• La confederación europea rechazó una propuesta para adornar el estadio Allianz Arena con la bandera del arcoiris durante el partido entre Alemania y Hungría. En respuesta, varios clubes germanos protestaron vistiendo sus sedes con el símbolo multicolor. Foto: AFP

Los colores de la bandera arcoiris brillarán en varios estadios de fútbol alemanes el miércoles 23 de junio de 2021, mientras se celebra el partido entre Alemania y Hungría en la Eurocopa. El único lugar donde las luces multicolor estarán ausentes será en el Allianz Arena de Múnich, sitio donde se realizará el encuentro.

La razón generó un rechazo masivo dentro de clubes y aficionados de todo el país: la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) ordenó a los técnicos de iluminación evitar las referencias al colectivo de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales y Queers (LGBTIQ+) durante el evento.

En un comunicado publicado el 22 de junio, la UEFA rechazó la propuesta del alcalde de Múnich, Dieter Reiter, de iluminar el estadio con los colores del arcoiris. Esto en respuesta a la reciente ley aprobada por el Parlamento húngaro en la que se prohíbe hablar sobre la homosexualidad en las escuelas.

“La UEFA, a través de sus estatutos, es una organización política y religiosamente neutral. Dado el contexto político de esta solicitud específica, un mensaje que apunta a una decisión tomada por el Parlamento nacional húngaro, la asociación debe rechazar esta solicitud”, señala el texto.

Contradicciones institucionales

Colores LGBTIQ+
El portero Manuel Neuer usando un brazalete de capitán con los colores de la bandera LBTIQ+. Foto: Cortesía

En su mensaje, la confederación europea fue bastante enfática en que rechaza cualquier tipo de discriminación. También recordaron que el ente mantiene diferentes campañas a favor de la inclusión, como el Equal Game. No obstante, no vacilaron en calificar como “política” la propuesta de Reiter, además de plantear otras fechas para realizar el acto.

Firmas por la igualdad

Para la edición 2021 de la Eurocopa, la UEFA lanzó una nueva campaña titulada “Firmas por un juego parejo”, la cual busca luchar contra la discriminación de cualquier clase dentro del fútbol europeo.

La iniciativa recoge los testimonios de jugadores en contra del racismo, la xenofobia, el machismo y la homofobia, entre otros discursos de odio. También insta a los clubes y selecciones nacionales a promover mensajes a favor de la tolerancia y la diversidad.

La campaña forma parte del programa Equal Game, lanzado durante la temporada 2017-2018 de la Liga Europea. Está en sintonía con Respect, el mensaje de responsabilidad social de la UEFA desde 2008 para incentivar al respeto en la cancha.

“La UEFA ha propuesto fechas alternativas para la iluminación que se alinean mejor con los eventos existentes”, sentenció la institución. Los directivos sugirieron iluminar el Allianz Arena el 28 de junio de 2021, cuando se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+.

La decisión se contradice con otro pronunciamiento tomado el 20 de junio de 2021, que involucró al capitán de la selección alemana, Manuel Neuer. Durante toda la Eurocopa, el portero utilizó un brazalete arcoíris en lugar del reglamentario, por lo que le abrieron una investigación. Luego de fuertes protestas de parte de los jugadores alemanes, finalmente la UEFA determinó que el gesto de Neuer no constituía un símbolo político, por lo que no ameritaba sanción.

Se desconoce si para el partido contra Hungría el capitán alemán volverá a usar el brazalete en respuesta al cambio de opinión de la UEFA.

Apoyo multicolor para la comunidad LGBTIQ+

Colores de la comunidad LGBTIQ+
Marcador del Veltins Arena, sede del equipo Schalke 04. Foto: Cortesía Twitter @s04_es

Varios futbolistas y clubes alemanes emitieron pronunciamientos contra la medida. Equipos como el Wolfsburg, el Eintracht Frankfurt o el Werder Bremen rechazaron abiertamente la negativa de la UEFA. 

“Querida Eurocopa 2020, no te ofendas por el arcoiris. Piensa en aquellos que todavía son discriminados. Necesitan apoyo. ¡Tú apoyo también!”, escribió el exfutbolista alemán Thomas Hitzlsperger, quien en 2014 declaró abiertamente su homosexualidad.

El FC Bayern München, equipo que usa el Allianz Arena como sede, también manifestó su apoyo total por la diversidad. “El cosmopolitismo y la tolerancia son valores fundamentales que defiende nuestra sociedad”, expresó el presidente del club, Herbert Hainer.

Fuera de las fronteras alemanas, otros clubes europeos también compartieron mensajes de apoyo a la comunidad LGBTIQ+. En España, el FC Barcelona modificó su escudo para incorporar los colores del arcoiris, al igual que la Juventus de Italia. En el Reino Unido, el Chelsea también colocó la bandera gay detrás de su emblema.

Protesta activa

La indignación trascendió más allá de las redes sociales. Desde el mismo martes en que se publicó el comunicado de la UEFA, varios clubes alemanes iluminaron sus estadios con los colores vetados en señal de protesta. 

El Estadio Olímpico de Berlín será uno de los que participa en la iniciativa. También en ciudades como Frankfurt y Colonia ya se colocaron banderas LGBTIQ+ en apoyo a la causa. De acuerdo con la agencia DW, la idea es que la mayor cantidad de estadios en toda Alemania se iluminen el miércoles mientras la selección nacional juega contra Hungría.

Aunque el Allianz Arena no se iluminará, sí lo harán varios edificios públicos en Múnich. El alcalde Reiter anunció que el arcoiris estará presente durante el partido en la sede del Ayuntamiento. También en instalaciones visibles en gran parte de la ciudad, como una rueda de la fortuna y una torre de telecomunicaciones.

La casa del Bayern acostumbra a iluminarse en apoyo al colectivo LGBTIQ+ desde 2014, cuando el equipo fue sancionado por una pancarta homófoba desplegada por un grupo de fanáticos.  La multa fue impuesta en ese momento por la UEFA. 

Estadio Olímpico de Berlín. Foto: Cortesía

Política excluyente

En Hungría la situación de derechos a la diversidad sexual y de género se ha deteriorado fuertemente en los últimos años. El 15 de junio de 2021, el Parlamento aprobó un paquete de leyes entre las que se encuentra una en la que se prohíbe cualquier referencia a la homosexualidad en las escuelas.

«La pornografía y los contenidos que representen la sexualidad o promuevan la desviación de la identidad de género, el cambio de sexo o la homosexualidad no deben ser accesibles a menores de 18 años», señala el texto, consultado por la agencia AFP.

Del mismo modo, también se prohíbe cualquier mención al colectivo LGBTIQ+ en la televisión, incluso en los programas educativos que aborden el tema de la sexualidad.

El gobierno del primer ministro, Viktor Orban, de corte ultraconservador, también ha promovido otras leyes polémicas. El 15 de diciembre de 2020, el Parlamento dominado por su partido aprobó una enmienda constitucional en la que se excluía a las parejas del mismo sexo del derecho a adoptar niños. El matrimonio homosexual tampoco está contemplado, al establecer la ley que solo puede ser entre varón y hembra.

Hasta la Unión Europea se ha pronunciado en contra de las políticas recientes de Budapest, aunque para la UEFA la noción de neutralidad parece ser justo lo que busca Orban: invisibilizar la bandera del arcoiris. Por eso, en pleno Mes del Orgullo Gay, toda Alemania se teñirá con sus colores.

Noticias relacionadas