• El senador opositor Julen Rementería compartió una investigación que evidencia que los 585 supuestos médicos cubanos que el gobierno de Andrés López Obrador contrató para atender la pandemia, no tenían títulos académicos. Denunció que el dinero quedó en manos de la dictadura de Miguel Díaz-Canel. Foto principal: EFE.

El gobierno de México habría orquestado un fraude de 255.8 millones de pesos al presupuesto de salud al contratar a 585 “falsos médicos” cubanos, sin título profesional, para tratar pacientes mexicanos con covid-19. La denuncia, hecha por el senador Julen Rementería, del opositor Partido Acción Nacional (PAN), abrió un nuevo escándalo de la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por su relación con la dictadura de Cuba. La polémica también salpica a la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, una de las posibles sucesoras de AMLO dentro del oficialismo.

Rementería explicó que el presunto fraude comenzó el 21 de abril del 2020, en plena crisis por la pandemia. Ese día el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), a través de un “convenio de colaboración”, transfirió 135.8 millones de pesos al gobierno de la Ciudad de México para “ayudarle” en la crisis sanitaria por coronavirus.

Reveló que en total, el gobierno pagó 255.8 millones de pesos (12.7 millones de dólares) a cambio de los servicios de 585 “doctores”, que trabajaron durante apenas tres meses. Esto quiere decir que pagaron 437.3 pesos (equivalentes a 21.700 dólares) a cada médico, una cifra casi 10 veces mayor a lo que el gobierno pagaba en ese mismo tiempo a un médico mexicano. Sin embargo, el pago lo hicieron en euros directamente al Ministerio de Salud de la dictadura de Miguel Díaz-Canel.

El líder de los senadores panistas refirió que la prueba de que se contrató a médicos falsos es que las instituciones de Salud no cuentan con información sobre los títulos profesionales del personal cubano que trabajó en México. Detalló que pidió al Seguro Social mexicano los salarios, copias de títulos profesionales, acreditación de su profesión en México, criterios de compatibilidad y unidades médicas a las que fueron enviados los trabajadores cubanos.

No obstante, al pedir estos datos, la respuesta que recibió fue que “no tienen competencia para entregarnos dicha información”.

“Esto quiere decir que el IMSS aceptó como ‘médicos’ a personas extranjeras sin corroborar que estuvieran titulados y los puso a atender pacientes de covid-19 en plena pandemia”, refirió Rementería.

 A dónde fue el dinero

El hecho generó otra revuelta con el gobierno de AMLO por su relación con el régimen cubano. En la misma semana, el presidente mexicano recibió a Díaz-Canel en la capital. La oposición ha señalado al Ejecutivo de avalar y financiar al régimen de La Habana.

Foto: Vladimir Molina

La exportación de servicios profesionales, fundamentalmente médicos, es una de las principales fuentes de ingreso de la dictadura cubana. Del dinero que pagan otros países, al menos el 75% se queda en sus arcas. Además de tener que entregar como mínimo las tres cuartas partes de sus salarios, los profesionales de la salud cubanos enviados a misiones en el exterior son sometidos a una fuerte vigilancia y restricción de libertades fundamentales. Incluso la ONU ha advertido que podrían constituir formas de “trabajo forzoso” y “esclavitud moderna”.

El senador Rementería señaló que ese dinero fue a parar “a la dictadura cubana” y que la transferencia se hizo a las cuentas oficiales del régimen. “Queremos los expedientes de los pacientes que trataron a estos falsos médicos. Queremos saber cuántos mexicanos murieron por culpa de este fraude. Queremos que se indemnice a los familiares de las víctimas de este fraude. Queremos que los responsables respondan ante la ley”, escribió el senador.

Respuesta del gobierno

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa) aclaró que los médicos no eran “falsos”. “Se incorporaron desde el 27 de abril (de 2020) 585 cooperantes, todos profesionales de la salud acreditados por el Ministerio de Salud de Cuba, con perfiles en epidemiología, medicina general integral, medicina crítica, biomedicina, enfermería general y enfermería especializada”, aclaró la Sedesa en un comunicado.

La jefa de gobierno de la capital de México, Claudia Sheinbaum. Foto: CDMX.

En esa misma línea, la jefa de gobierno de la capital de México, Claudia Sheinbaum, negó un presunto fraude.

“No hay nada absolutamente que esconder, fueron distintos profesionales de la salud que vinieron a México a apoyar, fueron dos periodos en donde estuvieron, principalmente en la Ciudad de México, aunque también en otras entidades y con todo gusto podemos darles toda la información, creo que ya la Secretaría de Salud lo hizo, cuántos médicos, enfermeras especialistas, se incorporaron a salvar vidas en nuestra ciudad”, declaró Sheinbaum, según reseña Diario de Cuba.

Según Sheinbaum, las denuncias del senador del PAN intentan “buscar donde no hay absolutamente nada”.

“Por supuesto que se les pagó, no fue gratuita esta solidaridad, se les pagó a los médicos, igual que se les pagó a los médicos mexicanos y se hizo un convenio totalmente oficial”, dijo la funcionaria oficialista en conferencia de prensa.

Noticias relacionadas