• Desde hace nueve años Caracas Tea Company trabaja para inculcar la cultura del té en Venezuela. La marca cuenta con una academia en la que se imparten cuatro cursos para quienes quieren formarse un oficio en el área gastronómica de las infusiones 

“Ni la Jamaica, ni la manzanilla, ni el toronjil pueden llamarse té” Con esta afirmación, que suele sorprender a la mayoría de los asistentes, Miriam Gómez, directora de Caracas Tea Company, comienza a guiar a sus alumnos en el mundo del té y las infusiones. “La cultura del té en Venezuela es aún incipiente, y comienza por entender que el té es la hoja de una planta en particular (la camelia sinensis) y no la bebida que resulta de hervir cualquier hoja en agua; el resto son infusiones”, aclara Gómez a sus estudiantes.

Casi una década en Venezuela

A principios de 2012 Miriam Gómez y Adriana Moreno cursaban su profesionalización en la academia de té en Argentina. Coincidieron por casualidad durante la etapa de clases y por cercanía hicieron dupla de estudios. “En cada tarea y trabajo que nos asignaba en clases nos dábamos cuenta que – con respecto al té – en nuestro país todo estaba por hacerse desde cero. Armamos una empresa de té como parte del programa de estudios, pero la transformamos en una realidad. Primero nació la importadora de té en hebras y a finales de 2012 abrimos la tienda en Los Palos Grandes”, comenta Gómez, una de las fundadoras de Caracas Tea Co, en conversación con El Diario

Foto: Cortesía

La idea de impartir cursos y talleres llegó al tiempo, cuando comenzaban a introducir los tés de la marca en cafeterías, percatándose de que se necesitaba de personal capacitado para poder ofrecer la taza perfecta al consumidor. Así como el sommelier guía al comensal en la selección del vino, y el barista prepara el café a gusto del cliente, se necesita especialistas en té para explicar las diferentes mezclas que se logran a base de té verde, té negro, té blanco y té rojo. Un profesional que conoce la fórmula específica en cuanto a grados de temperatura del agua, cantidad de hebras en gramos, y el tiempo correcto de cada preparación, ejecutando todos los pasos necesarios para alcanzar una buena infusión. 

Cuatro cursos para la formación de profesionales del té

En estos nueve años Caracas Tea Company ha desarrollado cuatro cursos que permiten la formación de profesionales centrados en el té: Tea shop manager, Tea-tender, ceremonia y protocolo del té, y sommelier en té. Las clases apuntan a que una persona, sin mayores conocimientos previos, pueda labrarse una carrera u oficio en el mundo gastronómico del té y las infusiones.  

Al principio nos costaba mucho que las personas entendieran nuestro modelo de negocio, que nuestro té es de zonas de producción específicas y viene en hebras, no en sobrecitos. De ahí comienza la idea de formar profesionales que se vuelven replicadores de la cultura del té” destaca Miriam Gómez, quien es conocida entre sus alumnos como la Sensei; palabra que en japonés describe a un maestro o sabio. 

Entre su oferta de cursos destaca el Tea Shop Manager – Gerencia de una tienda de té – que brinda al estudiante todas las habilidades requeridas para dirigir un establecimiento especializado en esta bebida (también se conoce a estos locales como tetería). En el aula aprenderán la historia del té, la química, notas de cata de cada té, servicio en mesa; hasta la parte administrativa y financiera de este tipo de negocios. 

Foto: Cortesía

El Tea-Tender es un bartender especializado, donde el alumno aprende a manejar una barra que sirve tazas y coóteles con té. Aquí se imparten conocimientos sobre el uso de utensilios, preparaciones, mezclas, y coctelería con el té como protagonista.  Mientras que el curso sobre ceremonias, etiqueta y protocolos del té es para aquellos que quieran conocer cómo se arma una mesa de té de manera correcta, según los lineamientos de diferentes culturas. 

El té como un oficio 

“La formación como sommelier en té es el curso más completo. Incluye servicio de té, ceremoniales, ceremonia de té japonés, etiqueta y protocolo, pastelería para el té, análisis sensorial, manufactura, botánica, química, el té en la psiquiatría, neurogastronomía aplicada al té. Un año de estudios que brinda un pensum completo para ser un especialista en una de las bebidas más consumidas en el mundo” explica Gómez, quien resalta que en condiciones normales este curso dura siete meses, pero desde la pandemia los tiempos se retrasan por las restricciones en semanas radicales.

Té en Caracas
Foto: Cortesía

Actualmente algunos de los egresados gerencian negocios de té en países como Argentina, Uruguay y Estados Unidos. Mientras que otros apostaron por seguir fomentando las infusiones en Venezuela. Ejemplos como la Kombie del té, una tetería en formato food truck; o la marca de infusiones Tea Art, que trabaja con cascarilla de cacao, son conceptos de especialistas formados en la escuela de Caracas Tea.

Pese a la crisis económica

En Caracas tea Company se muestran optimistas con los logros alcanzados en esta década, en la que su propuesta se ha posicionado como un referente. Actualmente su carta de té se encuentra en casi 30 establecimientos de la capital, además de atender una de las primeras barras especializadas en té en la ciudad, en el café Casa Canela del Hatillo. “Estamos entrando en las principales cafeterías y restaurantes de alto perfil; es un trabajo que no es sencillo porque en Venezuela la cultura es de café, y no se puede olvidar que hay un entorno económico que golpea el bolsillo. El té de calidad es un producto costoso. Estamos conscientes de las limitaciones”, expresa la vocera de la marca.

Local de té en Caracas
Foto: Cortesía

Caracas Tea planea abrir inscripciones para nuevos estudiantes del curso de sommelier en septiembre; mientras el cronograma de catas y degustaciones suelen anunciarse a través del Instagram CaracasTeaCo con semanas de anticipación. Los interesados en disfrutar del té también pueden acercarse a su tienda ubicada en la quinta transversal de Los Palos Grandes (Chacao), donde disfrutarán de mezclas de té traídos de China, Sri Lanka, India, Kenia, Japón, y Taiwán. En los próximos meses estarán recibiendo sus primeros tés procedentes de jardines de cultivo de Colombia y Estados Unidos, lo que será una novedad en el mercado venezolano.

Noticias relacionadas