Empezamos septiembre con la formalización de mi candidatura a la Alcaldía de Sucre respaldada por toda la Unidad. Este es un compromiso que asumo con aplomo, humildad pero sobre todo con la esperanza de que llegar a la Alcaldía de Sucre nos permitirá avanzar en mejorar la calidad de vida de los vecinos. Aunque estamos muy claros de que no será fácil y de que necesitamos un cambio político nacional.

Este es sin duda uno de los momentos más difíciles que me ha tocado vivir desde 2007, cuando empecé a incursionar en la política y formé parte del movimiento estudiantil que logró detener el intento del régimen por acumular más poder.

Sin embargo, entiendo que en la política no hay momentos perfectos y que los idóneos debemos construirlos nosotros los ciudadanos y aunque ciertamente ha sido muy difícil construirlo en los últimos años, creo que el 21 de noviembre tenemos una oportunidad que no podemos desaprovechar.

Hemos logrado algunas condiciones electorales que no teníamos. Aun así, estamos muy claros de que tenemos que seguir luchando hasta el día de la elección e incluso luego de ella para obtener condiciones suficientes que devuelvan el valor del voto al venezolano. Para ello, además contamos con dos rectores enfocados en trabajar en la reinstitucionalización del CNE. 

También sabemos que unas elecciones municipales y regionales no son la solución a los males que enfrentamos los venezolanos. El 21 de noviembre no vamos a garantizar la salida de un régimen que ha acabado con la calidad de vida de los venezolanos. Pero participando nos acercamos a esa posibilidad, mientras que con la abstención nos alejamos de ella. Hoy sin duda me siento más lejos de la posibilidad de transformar el país que hace cuatro años.

Por eso estamos seguros de que la elección del 21 de noviembre es una oportunidad para reencontrarnos como oposición. Tal como lo hicimos en 2007, estas elecciones nos dan la oportunidad de construir un muro de contención esta vez, por ejemplo, para evitar el avance del estado comunal.

El 21 de noviembre tenemos la oportunidad de aprender de nuestros errores, unirnos, participar y acumular las fuerzas que necesitamos para lograr el cambio nacional. Tenemos que volver a acercarnos a la posibilidad de generar ese cambio. Esta vez luchando en todos los frentes y con la mirada aliada de muchos países que están observando y presionando por la democratización de Venezuela. Yo asumo el compromiso, ¿y tú?

Artículos relacionados del autor