• Los mandatarios han expresado en múltiples ocasiones sus diferencias con respecto al régimen venezolano al cual han calificado como una dictadura. Foto: EFE

Los presidentes Mario Abdo Benítez (Paraguay) y Luis Lacalle (Uruguay) expresaron este sábado 18 de septiembre que su participación en la VI cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) no supone un reconocimiento al régimen de Nicolás Maduro.

Mi presencia en esta cumbre en ningún sentido ni circunstancia representa un reconocimiento al gobierno de Nicolás Maduro. No hay ningún cambio de postura de mi gobierno y creo que es de caballeros decirlo de frente”, expresó Abdo durante su intervención al inicio del encuentro.

Sus palabras provocaron la reacción inmediata de Maduro, quien afirmó que su presencia en la cumbre tampoco significaba algún tipo de reconocimiento al gobierno presidido por Abdo en Paraguay.

El mandatario paraguayo también hizo un llamado para que se proteja la democracia y la institucionalidad en los países de la región, al tiempo que argumentó que los gobiernos no deben aventurarse en intentar transitar otro tipo de caminos mientras se encuentran en el poder.

“La legitimidad democrática se da no solo por acceder al poder a través de las urnas, sino construyendola día a día en el ejercicio del poder, honrandola con nuestro actuar, no inmiscuyéndose en los otros poderes o utilizando la justicia para perseguir a quienes piensen diferente a nosotros”.

Por su parte, Luis Lacalle indicó que uno de los principios por los cuales fue creada la Celac es impulsar la democracia en la región, pues a su juicio este es la mejor vía para que los ciudadanos sean libres.

Expresó que, justamente, debido a ese motivo su participación en la cumbre en ningún momento implica ser complaciente con la violación de los principios democráticos.

Con todo respeto, cuando uno ve que en ciertos países no hay una democracia plena, no se respeta la separación de poderes, se usa la represión para acallar las protestas, se encarcelan opositores y no se respetan los derechos humanos, nosotros debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela”, comentó.

Los comentarios de ambos mandatarios se producen luego de que Nicolás Maduro arribara a México por sorpresa para participar en la cumbre, pues se esperaba que no asistiera al evento.

Colombia rechazó participación de Maduro en cumbre de la Celac

El gobierno de Colombia expresó este sábado su rechazo por la participación del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que se celebra hoy en Ciudad de México.

«El gobierno de Colombia, al igual que otros países que han desconocido el poder de facto que ejerce Nicolás Maduro en Venezuela como resultado de la elección presidencial del 20 de mayo de 2018 (…), expresa su rechazo a la participación del mismo en la VI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC», aseguró la Cancillería colombiana en un comunicado.

Maduro llegó de sorpresa el viernes a México, donde lo recibió el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en una cita que no había sido confirmada hasta el último minuto, para intervenir en la reunión de hoy.

Propuesta de debate

Ante los señalamientos en su contra, Maduro retó a los presidentes de Paraguay y Uruguay a realizar un debate televisado acerca de la democracia, pues aseguró que Venezuela “está lista para debatir sobre democracia, libertades y resistencia de cara a los pueblos”.

“Ponga usted la fecha, el lugar y la hora para un debate sobre democracia. En Paraguay, en Venezuela y en Américalatina”, propuso Maduro.

Añadió que las críticas formuladas en contra de los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela forman parte de una estrategia de acoso a las diversas “revoluciones” que se mantienen activas en el continente.

Maduro también agradeció al gobierno mexicano por servir como sede del proceso de diálogo que llevan a cabo representantes del régimen y de la Plataforma Unitaria.

“Quiero agradecer públicamente al gobierno de México por todo el apoyo que le están dando a Venezuela en los diálogos de paz y soberanía que se están desarrollando. Pido el apoyo de todos los gobiernos de Américalatina y el Caribe porque el único camino que puede tener Venezuela es el diálogo, la paz y la reconciliación”, expresó.

Relaciones rotas

El impasse diplomático registrado este sábado entre el mandatario paraguayo y Maduro ocurre luego de que en enero de 2019 Mario Abdo Benítez anunció su decisión de romper relaciones diplomáticas con Venezuela.

En ese momento argumentó que su país no podía reconocer a un gobierno que no había sido elegido a través de un proceso electoral legítimo. Por tanto comunicó que la embajada de Paraguay en Caracas sería cerrada y todo el personal diplomático sería retirado.

“Paraguay no reconoce el mandato del presidente Nicolás Maduro por ser el resultado de un proceso electoral ilegítimo”, indicó el Abdo minutos antes de que Nicolás Maduro fuese juramentado para un nuevo período presidencial.

Un escenario distinto ocurre en el caso de las relaciones entre Uruguay y Venezuela debido a que si bien Luis Lacalle ha mantenido una distancia diplomática con respecto al régimen venezolano, no ha optado por cortar las relaciones entre ambas naciones.

Pese a esto, en múltiples oportunidades ha expresado críticas su preocupación con respecto a la forma en la que es manejada la política en Venezuela. Un ejemplo del distanciamiento entre ambos presidentes pudo apreciarse a inicios de 2020 cuando Lacalle fue electo presidente decidió no invitar a Maduro a la toma de posesión.

Meses después figuras de su gobierno como el canciller, Francisco Bustillo, no han dudado en calificar al régimen de Maduro como una dictadura.

“Conforme al derecho internacional público, las normas democráticas, mi propia convicción, la del presidente de la República, la del gobierno todo y no tengo dudas que la de cualquier habitante nacido en la tierra de Artigas (prócer de Uruguay): Con libertad no ofendo ni temo, Venezuela es una dictadura”, afirmó a mediados de 2020.

Noticias relacionadas