• Acaba de estrenar Origen, un tributo a los héroes musicales de su juventud. Metallica lo invitó a formar parte de un álbum conmemorativo. En mayo se cumplieron 20 años de su primera visita a Venezuela como solista con la Fundación Nuevas Bandas. Foto: Universal Music Latino

Juanes está contento. El entusiasmo es notable en el rostro y en la voz. Han sido semanas de buenas noticias. 

Acaba de estrenar Origen, el álbum en el que versiona a sus héroes de infancia y juventud, una obra en la que se adentra desde sus dominios  en el ideario de una región, esos ecos latinoamericanos y caribeños en los que reinterpreta canciones de la vida como “La bilirrubina”, “No tengo dinero”, “Rebelión” o “Volver”; esas que popularizaron Juan Luis Guerra, Juan Gabriel, Joe Arroyo y Carlos Gardel, solo algunos de los homenajeados. También se demuestra la pasión por Fito Páez, Julio Jaramillo, Diomedes Díaz, Familia André, Joaquín Sabina, Bob Marley y la atinada disrupción de Bruce Springsteen.

Origen es el regreso de Juanes a los sonidos que lo formaron, el reencuentro con la fuerza de la guitarra, el instrumento que ha realzado su música, y que había perdido protagonismo en años recientes, a pesar de que Juanes es un gran guitarrista, un atributo que hay que decir y repetir, para que no se olvide. 

Juanes es atrevido en Origen. “La bilirrubina” lleva la energía del ska mientras que la metalera “Todo hombre es una historia” se mueve en cumbia. 

Es 22 de junio de 2021. Día en el que se da a conocer otra noticia de la que Juanes es protagonista: el estreno de su versión de “Enter Sandman”. 

Se trata de un adelanto  del álbum The Metallica Blacklist, con versiones de 53 artistas de las 12 canciones del llamado disco negro de la banda estadounidense. Así celebran los 30 años de ese clásico. 

“Es como un sueño que me hayan invitado a formar parte de esto”, comenta Juanes vía Zoom en un encuentro con medios latinoamericanos en el que estuvo El Diario

Años de juventud

En el año 2007, en el pueblo antioqueño de Carolina del Príncipe develaron una estatua de Juanes. A esa pequeña y fría población, el cantante iba de pequeño con su familia en vacaciones o los fines de semana. 

Allá tenían una casa. En las noches, en la cantina cercana sonaban Carlos Gardel, Julio Jaramillo o Joe Arroyo. Así los conoció cada vez más, voces que forman también parte de la crianza, y que susurran a la par de los consejos y regaños de los padres. Veía como la familia era feliz con esas letras de amor y despecho. Estos relatos de vida forman parte también del documental Juanes:origen, sobre la producción de este álbum, y que está disponible en Amazon Prime. 

En 2019 Juanes hizo la primera lista de temas a versionar. “Fueron como 50 canciones. Luego me senté con Sebastian Krys, con quien coproduje, y redujimos el número a 12”, detalla. 

Cuando en 2017 Juanes estrenó Mis planes son amarte y dos años después Más futuro que pasado, el compositor vivió una etapa de experimentar con amigos del rap y del llamado género urbano. “Buscamos ese lugar intermedio entre ese mundo y el mío. Fueron dos proyectos, lo máximo que podía llegar a experimentar con ese tipo de sonidos. Pero el alma me pedía a gritos grabar música en vivo, con un bajista y un baterista tocando”, afirma sobre ese ímpetu que lo llevó a Origen

“Las canciones de este álbum fueron para eso, además de recordar esas canciones de la infancia. Meterme en esas melodías, en esas progresiones de acordes. Volver a las canciones que me inspiraron a estar acá”. 

El disco se terminó de grabar justo antes de que el mundo se trastocara por la pandemia, en marzo de 2020. Se pospuso el lanzamiento y la promoción, pero en 2021 ya no se podía esperar. Además, hay más planes, pues Origen tiene mucho que ver con lo que hará en el futuro el autor, además la experiencia con Metallica. “Me siento muy conmigo en este momento”.

Juanes cuenta que la experiencia lo ha impulsado a crear más música. Desde que empezó el confinamiento en marzo de 2020 ha estado creando música nueva. “Ahora viene el disco de canciones inéditas. Llevo un año y un poco más trabajando tranquilo en mi casa, como no lo hacía desde hace mucho”, comenta en encuentro con medios en el que estuvo El Diario

En este casi año y medio de pausa también ha profundizado en los estudios de armonía musical, canto, guitarra y poesía. “Aproveché este tiempo para hacer canciones, componer como loco. Eso es lo que he hecho todo este tiempo. Así ha sido toda mi vida, pero en este año más intensamente. También he tratado de digerir esta realidad que para todos ha sido muy extraña. Eso de dar todo por hecho. Uno reflexiona mucho más ahora sobre la salud, el cuidado, los amigos, la gente con la que quieres pasar el tiempo. Las prioridades pueden cambiar un poquito”, afirma el artista, nacido en 1972. 

Por los momentos, no hay planes de hacer una segunda parte de Origen con las canciones que quedaron por fuera. La mente está en grabar nuevos temas, así como en la gira que empezará en septiembre por varias ciudades estadounidenses. Claro, la lista está guardada, quién sabe si más adelante la saque de la gaveta. “Estoy pensando en música nueva para el año entrante”, reitera.

Cuando se le pregunta si en esa lista quedó algún músico venezolano, tomando en cuenta la cercanía de ambos países, Juanes responde que no. 

Juanes habló con medios de países como Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y República Dominicana | Cortesía Universal Music. Crédito Universal Music Latino

Aclara que no significa que no conozca la música venezolana, ni mucho menos, pero las canciones en Origen son las que descubrió en su niñez y juventud, especialmente en casa. Lo demás, llegó en otros momentos. Y para muestra, basta recordar conciertos en el país. En 2005, emocionó a la muchedumbre en el Poliedro de Caracas cuando versionó “Tonada de luna llena”, de Simón Díaz.

“De alguna manera, algunas canciones empezaron a parecerse en las temáticas y en los estilos”. Por fuera también quedaron canciones de Soda Stereo, banda que ama, o Rubén Blades, infaltable en la lista de autores latinoamericanos. 

“No significa que mi amor por Venezuela no esté ahí, ni mucho menos, hermano. Tiene que ver con lo que era mi vida en ese momento, mi casa y lo que pasaba en la radio. Más adelante llegaron Montaner, Franco de Vita y Yordano”. 

Dos décadas

Han sido varias las veces que Juanes se ha presentado en escenarios multitudinarios de Venezuela, entre ellos el llamado Paz Sin Fronteras en el Puente Internacional Simón Bolívar. En mayo se cumplieron 20 años de su primera visita al país como solista. 

En el 2000 había publicado su primer disco en solitario. Juan Esteban Aristizábal Vásquez se presentaba al mundo como Juanes. Titulado Fíjate bien, el álbum representaba un nuevo camino. Había dejado de ser el vocalista de la banda de metal medellinense Ekhymosis, en la que estuvo desde 1987.

Canciones como “Fíjate bien” empezaron a sonar tímidamente en radios venezolanas en 2001. En el canal musical Puma TV, referencia local que emulaba las ambiciones de MTV con bandas venezolanas y latinoamericanas, transmitía constantemente el video de ese sencillo, pero Juanes todavía era un desconocido para la mayoría del público venezolano. 

Vino a Caracas como invitado internacional de la quinta edición de los Premios Venezuela Pop & Rock, organizados por la Fundación Nuevas Bandas. Fue el 3 de mayo de 2001 en la sala de la entonces torre Corp Banca, ahora BOD. “Recuerdo a un tipo muy buena onda, igual que su equipo de trabajo, como sigue siéndolo. Un gran músico”, recuerda Ramón Castro, quien fue animador de esa velada junto con Ana María Simon. 

Dos meses después, viajó nuevamente como invitado del Festival Nuevas Bandas, que se llevó a cabo el 28 de julio de 2001 en los espacios abiertos del Teatro Teresa Carreño.

Esa noche Juanes versionó “El ratón” de Cheo Feliciano junto con Trece, un momento que fue registrado en un disco editado por la organización cultural.  

Félix Allueva, presidente de la Fundación Nuevas Bandas, recuerda esa primera visita al país de Juanes, su amigo. “Conocía el trabajo de Juan Esteban de su época rockera pesada en Ekhymosis, una referencia del metal  que se estaba haciendo en Colombia”.

Juanes
El gestor cultural Félix Allueva junto con Juanes en el año 2001 durante las primeras visitas del músico a Venezuela. Crédito Félix Allueva

De esa agrupación, le llamó la atención la poderosa guitarra que ejecutaba el cantante. “Con el tiempo, entrando el nuevo siglo, él se vincula con Gustavo Santaolalla, y ese sello que tenía llamado Surco, apoyado por Universal, que era muy experimental. Se atrevía con América Latina y propuestas poco aceptadas en el mainstream”.

Entonces, la oficina de la casa disquera en Venezuela le notificó sobre el lanzamiento de la ópera prima de Juanes como solista, Fíjate bien. “Nos llegó el álbum, y lo revisé con Yumber Vera, en ese momento encargado de medios de la fundación, y ahora periodista de fama en Argentina. Nos pareció interesante, especialmente porque se la jugaba con un cambio radical de estilo. Entraba más en el campo pop, más melódico, usaba mucho más la voz, con un perfil muy propio para la lírica que estaba construyendo. Me enganchó esa tendencia de tomar elementos típicos musicales, instrumentales, armónicos y rítmicos de Colombia, para incorporarlos en su propuesta pop rock. Yo estaba muy pegado en ese momento con la onda del mestizaje“.

La disquera quería saber si Juanes podía venir a Venezuela a través de la Fundación Nuevas Bandas. La respuesta fue que sí. 

“Nadie conocía a Juanes. Tenemos que estar claros. Solo esa vanguardia subterránea rockera que escuchaba programas de medianoche, y que estaba pendiente de lo que sucedía en el rock latinoamericano. Pero al mismo tiempo, la propuesta de Juanes no era fácil para un público rockero. Era un camino más cercano al pop comercial. Algunos metaleros venezolanos lo veían como un traidor, que pasó del metal a una especie de cumbia pop. Era inconcebible para ellos“.

Incluso, algunos periodistas, confundidos, pensaban que se trataba de una banda que se llamaba “Los Juanes“. Así le decían. 

Pero no faltó mucho para que el artista de Medellín consiguiera el estrellato. En octubre de 2001 ganó el Latin Grammy como Mejor Nuevo Artista, Fíjate bien obtuvo el premio como Mejor Álbum Vocal Solista de Rock, así como el tema que le da el nombre al disco recibió el reconocimiento como Mejor Canción Rock. 

En febrero de 2002, las nominaciones serían en la versión anglo de los Grammy, donde Fíjate bien compitió en la categoría Mejor Álbum de Rock Latino. Desde entonces, su carrera despegó hasta convertirse en una estrella de la música latinoamericana. 

“Si algo destaco además de su cualidades artísticas, es su humildad y ese sentido de querencia humana. Hay una historia para mí emblemática, que me hizo decir que es un tipo serio, comprometido y buena gente“, relata Félix Allueva antes de hablar sobre un viaje que hizo a Ciudad de México tres años después de esa primera presentación de Juanes en Caracas. 

Continúa: “Había salido su segundo disco. Era una estrella en Latinoamérica. Yo estaba en el aeropuerto y veo en el fondo a una persona que grita mi nombre. Cuando me doy cuenta, en la zona VIP veo a decenas de niñas vueltas locas. Hay una puerta entreabierta. Desde ahí, está Juan gritándome, moviendo la mano como loco para que fuera hasta allá. Me hizo pasar. Me atendió muy bien y me dio entradas para el concierto que tenía esa noche en el Zócalo. ¿Qué artista en pleno auge de fama hace eso para llamar a un tipo que conoció unos años atrás?“.

Esa amistad se ha conservado. Félix Allueva asegura que cada vez que el cantante ha visitado Caracas, lo llama para saludar, y en algunas ocasiones, le ha dicho para cenar y conversar un rato. “Para mí es un caballero. Eso no lo olvido. Para mí es muy importante“.

Juanes se enfrentó hace 20 años a un público que prácticamente desconocía su obra. Crédito Félix Allueva

En abril la cuenta en Instagram del programa de radio Rock en Ñ, uno de las iniciativas de la fundación para divulgar rock en español, publicó un video en el que Juanes invita a escuchar el espacio porque iban a transmitir la versión que hizo de “El amor después del amor“, del disco Origen

“Desde mi perspectiva se encaminó en una línea muy mainstream importante de música de calidad. Yo me fui hacia otros lados, en la búsqueda de sonidos pocos conocidos, más alternativos. Esa ha sido mi línea de trabajo. Quizá eso nos distanció un poco. A pesar de eso, aunque el último disco tiene mucho de regreso a los sonidos originales, existe un mutuo respeto y cariño. Cada vez que nos conseguimos, es como si nos hubiéramos visto el día anterior“. 

Caminos que confluyen

Aunque el estreno de Origen y la publicación de la versión de “Enter Sandman“ parecieran ser hechos aislados, en realidad todo está concatenado con los anhelos y planes de Juanes, como si los sueños de ese joven de Medellín que admiraba a Metallica no solo se hicieran realidad, sino que manifestaran también la certeza del camino bien recorrido. 

Juanes
El disco Origen representa un reencuentro del músico colombiano con el poder de su amada guitarra. Crédito Universal Music Latino

“En mi casa en Medellín, cuando vivíamos en el centro, compartía habitación con mi hermano. Mi cuarto estaba lleno de afiches de Metallica, Slayer, los Beatles. Recuerdo que había uno de Garage Days, ese álbum en el que Metallica hace covers de los artistas que han admirado. Entonces, eso viene conectado de ahí“, cuenta. 

La versión que hace Juanes del tema de la agrupación californiana lleva su sello. Juanes logró traer al Caribe el riff de guitarra, que toca más sincopado. Pensó en la güira, en tantos ritmos latinoamericanos, mientras trazaba las ideas para homenajear, desde su esencia, a la leyenda. “Muy al estilo de Origen“, dice. 

Las ganancias por The Metallica Blacklist serán destinadas a varias organizaciones benéficas elegidas por los artistas participantes. En el caso de Juanes, para la Fundación Mi Sangre, creada en 2006. De no haber existido esta convocatoria de Metallica, Juanes hubiese incluido en Origen algún tema de ellos. 

Los cercanos vínculos con Metallica no son recientes. En 2008 presentó a la agrupación estadounidense en los premios MTV. “La mejor banda del hijueputa mundo”, dijo el medellinense antes de que los músicos tocaran “The Day That Never Comes”. 

Tras bastidores, se registró el encuentro de Juanes con James Hetfield, una foto que el cantante colombiano usó recientemente en Instagram para compartir el audio de su colega estadounidense en el que invita a escuchar la versión de “Enter Sandman”.

Joaquín Sabina asegura que Juanes es uno de los exponentes que toma el testigo de la generación de compositores a la que él pertenece. Crédito Universal Music Latino

En noviembre de 2019, el baterista Lars Ulrich entregó a Juanes en Las Vegas el premio a Persona del Año durante la ceremonia de los Latin Gammy. 

Pocos meses antes, en julio, Juanes tocó “Seek and Destroy” en Rock al Parque en Bogotá. Metallica tuiteó sobre esa versión: “Estamos impresionados por la recepción que nuestro amigo Juanes recibió en Bogotá por su increíble interpretación de Seek! #RockalParque2019”. 

“Yo estaba en Alemania cuando vi que me habían tuiteado ese video de la versión que hice en Rock al Parque.  Hermano, yo me quería morir. Yo gritaba, no lo podía creer. Ese ha sido uno de los grandes regalos que me ha dado la música”, afirmó Juanes en el encuentro con medios vía Zoom. 

Noticias relacionadas