• El tribunal 15 de juicio del Área Metropolitana de Caracas concluyó el juicio contra el sargento Arli Méndez, quien el 22 de junio de 2017 le disparó a Vallenilla durante una protesta en las afueras de la Base Aérea La Carlota

El Tribunal 15 de Juicio del Área Metropolitana de Caracas absolvió este lunes 27 de septiembre al sargento de la aviación Arli Méndez. El militar estaba detenido por ser el autor del asesinato de David Vallenilla, de 22 años de edad, durante las protestas de 2017.

De acuerdo con la defensora de derechos humanos y exfiscal del Ministerio Público (MP), María Alejandro Poleo, la decisión de la corte se dio luego de ocho meses y la interrupción del juicio oral y público. La noticia generó indignación en redes sociales, especialmente entre activistas sociales y dirigentes políticos.

«En Venezuela no hay justicia, ni hay esperanzas que podamos ser una sociedad civilizada con separación de poderes. Me uno al dolor que embarga a la familia Vallenilla. Ante tal injusticia, seguiremos adelante buscando justicia para David», escribió Poleo en su cuenta de Twitter.

Vallenilla murió durante una protesta contra el régimen de Nicolás Maduro el 22 de junio 2017. El joven se encontraba en la autopista Francisco Fajardo (actualmente Gran Cacique Guaicaipuro), frente a la la Base Aérea Francisco de Miranda en La Carlota. Junto a otros manifestantes resistía la represión de los cuerpos de seguridad cuando, al acercarse al perímetro de la base, recibió un disparo a quemarropa. Vallenilla, enfermero de profesión, estaba desarmado y su asesinato quedó registrado por las cámaras de televisión de varios medios de comunicación.

Sin justicia

Dos meses después de la muerte de Vallenilla fue cuando se detuvo al presunto culpable. El fiscal general del régimen de Maduro, Tarek William Saab, anunció la detención de Arli Cleiwi Méndez Terán, sargento primero la Policía Aérea, encargado de la custodia de la base. Fue señalado como el funcionario que disparó contra el manifestante y trasladad a la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Saab acusó a Méndez de los delitos de homicidio calificado y uso indebido de arma orgánica. No obstante, de acuerdo con la organización Justicia, Encuentro y Perdón, la familia Vallenilla introdujo una querella para incluir el delito dequebrantamiento de pactos y convenios internacionales suscritos por la República. Esto debido a que los militares presentes en La Carlota rompieron los protocolos para el manejo de disturbios, al emplear fuerza letal contra manifestantes. Como en muchas protestas de ese año, los funcionarios deliberadamente reemplazaron los perdigones de goma autorizados por balines de metal. Al impactar a quemarropa en el tórax de David Vallenilla, le produjo la muerte en pocos minutos.

El caso fue objetos de múltiples retrasos. Diferimientos, interrupciones, e incluso indiferencia por parte de los jueces, fueron parte de las irregulares denunciadas por los familiares durante los cuatro años que han transcurrido desde el hecho. “Todavía recuerdo cuando el juez 21 de control del Área Metropolitana de Caracas, José Maximino Márquez -mostrando absoluto desconocimiento sobre el caso de mi hijo- me recriminó que David debió dedicarse a estudiar en una universidad, en lugar de andar protestando en las calles”, comentó David Vallenilla, padre de la víctima. Finalmente el caso pasó al tribunal 15 de juicio, a cargo de la jueza Kenia Carrillo Galvao.

La querella había sido admitida por el tribunal de control; sin embargo, el 31 de agosto de 2021 la jueza Carrillo decidió desestimarla. Vallenilla padre denunció que el tribunal dejó en manos del MP la potestad de hacer nuevas acusaciones. «Por eso quieren desestimarla, porque eso fue admitido en fase de control y saben que están violando el derecho a la vida. Son normas y pactos internacional que ha conculcado el gobierno», indicó.

Rechazo absoluto

El video en el que se muestra al soldado dispararle a Vallenilla volvió a difundirse este lunes en redes sociales, hasta posicionarse en tendencias. La gran mayoría de los metrajes venían con mensajes de indignación y rechazo por la absolución el presunto homicida. Tanto figuras públicas como ciudadanos recordaron la muerte del joven como uno de los episodios más cruentos de las protestas de 2017, donde perdieron la vida 157 personas en situaciones similares.

La abogada defensora de derechos humanos Tamara Suju condenó la medida del tribunal caraqueño. La representante de la Asociación Mundial de Juristas (WJA, por sus siglas en inglés) ante la Corte Penal Internacional (CPI) recordó que además de Méndez, también se debe investigar a toda la cadena de mando militar responsable del hecho.

«Hoy la justicia injusta de Venezuela absolvió al militar que asesinó a David Vallenilla hace cuatro años. Todos vimos las imágenes de sus asesinato, todos menos los jueces de la dictadura. Es inconcebible. Por David y por tantas víctimas no podemos dejar de luchar. ¡Justicia!», escribió la embajadora del gobierno interino de Juan Guaidó en Argentina, Elisa Trotta.

En la mira de la corte

En múltiples entrevistas, David Vallenilla padre ha declarado ser consciente de que el sargento Méndez solo fue el autor material en el asesinato de su hijo. Parte de toda una cadena de mando que involucra al general de brigada Arturo José Táriba Guillén, comandante en ese momento de la base La Carlota, y hasta al propio ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

El demandante está actualmente exiliado en Madrid, España, en parte por las amenazas recibidas en su lucha por hacer justicia. Desde allí lleva ahora la causa de su hijo ante la Corte Penal Internacional. El 15 de julio de 2021 solicitó al fiscal general del ente, Karim Khan, incluir el asesinado de David José Vallenilla en las investigaciones sobre Venezuela.

Al no conseguir justicia en los tribunales de Venezuela, la CPI se convierte en la esperanza para el jubilado del Metro de Caracas. Espera que la muerte de su hijo, y la de los cientos de civiles asesinados en protestas, ni quede en el olvido y la impunidad.

Noticias relacionadas