• La iniciativa que replica en la ciudad al Camino en Santiago de Compostela (España) arriba a su décima sexta edición. Lo que inició de forma presencial, se realizará por segundo año consecutivo de manera virtual, este domingo 25 de julio desde las 8 am, debido a las restricciones por la pandemia del Covid-19

Peregrinar por el este de Caracas, mientras se reza un rosario o se conversa con Dios, ya es casi una tradición en la historia reciente de Venezuela, o al menos desde hace 16 años, cuando se realizó la primera edición del Camino de Santiago en la capital.

El trayecto, inspirado en la ruta medieval que se realiza en España, se lleva a cabo en el municipio El Hatillo, en las fechas cercanas al 25 de julio, día de Santiago Apóstol, venerado en la Iglesia católica, ortodoxa y anglicana. Esta celebración también coincide con el aniversario de la ciudad, fundada en 1567 por Santiago de León de Caracas.

“’Santiago’ por el apóstol, ‘De León’ porque su fundador, Diego de Lozada, era de esa provincia en España y ‘de Caracas’ porque los indígenas Los Caracas habitaban acá”, explica la cofrade principal Ana María Ramírez en entrevista para El Diario.

La réplica hatillana marcó un precedente en la región, pues fue la primera que se dio en América Latina; luego vino el Camino de Santiago en Argentina y también en Puerto Rico.

Isolda Heredia, fundadora del Camino de Santiago en Caracas, junto a devotos vestidos de Santiago Apóstol

La presidenta y fundadora del Camino de Santiago en Caracas, Isolda Heredia de Salvatierra, explica que fue durante su trabajo como asesora en la Pastoral del Abrazo en Familia que recibió una beca para asistir a Santiago de Compostela (España) a cursar un máster de Orientación y Asesoramiento Familiar. Allí, la invitaron a formar parte de la Archicofradía Universal del Apóstol Santiago, de la Catedral de Santiago de Compostela y fue en ese entonces en el que adquirió el compromiso, con mucha expectativa, de replicar el Camino de Santiago en su país natal.

Nos hicimos archicofrades, dentro del marco de un grupo de iberoamericanos, de América y España. Y aquellos que éramos de ciudades que llevaban el nombre de Santiago nos pidieron que tratáramos de lograr que se expandiera la devoción al apóstol Santiago. Y nos propusimos promover el camino de Santiago en Caracas”, explica Heredia, quien se encuentra actualmente en España debido a las restricciones aéreas por la pandemia.

Con más de 20 años viviendo en El Hatillo, ella junto a otra colega decidieron unir a los distintos grupos parroquiales aledaños y buscaron, en ese entonces, la asesoría y apoyo del presbítero Carlos Márquez, quien era el párroco de María Madre Del Redentor, en Los Naranjos.

“Él nos dijo que se ocupaba del permiso de la Arquidiócesis de Caracas y nos pidió que nosotros nos ocupáramos de la Alcaldía y del Concejo Municipal de El Hatillo. ‘¿Y ustedes se atreven en tres meses a hacer el primero?’, nos preguntó. Y dijimos ‘sí’. Lo hicimos y fue el primer Camino de Santiago un 30 de julio de 2006”, rememora la también licenciada en Economía, con doctorado en Ciencias Políticas.

Lo que inició en aquel entonces con 500 peregrinos, años después llegó a reportar más de 2.000 peregrinos de Caracas y del interior del país, que pese a la lluvia o el sol, culminaban con satisfacción el recorrido.

“La finalidad de todo es vivir un día de oración, de fraternidad y de esperanza; de compromiso por la paz de Venezuela”, agrega la historiadora y también cofrade, María Elena Mestas.

Kilómetros en oración

En España, al Camino de Santiago se le conoce como un conjunto de rutas de peregrinación cristiana, de más de 700 kilómetros, que se dirigen a la tumba de “Santiago el Mayor” —como también se le conoce a quien fue uno de los discípulos de Jesús— situada en la Catedral de Santiago de Compostela, donde confluye un río de gente, incluyendo personas de otros países. 

Para finales del año 2019, antes de la pandemia del covid-19, la mayor afluencia de extranjeros provenía de Portugal, Italia, Brasil, China y Venezuela, según el Instituto Galego de Estadística.

En aquel epicentro santiagués existen, al menos, ocho rutas que por lo general se completan en 15 días de recorrido a pie. La ruta no es fija, pues depende de dónde se provenga; tampoco es competitiva. 

En el caso de la réplica en Caracas, solo existe una única ruta y contempla un trayecto de al menos 12 kilómetros donde personas en solitario, grupos de amigos, familias enteras, con ropa ligera, rezan rosarios, realizan cánticos religiosos y oran con Dios.

“Es la oportunidad para suplicar colectivamente. Es una experiencia que deja huella en los peregrinos. Muchos destacan que en el propio camino no se da la conversión, pero sí destacan que salen diferentes a cuando lo iniciaron”, explica Heredia.

Credencial de asistencia al Camino de Santiago

La caminata, en sus orígenes, inició con seis estaciones con un recorrido de unos 9 kilómetros aproximadamente, pero gradualmente incorporaron otras estaciones; en cada una de ellas a los peregrinos se les sellaba una suerte de pasaporte o credencial que respaldaba y certificaba el trayecto recorrido.

Este año, el camino contempla la iglesia de La Boyera donde el padre Honegger Molina impartirá la bendición y el envío de los peregrinos. De allí se seguirá hasta la iglesia de El Hatillo, para posteriormente pasar a la Rectoría Santa Ana, en La Lagunita. El trayecto continúa hacia el Parque de la Paz donde, según explica una de las cofrades, María Elena Mestas, el camino cobra una significación especial porque allí está la cruz del apóstol donde antes — cuando se podía realizar de forma presencial— se colocaban unas piedras como ofrenda.

“Eso no es por hobbie o por fanatismo. Poner la piedrita es señal de que tú te estás limpiando, purificando; de que tus angustias, tus problemas quedan atrás. Y también está para apoyar la mano y orar, igualito que como se hace a los pies del apóstol en la Catedral de Santiago”, explica Mestas.

El camino se completa en la Capilla de El Calvario, El Seminario Santa Rosa de Lima, La Universidad Nueva Esparta, y finalmente la Adoración al Santísimo Sacramento en la parroquia María Madre del Redentor. Para muchos, este recorrido simboliza también el viaje de la vida con todos sus matices. 

“En el mundo todos somos peregrinos. Es decir, que estamos de tránsito y queremos peregrinar en la tierra para llegar a la meta final que es el Señor. Para muchos, el camino de peregrinación puede ser por deporte, o de reflexión religiosa, revisión personal para encontrarnos con nosotros mismos y ver qué meta tenemos en nuestras vidas”, indica el padre Franklin Manrique, párroco de María Madre Redentor.

Su idea la respalda uno de los peregrinos que participó en 2019, Miguel Fuentes, cuando señala que “caminar es hacer el viaje de la vida misma, con bajadas y subidas, pero siempre de la mano de Dios. Nos enseña a viajar ligeros de equipaje, físico y emocional, y manteniendo a raya la queja”.

En la actualidad los más de 30 cofrades, organizadores y colaboradores, se sienten complacidos de trabajar en la promoción de la devoción de Santiago Apóstol, de forma ininterrumpida, convirtiéndose también en faros de luz, en medio de la oscuridad; incluso para otros estados que han emulado la iniciativa, como por ejemplo Mérida y Miranda.

Desde el primer momento que lo hicimos para mí significó un compromiso de vida. Y más cuando vi la emoción de muchos peregrinos que ni siquiera se conocían. Eso me conmovió muchísimo. Y me dije: ‘sí, es una manera de llegarle al alma de mucha gente’. No hay mayor motivación que la fuerza que yo siento que tiene la oración colectiva”, sentencia Heredia.
Réplica de Santiago Apóstol

Santiago Apóstol

Santiago de Zebedeo o Jacobo de Zebedeo fue uno de los apóstoles de Jesús. En la tradición cristiana se le conoce como Santiago el Mayor para distinguirlo de otro miembro de los doce, Santiago el Menor.

Según la tradición católica, Santiago estuvo en particulares momentos como la resurrección de la hija de Jairo, en la transfiguración —que es el anticipo a la resurrección del Señor—, y en el huerto de Getsemaní, donde Jesús se retiró a orar en agonía ante la perspectiva de su pasión y muerte. Estuvo en las apariciones de Jesús resucitado y de la pesca milagrosa en el mar de Tiberíades. También participó en la fiesta de pentecostés, como se le conoce a la venida del Espíritu Santo.

La tradición medieval cuenta que Santiago Apóstol cruzó el mar Mediterráneo cuando los apóstoles fueron enviados por Jesús a predicar. Desembarcó en la Península Ibérica y cristianizó la región. Se le representa a caballo, con una espada y con un pagano entre las patas de su caballo.

Murió decapitado en los años 41 y 44 de nuestra era, en Jerusalén. Su cuerpo está sepultado en la Catedral de Santiago de Compostela.

Una senda virtual

La peregrinación es considerada como una práctica devocional común a muchas religiones. Heredia, incluso, explica que al Camino de Santiago en Caracas están invitados peregrinos de cualquier religión, pues, a su juicio, se trata de un camino espiritual. 

Aunque por esencia se recorre generalmente a pie, como una forma de conectarse con los antiguos peregrinos desde finales del primer milenio, por la realidad que impone la pandemia del covid-19, este año la Cofradía de Santiago Apóstol en Venezuela se ha visto obligada a realizar la senda, por segundo año consecutivo, de forma virtual.

Son ocho estaciones que fueron grabadas previamente durante las primeras semanas de julio y se podrán recorrer por el canal de María Redentor de Los Naranjos, tanto en YouTube como en Instagram a partir de las 8 am del 25 de julio.

A pesar de que sus organizadores confiesan que peregrinar de forma presencial es una experiencia única, valoran que en los tiempos actuales las redes sociales y las distintas plataformas le permitan congregar a venezolanos católicos, e incluso de otros países y de otras religiones, en un momento de oración colectiva por la paz de Venezuela y del mundo.

No nos paralizó ni el covid-19. La obligación que teníamos como cofradía del Apostol Santiago nos llevó a buscar una fórmula para hacer el camino virtual y además lograr que miles de venezolanos que nos encontramos afuera, pero que nos une la espiritualidad el camino, se pudieran conectar. El año pasado logramos que mucho más de 1.200 personas participaran alrededor del mundo. Para este año nos estamos preparando para igualmente recibir a miles de peregrinos de todo el mundo que estén en la búsqueda de la paz interna y de la familia, del país y del mundo. Tenemos que rescatar lo que nos une a través de estas redes que sabemos el poder que tiene”, indica Heredia.

Venezolanos en España, Estados Unidos y Argentina son quienes lideraron la conectividad el año pasado. Sin embargo, se espera que en esta segunda edición virtual se superen los dos mil peregrinos y se sumen otros ciudadanos del mundo.

También en esta ocasión esperan bendecir la imagen de Santiago Apóstol que fue enviada desde España a principios de este año por la Archicofradía Universal del Apóstol Santiago, de la Catedral de Santiago de Compostela.

Mientras tanto, se organizan para que en el año 2022 se retome el carácter presencial y sea inaugurado el nicho en el que, con la colaboración de devotos, esperan instalar la imagen del también patrono de España.

De cara al encuentro del domingo, que quedará grabado en las distintas redes sociales, sus organizadores coinciden que para tal actividad es propicio preparar el espíritu durante estos días previos. “Debemos pedirle a Santiago Apóstol que cultive la semilla de la paz en el corazón de cada hogar, trabajo, y particularmente en el país. Como católicos en un país en tinieblas, debemos ser esperanza; debemos llevar luz al que está solo, está triste, está enfermo, al desasistido. De alguna manera manifestarnos como luz”, sentencia Mestas.

Noticias relacionadas