• La obra del artista Alberto José Sánchez tiene más de 80 metros en los que se juega con las percepciones de los transeúntes a través del cinetismo. “Más que transmitir un mensaje, busco una interacción con la persona, quiero crear en ellos una sensibilidad lúdica”, dijo para El Diario

Al final de la avenida principal de Las Mercedes, debajo del distribuidor Ciempiés, en el municipio Baruta, una pared oscura presenta la obra como “Trapecio multicolor”. 80 metros más hacia los costados, un mural de arte cinético crea un impacto visual y mental de tres dimensiones en los transeúntes y los convierte, más allá de meros espectadores, en parte de la obra misma. Es esa, precisamente, la concepción artística de su autor, el joven muralista y escultor geométrico Alberto José Sánchez.

“Trapecio multicolor”, inaugurado el 8 de julio, es el tercer mural de Sánchez en Caracas: el primero lo realizó en 2016, en la Plaza Don Bosco de Altamira; y el segundo, dos años más tarde, en el Hospital Ortopédico Infantil. Su obra, sin embargo, ya trasciende a las fronteras venezolanas –es acaso ese el puente para un mayor éxito, dice Sánchez- y se esparce por el mundo con 12 murales públicos, la mayoría de ellos en Estados Unidos, específicamente en Florida.

Inauguración del nuevo mural Trapecio Multicolor en Las Mercedes por el artista Alberto José Sánchez en alianza con pinturas Pineco y la Alcaldía de Baruta
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Para ir a la concepción del mural, no obstante, hay que remontarse varios meses atrás, a principios de 2021. La propuesta original de Sánchez, comenta para El Diario, era intervenir la parte exterior de la Concha Acústica de Bello Monte. Fue entonces cuando se estrelló contra la pared de la burocracia: los espacios pertenecen al Ministerio de la Cultura, pero son administrados por el municipio de Baruta. Ante este vacío de poder, debió desechar la idea.

La obra se concretó gracias al trabajo en conjunto entre el artista, organismos públicos y privados. La Alcaldía de Baruta lo llevó a distintos lugares icónicos del municipio para determinar qué lugar era el ideal para hacer la obra; el Hotel Tamanaco cedió la pared y sus espacios para realizar el mural; y Pinturas Pineco acondicionó la pared y colaboró con todos los materiales.

Inauguración del nuevo mural Trapecio Multicolor en Las Mercedes por el artista Alberto José Sánchez en alianza con pinturas Pineco y la Alcaldía de Baruta
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

El boom del muralismo

Si bien Venezuela es cuna de grandes artistas como Carlos Cruz-Diez, Jesús Soto, Pedro León Zapata, Alejandro Otero, Mateo Manaure o Juvenal Ravelo, quienes usaron durante décadas las calles del país como museos a cielo abierto, el muralismo como expresión artística fue decayendo entre las sombras de un país en crisis. En ese contexto, sostiene Sánchez, desde hace un par de años se han recuperado más espacios a través del muralismo. Es en este punto en el que la sociedad vuelve a generar un vínculo con la ciudad más allá de lo efímero.

“No solo recuperas el espacio y se ve todo más bonito, sino que involucras a las personas con esas obras y las haces sentir como parte de ellos. La gran mayoría no son quienes visitan los museos ni las galerías, entonces de alguna forma le llegas a esa gente. Es increíble cómo la gente siente que las obras son de ellos, que es parte de ellos”, asegura Sánchez.

El artista habla desde su experiencia. El mural de Altamira –aunque queda en una calle menos transitada, reconoce-, cumplirá cinco años y ya planean su restauración. Ni rayones ni escritos; lo único que ha afectado al mural es el desgaste de la pintura con el paso del tiempo. Esa actitud de respeto y de cuidado, dice, debe ser uno de los elementos de caracterice a la relación de los ciudadanos con la obra artística en la ciudad.

Inauguración del nuevo mural Trapecio Multicolor en Las Mercedes por el artista Alberto José Sánchez en alianza con pinturas Pineco y la Alcaldía de Baruta
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Los rayones, aclara, poco tienen que ver con los graffitis, otra expresión artística que dice valorar y respetar. “Los graffitis son una obra urbana que no pretende dañar a la obra artística adicional”, defiende. Los entiende, pues, como un bastión para los mensajes de irrupción ante lo establecido. Es eso, justamente, lo que separa al graffiti de su muralismo.

“Más que transmitir un mensaje, busco una interacción con la persona, quiero crear en ellos una sensibilidad lúdica al ver mi obra, porque cuando la gente ve mi obra a distancia ve unos volúmenes en tres dimensiones y se cuestiona si eso es realmente una percepción visual o una realidad. Entonces ese cuestionamiento genera un placer en las personas”, explica.

A eso se le suma el agravante de la pandemia del covid-19. En tiempos en los que se pidió a la población permanecer en sus casas para evitar los contagios, hubo una desconexión con la ciudad que paulatinamente vuelve a florecer con el paso del tiempo.

Inauguración del nuevo mural Trapecio Multicolor en Las Mercedes por el artista Alberto José Sánchez en alianza con pinturas Pineco y la Alcaldía de Baruta
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511
“Una de las cosas fue que la gente en pandemia empezó a reparar y restaurar sus casas porque empezaron a vivirla en el día a día. Ya de alguna forma están saliendo y hay que rescatar lo que están viviendo ahora, que es la calle. Aquí sabemos lo costoso que es reparar un edificio, pero yo creo que con un poquito de pintura y de color, se alegra la vida, se alegran las calles, se le da un tono de felicidad a la gente”, argumenta.

Héctor Manrique y el rol del arte en la sociedad

La inauguración del mural “Trapecio Multicolor” se llevó a cabo el 8 de julio, el mismo día que al otro lado de la ciudad, en la Cota 905, grupos de antisociales rompían la “burbuja” caraqueña a punta de balas. En este punto, resaltó el actor, director y guionista Héctor Manrique, hay que tener en cuenta dos aspectos: primero, la responsabilidad ciudadana en ese contraste; y la resistencia del arte en medio de la crisis y los valores culturales.

“Cualquier acercamiento hacia la belleza y hacia la creación del hombre, para mí, hay que celebrarlo. Tener la posibilidad de que por lo menos en algún momento del día, cuando estás transitando la ciudad, ver algo que te invite a soñar distinto, es algo que yo agradezco profundamente. Por otro lado, ese es el rol del arte en la sociedad, intentar revelarnos quiénes somos, quiénes hemos sido. Cada obra de arte que uno tenga la posibilidad de ver, es una forma, de alguna manera, de entenderme a mí mismo, de dónde vengo, hacia dónde voy”, dijo Manrique.

No obstante, resalta también la responsabilidad ciudadana de cuidar una obra que, esgrimió, ya no es solo del artista sino de toda la sociedad.

Inauguración del nuevo mural Trapecio Multicolor en Las Mercedes por el artista Alberto José Sánchez en alianza con pinturas Pineco y la Alcaldía de Baruta
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

El camino artístico de Sánchez

Si bien las influencias artísticas de Alberto José Sánchez están representadas en las figuras de Cruz-Diez o Soto, el primer ápice para su devenir artístico fue la afición amateur de su abuelo Alberto por la pintura. Sin presencia del arte en la cotidianeidad del hogar –su abuelo fue sobrino de Armando Reverón, algo que ve como muy remoto- trazó sus primeros pasos con acuarelas, óleos y lienzos.

Su primera inclinación fue el realismo: lo que veía en las calles, lo pintaba. Luego, al nutrirse con los estudios sobre la cultura venezolana y encontrarse con las máximas referencias, empezó a hacer pruebas cinéticas. Para cuando tenía 14 años de edad, los movimientos y las dimensiones ya eran sus preocupaciones en sus piezas. Fue ese el paso necesario para llegar, finalmente, al cinetismo.

Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

“La verdad es que ellos son los grandes maestros. Como venezolanos, es innegable que la parte geométrica, la parte cinética pasa por nuestras venas. Yo creo que, sin dudas, han tenido una influencia en toda mi carrera. No diría que en una obra hay una en particular, pero sí la parte geométrica. Los venezolanos hemos nacido con eso, todo el mundo cuando le hablas de arte te identifica con Cruz-Diez, Soto, que son nuestros maestros. Con la geometría, no puedo negar que tengo una vinculación y una influencia con ellos muy grande”, explica.

Más allá de un referente, en Cruz-Diez también encontró una amistad. Hace 14 o 15 años –no recuerda con exactitud- se reunió con el maestro en su taller en París, Francia. El encuentro fue toda una revelación: luego de conocer todo el procedimiento sobre cómo era el proceso de sus obras, lo invitó a tomar un café en su apartamento, que quedaba justo arriba del taller. De allí en adelante, estableció una amistad con Gabriel, nieto de Cruz-Diez. Por distintas circunstancias, no se volvieron a encontrar. Lo dice, además, el lamento de no haber podido llevar a cabo un proyecto que tenían juntos.

Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Como hicieron Cruz-Diez o Soto en su momento, sus próximos pasos serán fuera de Venezuela. “Aquí en Caracas, por más que sea, estamos escondidos para mostrar ese tipo de cosas, entonces hay que salir”, asegura. Hasta ahora va bien: en los próximos meses presentará unas exposiciones en Suiza, Estados Unidos y Francia. 

Noticias relacionadas