• Este acuerdo de reintegrar a los nueve clubes, según el Consejo Ejecutivo de la Asociación Europea de Clubes, “marca el final de un episodio lamentable y turbulento para el fútbol europeo”

El Consejo Ejecutivo de la Asociación Europea de Clubes (ECA) aprobó la solicitud de los nueve equipos que abandonaron la llamada Superliga para mantener su afiliación a este organismo. Con esto se completa su reintegración.

Según un comunicado de la ECA, tras recibir las solicitudes en las que se pedía al Consejo que entendiera como retiradas sus anteriores peticiones de renuncia de abril de 2021, se decidió que los siguientes clubes mantengan su afiliación ordinaria a este colectivo para el actual ciclo 2019-2023: Milan, Arsenal, Chelsea, Atlético de Madrid, Inter Milán, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham.

En su decisión, y después de un exhaustivo proceso de reanudación del compromiso por parte de los clubes y de reevaluación por parte de la ECA durante los últimos meses, el Consejo Ejecutivo de la ECA tomó en consideración el reconocimiento por parte de los clubes de que el llamado proyecto de la Superliga Europea (‘Proyecto ESL’) no era de interés para la comunidad futbolística en general y sus decisiones públicamente comunicadas de abandonar por completo dicho Proyecto ESL”, indica.

“El Consejo de la ECA también reconoció la voluntad declarada de los clubes de participar activamente con la ECA en su misión colectiva de desarrollar el fútbol de clubes europeo, en interés abierto y transparente de todos, no de unos pocos”, apunta en su comunicado.

Este acuerdo de reintegrar a los nueve clubes, continúa, “marca el final de un episodio lamentable y turbulento para el fútbol europeo y se alinea con el enfoque incesante de la ECA para fortalecer la unidad en el fútbol europeo”.

“A través de este periodo de desafío sin precedentes, la ECA se ha establecido firmemente como la única organización a través de la cual los principales clubes de Europa pueden promover y proteger sus intereses en el fútbol; al tiempo que desarrollan el panorama de la competición y refuerzan la centralidad de los clubes en la gobernanza del fútbol europeo”, apunta.

La ECA, asimismo, asegura que “puede ahora proceder con una unidad y solidaridad renovadas para continuar el importante trabajo necesario para estabilizar y desarrollar el fútbol de clubes europeo, en un momento en que esto es lo más necesario”.

El pasado mayo, la UEFA ya aprobó las medidas de reintegración para estos nueve clubes. Inicialmente incluidos en la llamada Superliga que se salieron del proyecto y reconocieron que fue un error; anunció que remitiría a sus órganos competentes el asunto de los demás implicados, Real Madrid, Barcelona y Juventus.

El abril, Nasser Al-Khelaifi, presidente del París Saint-Germain (PSG), fue elegido como nuevo presidente de la ECA en sustitución de Andrea Agnelli, máximo mandatario del Juventus, quien dimitió de su cargo tras lanzar el proyecto de la Superliga europea.

Michael Gerlinger (directivo del Bayern Múnich) fue elegido como primer vicepresidente de la ECA, representando a la Subdivisión 1; junto a los ya vicepresidentes Edwin Van der Saar (Ajax), Dariusz Mioduski (Legia Varsova) y Aki Riihilahti (HJK Helsinki).

A principios de julio, los presidentes de Barcelona, Joan Laporta; Real Madrid, Florentino Pérez; y Juventus, Giovanni Agnelli; tres clubes impulsores de la Superliga, se reunieron en la capital catalana. Lo hicieron para analizar la última resolución judicial que ordena a la UEFA archivar definitivamente el expediente disciplinario abierto contra dichos clubes; así como para abordar los pasos a seguir en esta nueva temporada. 

¿Qué es la Superliga?

Es una propuesta que nació a finales del siglo pasado, como un bosquejo a futuro. Pensado, sobre todo, por los grandes clubes a nivel económico y futbolístico de Europa. En 2008 la idea tomó fuerza bajo la reunión de FC Barcelona, Real Madrid, Juventus, AC Milan, Inter, Liverpool, Manchester United, Bayern de Múnich, Borussia Dortmund, Olympique de Marseille, PSG, Ajax, PSV Eindhoven, Oporto, Arsenal, Bayer Leverkusen, Olympique de Lyon y Valencia CF. Estos participarían de la mencionada Superliga de Europa. 

El formato pensado de la Superliga es un todos contra todos. Se plantearía un torneo desde agosto hasta mayo, donde el ganador disputará un total de 38 partidos. Ahora, la razón principal para su creación es la búsqueda de independencia económica por parte de los grandes clubes del continente. Al separarse de la UEFA y establecer un nuevo reglamento de competición los clubes no tendrán la necesidad de responder al Fair Play económico. Por ende, el mercado de contrataciones cambiará y, además, las ganancias por los 1.6 millardos de fanáticos del fútbol europeo se podrán distribuir entre este grupo de clubes. 

La instauración de la Superliga de Europa provocaría, a su vez, una pérdida de interés en el fútbol doméstico de cada país. Lo que estaría perjudicando a los clubes pequeños. Se crearía un monopolio de contrataciones, derechos de televisión, mercadeo, entre otras áreas, cerrado para los clubes participantes, que son aquellos con mayor poder económico en el ámbito futbolístico. Para Alerksander Ceferin, presidente de la UEFA, “es difícil pensar en una trama más egoísta y ególatra”.

¿Cómo funcionaría? 

La Superliga ya cuenta con página web. Allí publicaron el comunicado y explican el formato de la nueva competición.

“La Superliga es una nueva competición europea entre los 20 mejores clubes compuestos por 15 fundadores y 5 clasificados anuales”, indica la nueva entidad.

Detalla que habrá dos grupos de 10 clubes cada uno, que jugarán partidos en casa y fuera del grupo cada año. 

Con información de EFE.

Noticias relacionadas