• El ingeniero en sistemas venezolano David Aviléz desarrolló una aplicación móvil que alerta a las personas registradas cuando están a menos de 1,5 metros de distancia de otros y les avisa sobre posibles focos de contagio

El venezolano David Aviléz trabajó 18 meses de manera consecutiva en la creación de la aplicación Rope Stubborn. Esta está diseñada para alertar a las personas sobre posibles focos de contagios de covid-19 y recordarles el cumplimiento de las medidas de bioseguridad. 

Aviléz es ingeniero en sistemas, analista y programador. A la fecha, ha creado más de 48 sistemas de software que están en funcionamiento en Venezuela. 

La idea de diseñar una aplicación sanitaria nació en España -lugar donde se encuentra actualmente- cuando recién empezaron a imponer restricciones contra el covid-19. Surgió como una manera de aportar a la humanidad una herramienta útil en medio de una enfermedad desconocida. 

“La misma profesión me hace ir más allá, un paso adelante. Cuando veo situaciones las voy analizando mucho. En España veía cómo las personas no hacían caso a las medidas de bioseguridad”, dijo Aviléz en entrevista para El Diario.

Su objetivo era desarrollar una aplicación gratuita apta para con muchos o escasos recursos; sin importar si tienen un teléfono celular de alta o baja gama, porque “sabía que nos iba a afectar a todos”.

Asegura que se despertaba a mitad de la noche con ideas sobre este proyecto y se sentaba a anotarlas para no olvidar ningún detalle. Poco a poco le dio forma, analizó factores externos y creó el algoritmo. Seguidamente trabajó en la posibilidad de usar la menor cantidad de datos móviles sin que la aplicación perdiera funcionabilidad. 

“La aplicación te va notificando los riesgos que has tenido durante un tiempo y tú vas interactuando con la app”, explicó.

Una aplicación seis en uno

Rope Stubborn es una aplicación móvil para dispositivos con sistema operativo Android o iOS. El usuario debe descargarla en su teléfono inteligente e ingresar los datos relacionados a su estado de salud sin registrar información personal. Desde ese momento la app podrá rastrear a otros dispositivos que también la tengan descargada y notificar sobre distanciamiento social e higiene.

“Es una aplicación seis en uno muy completa. He tenido que desarrollar dos aplicaciones, una que tiene el usuario y una que tiene el gobierno para hacer un enlace entre las dos y que no te afecte en ningún momento. Está probada, funciona bien y es de fácil interacción”, contó Aviléz.

Rope Stubborn tiene seis beneficios incluidos en una sola aplicación. Notifica a los usuarios cuando están a menos de metro y medio de distancia de otros que también tengan la aplicación, es decir, evita el contacto estrecho en tiempo real; permite recibir notificaciones sobre un cambio de diagnóstico de las personas con las que se tuvo contacto y si bien no muestra datos personales de otros individuos, emite una alerta como indicativo de que se debe mantener distancia.

“También tiene rastreo de focos de contagio. Con Google Maps podemos llegar a un sitio donde haya un brote y buscar a todas las personas que estuvieron allí y tenían la aplicación, para hacer un rastreo de toda esa zona”, precisó.

Si bien es una aplicación simple, permite configurar alertas o recordatorios sobre el uso de mascarilla o lavado de manos.

Rope Stubborn ofrece un certificado digital. Eso quiere decir que al recibir alguna dosis de vacuna anticovid u obtener una prueba diagnóstico, el usuario puede cargar ese comprobante a la aplicación y validarlo al instante para saber si es real o no. 

Le puedes crear un código único que muestras al funcionario, al aeropuerto o a cualquier lugar y ellos con la aplicación gubernamental verifican que ese código es válido”, contextualizó David.

Otra de las bondades de la aplicación está relacionada con el turismo. Permite a los usuarios obtener información sobre sitios emblemáticos del país en que se encuentran. También es multidiomas y no requiere datos móviles para configurarlo. Actualmente cuenta con nueve lenguas disponibles: español, inglés, francés, chino mandarín, ruso, árabe, alemán, italiano y portugués.

Cuerda para testarudos

Rope Stubborn es la traducción de “cuerda obstinada”, o como Aviléz lo define, “cuerda para testarudos”. Según cuenta eligió ese nombre porque en el proceso de creación de la aplicación constató que los seres humanos son tercos por naturaleza y quiso evidenciarlo con el nombre de la app.

“Yo decía ‘es que no hacemos caso, somos testarudos, hay que agarrarnos con un soga’. Así que Rope Stubborn es la soga para un testarudo. Pudo ser cualquier nombre, lo que queremos es que la solución cumpla con los objetivos, que ayude a salvar vidas”, afirmó.

El desarrollo de este sistema fue una fusión entre los conocimientos de David en programación y los de otra persona encargada de la parte visual. Es decir, lo que el usuario ve al momento de descargarla; asegura que debe ser muy cuidadoso con el desarrollo para que el consumidor se sienta seguro y la información llegue sin errores.

Si bien David Aviléz es el creador y desarrollador de la aplicación, otras personas figuran junto a él en este proceso para darla conocer. Vanessa Jiménez es la encargada del marketing digital y Evander Tovar es el representante comercial y asesor legal.

La aplicación está patentada, eso le otorga a David Aviléz derechos exclusivos sobre Rope Stubborn. Toda la documentación y el proceso legal estuvieron a cargo de una empresa en España que se desempeña del área de patentes, marcas y derechos de autor.

“En varios países, incluso en Venezuela, la app fue presentada y ha cumplido con expectativas bastante altas. Por el proceso actual de elecciones en Venezuela se ha retrasado el avance”, explicó.

En naciones como Chile, Colombia, Guatemala, El Salvador, Ecuador, México y Panamá las conversaciones también avanzan. Una vez lista la aplicación, es necesario una autorización de los gobiernos o de los entes de salud en el país para que pueda funcionar.

“Estamos trabajando en ese proceso. En Venezuela ya me he reunido con el Ministerio para la Comunicación, solo es tema de esperar. Pero necesito llegar a un acuerdo porque este tipo de sistemas requieren una serie de inversiones para su mantenimiento”.

Es optimista y tiene fe en que pronto Rope Stubborn estará disponible en gran número de países y cumplirá su objetivo de ayudar a otros a cuidarse del covid-19

La persona detrás de Rope Stubborn

David nació en Santa Bárbara, estado Bolívar, en 1974. Tiene 47 años de edad y es dueño de la empresa IO Sistemas & Computación en Lechería, estado Anzoátegui. La pasión por la informática comenzó desde que era muy joven, antes de entrar a la universidad. 

Creador de Rope Stubborn
Foto cortesía

Cuando tenía dos años de edad su padre murió y desde entonces su mamá tuvo que hacerse cargo de él y su hermano. Al año siguiente se mudó con su familia a Upata, estado Bolívar. Allí vivió el resto de su infancia y adolescencia. 

Cuenta que de pequeño veía una serie animada llamada Capitán futuro que lo atrapaba. Hacía referencia a la tecnología y eso le gustaba. Cree que parte de su inspiración viene de allí.

“En 1990 me fui a Puerto La Cruz (Anzoátegui) y empecé a estudiar como técnico en informática. Al año siguiente conseguí una beca por promedio de notas y gracias a un profesor del área de informática que también me ayudó”, relató David.

Tras obtener la beca empezó a trabajar en el área administrativa del Instituto Isaac Newton de Puerto La Cruz. Ese sería el inicio de un proceso de aprendizaje y conocimiento.

“Para esa época no existía ni siquiera el Internet. Comencé a hacer programas desde unas plataformas a bajo nivel, conozco mucho la programación y los sistemas operativos desde mucho antes que saliera el Windows; he ido evolucionando y he tenido que mantenerme actualizado para estar a la vanguardia”.

Actualmente está residenciado en España, asegura que la pandemia lo retuvo allá. Recién aterrizó en suelo ibérico tenía un proyecto en mente pero las restricciones cambiaron todos sus planes. Obtuvo un modelo de utilidad por 10 años y se centró en la creación de la aplicación, aunque asegura que ha registrado varias marcas en España, entre ellas, Rope Stubborn.

“Yo tengo mi compañía IO Sistemas & Computación y es una empresa muy reconocida a nivel de software. Lo mío siempre ha sido desarrollar software personalizados a personas y empresas de acuerdo a lo que manejan, no de manera generalizada, sino centralizada”, puntualizó David.

Tiene planes a futuro y nuevas ideas que le gustaría desarrollar. Actualmente tiene en mente una aplicación del ámbito inmobiliario que les permitiría a las personas invertir menos dinero al momento de arrendar un espacio. 

“Hay algunos problemas a la hora de alquilar y quiero ayudar con eso (…) no se pueden dar detalles porque está en proceso de patentes”, aseguró.

David Aviléz es un venezolano enamorado de la tecnología, la informática y los sistemas. Anhela aportar una herramienta positiva con Rope Stubborn y a futuro con otras aplicaciones que quiere diseñar. 

Al preguntarle si cree que su misión de vida es brindar oportunidades y mecanismos a través de la informática, asegura que solo el tiempo lo dirá. Y que si Dios puso en su camino la idea de crear una aplicación para compartir y ayudar a la humanidad “eso es justo lo que haré”.

Noticias relacionadas