ciudadanía.

La experta apunta que desde los mercados internacionales observan con escepticismo los acontecimientos en El Salvador, pues no comprenden la necesidad de implementar una criptomoneda de la cual el Estado no tendrá ningún tipo de control. A esto se añade el hecho de que desde el año 2001 la moneda oficial del país es el dólar estadounidense, una divisa de la que tampoco tienen control en términos de su emisión.

“La iniciativa de Bukele es leída como una más de sus medidas económicas grandilocuentes con poco beneficio económico y que en última instancia puede servir para lavado de dinero y corrupción”, asevera.

En este punto, la plataforma Coinbase explica que menos del 1% de las transacciones con criptomonedas están relacionadas con actividades ilícitas, según una investigación. La compañía destaca que de 2017 a 2020 la actividad criminal fue ampliamente conducida mediante las instituciones financieras tradicionales.

Coinbase igualmente señala que las criptomonedas son más fáciles de rastrear porque las bases de datos públicas (blockchain) ya existen en las mayorías de las transacciones de este tipo, una afirmación que respalda el Departamento de justicia de Estados Unidos.

Desde el gobierno salvadoreño han afirmado que la implementación del BTC como una nueva moneda de uso legal no implicará la sustitución del dólar en la economía. 

Miguel Kattán, secretario de Comercio e Inversión, señaló que la población continuará realizando transacciones con la moneda estadounidense y explicó que ahora podrán utilizar el BTC como un medio de pago adicional.

Pilar Navarro indica que un aspecto interesante de la nueva legislación es que los intercambios en bitcoin no acarreará ningún tipo de impuesto, lo que podría servir para que el número de operaciones crezca rápidamente. No obstante, añade que existen factores como la alta volatilidad que pueden frenar su adopción. 

“Siendo el bitcoin tan volátil, puede afectar las hojas de balances de empresas que lo tengan como activos. Asimismo, el gobierno anunció la creación de un fideicomiso en el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal) para garantizar la convertibilidad inmediata, lo que lleva a pensar que en última instancia será el Estado salvadoreño que, ante caídas fuertes en la cotización de la criptomoneda, asumirá las pérdidas”, comenta.

Remesas

Una de las principales fuentes de ingreso de El Salvador proviene de las remesas que envían al país ciudadanos que se encuentran en otros países. Para el año 2020 esto representó una entrada de divisas cercana a los 6 millardos de dólares, una cifra nada despreciable tomando en cuenta que el PIB de ese país es de 30 millardos de dólares.

Según el presidente Bukele una de las principales trabas que sufren este tipo de transacciones radica en las altas tarifas que deben cancelarse para poder efectuarlas.

“Un punto positivo del BTC, puede ser que su uso en el flujo de remesas abarate los costes. Las remesas representan 20% del PIB de El Salvador y 90% provienen de Estados Unidos”, afirma la experta.

El paso dado por El Salvador lo sitúa como uno de los países con mayores avances en materia de criptomonedas. Del resultado de esta “apuesta” dependerá que otras naciones decidan crear o no legislaciones que contemplen el uso del bitcoin como una moneda de uso legal.

Noticias relacionadas