• El mandatario haitiano, Jovenel Moïse, fue asesinado la madrugada del miércoles 7 de julio por hombres armados, según detalló el primer ministro interino de ese país. La primera dama, Martine Moïse, resultó herida y se encuentra siendo atendida en el Hospital General de Puerto Príncipe. Foto: EFE

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado este miércoles 7 de julio por hombres armados que perpetraron un asalto a su residencia de madrugada en el barrio de Pelerin de Puerto Príncipe, informó el primer ministro interino, Claude Joseph.

En el asalto resultó herida de bala la primera dama, Martine Moïse, que estuvo recibiendo cuidados médicos, según un comunicado leído por Joseph en la radio, reseñó EFE.

“Esta mañana mismo, a la una de la mañana, 7 de julio, un grupo de personas no identificadas, que hablaban en español e inglés, asesinaron al presidente de la República. El presidente ha muerto a causa de sus heridas“, dijo el primer ministro interino.

Joseph llamó a la calma de la población; aseguró que la “situación de seguridad del país está bajo control” y condenó el magnicidio, que calificó como “un acto de barbarie”.

El asesinato se produce dos meses antes de las elecciones presidenciales y legislativas convocadas para el próximo 26 de septiembre, unos comicios en los que Moïse no podía ser candidato.

Moïse había convocado para la misma fecha un referéndum para aprobar una nueva Constitución, un proyecto que no contaba con el apoyo de la oposición ni de la comunidad internacional.

Haití atraviesa una fuerte crisis política desde mediados de 2018 y vivió su momento más grave el pasado 7 de febrero, fecha en la que Moïse denunció que la oposición, con el apoyo de jueces, tramaban un golpe de Estado.

Una alerta

En febrero, Moïse alertó durante una entrevista telefónica a El País que un grupo de familias relacionadas con el sector eléctrico de Haití quería asesinarlo.

«El golpe de Estado no es un hecho puntual sino una secuencia de acciones. Hasta ahora los gobiernos eran títeres de los grupos económicos, pero esto hoy esto no sucede (…). Un pequeño grupo de oligarcas están detrás del golpe y quiere apoderarse de Haití», dijo en ese entonces refiriéndose a la familia Vorbe (dueña de la electricidad del país y una de las más poderosas).

De forma paralela, Haití atraviesa una honda crisis de seguridad, que se ha agravado en especial desde comienzos de junio por luchas territoriales entre las bandas armadas que se disputan el control de los barrios más pobres de Puerto Príncipe.

La primera dama sigue con vida

Distintos medios dominicanos y diplomáticos de otros países señalaron que Martine Moise murió poco después en el Hospital General de Puerto Príncipe producto de las heridas de bala que sufrió en el atentado. Sin embargo, la Embajada de Haití señaló que Martine no ha fallecido y que será trasladada a un centro médico en el exterior.

Aunque en principio no se señaló el destino de la primera dama, la agencia Reuters indicó que será atendida en un hospital de Miami, Estados Unidos, y que se encuentra en estado crítico.

Reacciones internacionales

Poco después de que se conociera la noticia, el presidente de República Dominicana, Luis Abinader, ordenó el cierre de la frontera con Haití y pidió a los militares reforzar la zona fronteriza.

“Lamentamos y condenamos el magnicidio del presidente haitiano, Jovenel Moïse (…). Este crimen atenta contra el orden democrático de Haití y de la región. Nuestras condolencias a sus familiares y al pueblo Haitiano”, escribió en Twitter el mandatario dominicano.

La Casa Blanca de Estados Unidos, por su parte, señaló que el asesinato del presidente fue ”horrible” y ”trágico”.

El alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell, se mostró «conmocionado» por el asesinato del presidente de Haití. «Este crimen presenta un riesgo de inestabilidad y una espiral de violencia, advirtió.

Entretanto, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, condenó el asesinato de Moise. “No olvidamos el apoyo de Haití a nuestra causa democrática”, dijo.

“Es un acto cobarde y lleno de barbarie contra todo el pueblo haitiano”, opinó el presidente de Colombia, Iván Duque, en rechazo total al suceso.

El gobierno de Ecuador también se pronunció contra el magnicidio de Moïse. “Nuestras más sinceras condolencias con sus seres queridos y todo el pueblo haitiano. Ecuador está con Haití en estos momentos difíciles”.

¿Quién fue Jovenel Moïse?

Jovenel Moïse tenía 52 años de edad (cumplidos el 26 de junio) y cuatro años en el poder tras suceder al expresidente Michel Martelly. Era un empresario, hijo de un comerciante y una costurera. Estudió Ciencias de la Educación en la Universidad de Quisqueya, Puerto Príncipe.

En sus inicios en el mundo laboral se dedicó a la venta de autos, pero poco después se avocó al cultivo y exportación de bananas; su éxito lo llevó a recibir el apodo de “”hombre banana“ y en menos de una década obtuvo el cargo de secretario general de la Cámara de Comercio e Industria de Haití.

En el proceso de su campaña electoral, resaltó el sector rural, el cual representa a la mayoría de las personas en Haití. Una de sus promesas más contundentes fue la de llevar electricidad y agua a todas las zonas del país. En 2016 ganó las elecciones presidenciales con el 55,6% de los votos, pero el escrutinio demoró por acusaciones de fraude realizadas por Jude Célestin, otro candidato al cargo.

Protestas en Haití

Desde hace dos años aproximadamente, la oposición pidió la dimisión de Moïse en varias ocasiones debido a que se reveló, por medio de un informe que publicó el Tribunal de Cuentas, que tanto el mandatario como su partido político estaban involucrados en casos de malversación de fondos.

“Mi mandato empezó el 7 de febrero del 2017 y termina el 7 de febrero del 2022. Entregaré el poder a su propietario que es el pueblo de Haití“, prometió Moïse en los últimos meses. Sin embargo, esto supondría una extensión del plazo establecido, ya que debía entregar el poder el mismo día y mes, pero de este año.

Planes previstos. Las elecciones legislativas habían sido aplazadas para septiembre de 2021, mientras que las presidenciales se pautaron para noviembre del mismo año. Moise aseguró que no participaría en estos comicios.

Las peticiones y campañas opositoras para que dejara el cargo, desde hace años, generaron algunas manifestaciones. Estas se intensificaron desde el 7 de febrero del año en curso al no despojarse de la presidencia.

Según las cifras de la prensa haitiana, hasta el 20 de febrero se registró un total de siete fallecidos y cientos de heridos producto de la confrontación en las manifestaciones. Sin embargo, la oposición mantuvo que la cantidad de muertos sobrepasaba los 50.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas