• Científicos en China hallaron los restos de un espécimen nuevo de la familia de los rinocerontes gigantes que habitaron Asia y parte de Europa

En China encontraron los restos de una nueva especie de rinoceronte gigante que existió hace más de 16 millones de años. De acuerdo con un estudio de Communications Biology, el animal vivió en Asia y parte de Europa. 

La investigación detalla que este ejemplar era incluso más alto que una jirafa y se alimentaba de las copas de los árboles. Fue bautizado con el nombre Paraceratherium Linxiaense, ya que el cráneo y la mandíbula se hallaron en Linxia (una cuenca ubicada en la región central de China). 

Gracias a este descubrimiento, los expertos pueden comprender mejor la evolución y distribución de los seis tipos distintos de rinoceronte gigante que existieron durante el periodo conocido como Oligoceno. Durante esa época la especie no tenía cuerno y según el estudio de Communications Biology, se desplazó por Mongolia hasta todo el sur de Asia. Habría pesado entre 21 y 24 toneladas, y midió entre cinco y siete metros de altura.

“El rinoceronte gigante no tiene cuerno y parece más un caballo que un rinoceronte. Su cabeza puede alcanzar una altura de siete metros para llegar a las hojas de las copas de los árboles”. Explicó Tao Deng, miembro de la Academia de Ciencias de China, a la revista New Scientist

El descubrimiento de un fósil de rinoceronte gigante y otros hallazgos que han marcado la historia
Imagen de Communications Biology
El descubrimiento de un fósil de rinoceronte gigante y otros hallazgos que han marcado la historia
Imagen de Communications Biology

Otros mamíferos gigantes de los que se tienen registros

Además del rinoceronte gigante, que es considerado uno de los mamíferos más grande que ha vivido en la Tierra, también existió una especie de elefante, Dinoterio (Deinotherium). Este animal medía entre cuatro y cinco metros de alto y llegó a pesar hasta 14 toneladas. Se encontraba en el continente africano y contrario a los elefantes de la actualidad, su trompa era más corta y los colmillos estaban en la mandíbula inferior,  apuntaban hacia abajo. 

El mammut también es considerado como uno de los más grandes, pues un ejemplar podía alcanzar una altura de tres metros y pesar hasta cinco toneladas. Habitó en América del Norte, Europa y Asia. Hace 10 millones de años también existió el roedor más grande de todos, el josephoartigasia, que media hasta tres metros y podía llegar a pesar una tonelada.

El megaterio también era un gigante que vivió en el planeta. Se trata de un perezoso que medía seis metros de altitud y habitó en América del Sur.

Fósil de un perezoso gigante en el Alto Hatillo de Caracas

Durante los primeros días de junio de 2021, la prehistoria de Venezuela revivió con el descubrimiento de un perezoso gigante cuyos restos se encontraron en las cuevas del Morro de la Guairita, en el Alto Hatillo de Caracas. Los estudios del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) indicaron que el animal vivió durante el Pleistoceno tardío, hace 20.000 años.

En una previa entrevista exclusiva para El Diario, el jefe del Laboratorio de Paleontología del IVIC, Ascanio Rincón, afirmó que es la primera vez que se descubre un animal prehistórico en el valle de Caracas. El ejemplar, indicó, es muy parecido a otro hallado en tierras mexicanas –también perteneciente al Pleistoceno tardío– y que fue bautizado como Xibalbaonyx. Por ello, el recientemente encontrado en Venezuela se denominó Affini a (Aff.) Xibalbaonyx temporalmente, lo que quiere decir que es similar a la especie encontrada en México, pero que muy probablemente represente un género y especie nueva para la ciencia.

Recientes descubrimientos de fósiles importantes 

En 2003 fue encontrado en España el fósil de una nueva especie de dinosaurio carnívoro, al cual le dieron el nombre de Tamarro Insperatus. De acuerdo con la reconstrucción que hicieron los expertos, el animal era una combinación de un ave con un velocirraptor. 

El tamarro aumentaba de tamaño de forma muy rápida, similar a como lo hacen actualmente el avestruz o el emú. En tan solo un par de años, el tamarro podría haber alcanzado su tamaño adulto de dos metros de longitud y unos 20 kg de peso. Lo más probable es que fuera un dinosaurio carroñero o un depredador de pequeños reptiles, mamíferos e incluso insectos.

Reconstrucción del Tamarro insperatus, hecha por Óscar Sanisidro

Otra nueva especie de dinosaurio fue descubierta en México a inicios de 2021 por un equipo de paleontólogos de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, luego de ocho años de investigación. El espécimen fue bautizado como Tlatolophus galorum y solo la cresta de la cabeza medía 1,3 metros de largo. 

De largo, el animal podía medir hasta 12 metros y de altura hasta cuatro. Los científicos que descubrieron el fósil aseguran que el animal andaba la mayor parte del tiempo apoyado sobre sus patas traseras y que seguramente se alimentaba de plantas. 

Ilustración del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México

Hallazgos como estos sirven para que los investigadores registren datos que permitan conocer más sobre la diversa fauna que existió hace millones de años en el mundo y entender mejor los procesos evolutivos de las especies que se encuentran actualmente entre nosotros.

Noticias relacionadas