• Las diferentes reacciones al anuncio de la Unión Europea han generado confusión sobre cómo será la observación para las elecciones regionales y municipales del próximo 21 de noviembre. En El Diario aclaramos las etapas del proceso y los argumentos de los dirigentes políticos

Después de 15 años de ausencia, la Unión Europea volverá a enviar una misión de Observación Electoral a unas elecciones en Venezuela, el próximo 21 de noviembre. No obstante, no hay unanimidad en la dirigencia opositora sobre lo que esto significa. Mientras que los sectores que apoyan la ruta electoral lo celebran como un cambio importante en relación con los comicios de años anteriores que solo contaron con la veeduría de aliados del chavismo, otros, como los más afines al gobierno interino de Juan Guaidó, consideran que legitimará al régimen de Nicolás Maduro.

Por lo tanto, en El Diario repasamos las claves que se deben considerar sobre la Observación Electoral que llevará a cabo la Unión Europea y, en consecuencia, las posturas que ha tomado la dirigencia opositora.

¿Cuáles son los estándares de una observación electoral internacional?

Desde el año 2006, el Consejo Nacional Electoral (CNE) prohibió estas misiones nacionales e internacionales de auditoría de los procesos electorales y lo sustituyó por la figura de “acompañantes”. Estos últimos, con un rol más bien simbólico, eran mayoritariamente afines al chavismo.

Eugenio Martínez, periodista de El Diario especializado en asuntos electorales, explicó previamente que la diferencia fundamental radica en que los acompañantes no tienen verdadero acceso a la verificación de todas las etapas que forman parte del proceso electoral, se instalan con poca anticipación, y tienen prohibido hacer pronunciamientos públicos durante y después del proceso electoral sin autorización.

La observación electoral internacional, en cambio, consta de tres etapas que se aplican en la mayoría de los países de la región:

–La preelectoral, en la que, con varios meses de anticipación (generalmente 6 meses, según los parámetros de organización como la OEA o la misma UE en otros países) los observadores toman contacto con las autoridades electorales del país, analizan de qué manera se implementa el cronograma electoral y reciben las denuncias o alertas previas de los partidos políticos, candidatos y de la sociedad civil.

–La jornada de votación, en la que se monitorea en centros electorales de todo el territorio nacional la celebración de los comicios y se certifica que se cumplan con las garantías mínimas. De igual manera, se pueden hacer pronunciamientos y declaraciones a la prensa independientes al CNE.

Leer más  Cedice: Venezuela fue el país con la mayor burocracia de Latinoamérica en 2022

–La poselectoral, en la que los observadores compilan toda esta información para luego elaborar un informe y emitir una serie de recomendaciones.

Claves para entender la misión de Observación Electoral de la UE en Venezuela

Otro aspecto importante a considerar es que, por lo general, estas misiones las conforman aproximadamente 50 personas.

Conforme a los estándares de las observaciones electorales internacionales antes mencionados, la misión de la UE el 21 de noviembre en Venezuela tendrá varias similitudes y pocas pero importantes diferencias.

¿Cómo será la etapa preelectoral de la misión de la UE?

El anuncio de la UE se produjo a poco menos de dos meses para las elecciones del 21 de noviembre y la misión como tal llegará a finales de octubre, según informó la UE. En consecuencia, los lapsos de la etapa preelectoral, que habitualmente toman seis meses, se harán en muy poco tiempo. De allí una de las principales críticas a la misión de observación.

Uno de los más críticos ha sido Leopoldo López, coordinador nacional de Voluntad Popular. En un comunicado, el dirigente destacó que una de las garantías que actualmente se incumple es el lapso de seis meses previos a la elección para que se instale y despliegue una misión de esta naturaleza. A su juicio, con estas condiciones no sería una observación sino más cerca al acompañamiento.

No es lo mismo acompañamiento que observación. Lo que nosotros pedimos es observación electoral y para eso hay condiciones que se dan o no se dan. No pueden darse a medias y ya no se están dando porque no cumple con los seis meses previos que requiere una misión seria. Así que esta misión solo favorece a la dictadura”, dijo López. Y añadió: “Nos preocupa que bajen los estándares europeos de lo que es una elección libre porque eso solo blanquearía al régimen y sería muy peligroso”.

No obstante, la UE tendría meses evaluando las condiciones para desplegar a su equipo. Una misión técnica europea estuvo en Venezuela a mediados de julio para evaluar si hay condiciones políticas que permitieran enviar a observadores internacionales de cara a las elecciones regionales y municipales. Sin embargo, la conclusión del equipo de expertos sigue sin conocerse.

Leer más  Dólar oficial en Venezuela subió 8,2 % en una semana

La misión del 21 de noviembre estará conformada por 11 expertos electorales. Adicionalmente, se desplegarán 62 observadores (34 observadores a largo plazo y 20 a corto plazo) en las regiones para reforzar el equipo de expertos. Por lo tanto, al menos en cuanto al equipo que se desplegarán en el país, sí cumple con los estándares.

¿Y la jornada de votación?

Si bien los lapsos para el despliegue son mínimos, el resto de etapas se cumplirán a grandes rasgos. De esta forma, el CNE firmó un acuerdo que establece para la misión un conjunto de garantías, entre ellas las de libertad de expresión y de movimiento.

En el documento, que se hizo público el miércoles 29 de septiembre, el CNE se comprometió a permitir el libre acceso a sus instalaciones, a los organismos electorales subalternos y a “todas las informaciones pertinentes sobre el proceso electoral sin afectar ni incidir en él y sin menoscabar los derechos constitucionales”.

También dará libre acceso a los centros electorales a fin de que los miembros de la misión puedan observar los actos de instalación de las mesas electorales, el acto de votación, de escrutinio y totalización, etc.

“La misión de observación podrá comunicarse con la prensa y celebrar ruedas de prensa a fin de hacer declaraciones públicas y de presentar sus informes fundamentales, de lo cual informará con antelación al CNE”, dice el acuerdo.

De tal manera que, contrario a lo que afirmó Leopoldo López, la misión de la UE tiene poco que ver con un simple acompañamiento.

¿Por qué la fase poselectoral es clave?

Otra de los importantes aspectos que contempla la misión de la UE en Venezuela es la posibilidad de emitir una declaración preliminar y realizar una conferencia de prensa en Caracas después de las elecciones. El informe final, que incluirá un conjunto de recomendaciones, será presentado y compartido con las partes interesadas después de que concluya el proceso electoral.

Este aspecto es especialmente valorado por los dirigentes que apoyan la ruta electoral. A través de este informe final la UE puede registrar sistemáticamente, no solamente la falta de garantías o condiciones políticas y técnicas, sino hacer recomendaciones en el mediano y largo plazo para que sean adoptadas por el CNE para futuros procesos electorales.

“La presencia de una Misión de Observación de la UE, como en el pasado eran las misiones de observación de la OEA, tienen más que ver con el seguimiento de lo que ocurra en el proceso electoral y, a partir de ese seguimiento, poder emitir un pronunciamiento sobre si las elecciones fueron libres, justas y competitivas o no”, comentó Eugenio Martínez a Politiks.

¿Legitima al régimen de Maduro?

El anuncio ha sido visto por la UE y por dirigentes políticos nacionales como un gesto de apertura del régimen de Maduro enla vía electoral. La jefa de observadores de la UE, la portuguesa Isabel Santos, dijo: “Después de años de tensiones y polarización, las próximas elecciones son un posible paso importante hacia la búsqueda de una solución pacífica y democrática a la crisis en Venezuela”.

Leer más  “Chevron no aumentará la producción petrolera venezolana a altos niveles"
Claves para entender la misión de Observación Electoral de la UE en Venezuela
Josep Borell. Imagen: EFE.

En esa misma línea, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, aseguró que se llevará a cabo un proceso electoral “sin precedentes” en los últimos años.

Incluso en Europa han criticado la decisión de Borrell. En unas declaraciones similares a las de Leopoldo López, la ex eurodiputada Betriz Becerra aseguró que la UE ignora los resultados de la misión exploratoria, “incumple sus propios estándares y legítima unas elecciones que son tan fraudulentas de origen y tan carentes de mínimos democráticos como las anteriores”.

A juicio de Eugenio Martínez, la presencia de la UE no tiene que ver con la legitimidad o no de la elección. Puso como ejemplo los últimos comicios en Rusia, en los que tuvieron presencia pero no avalaron los resultados y denunciaron la falta de transparencia y de garantías. Lo mismo ocurrió con la misión de la OEA en las presidenciales de Bolivia en 2019, en la que denunciaron el fraude electoral de Evo Morales.

“De entrada, la presencia de una Misión de Observación Electoral no legitima, ni su ausencia deslegitima un proceso electoral”, dijo el periodista a Politiks.

En cambio, la presencia o ausencia de la UE o de otros organismos como observadores sí legitima el resultado de las elecciones. Desde 2006, cuando el CNE modificó el Reglamento General de Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre), ningún organismo internacional ha avalado los resultados de las elecciones en Venezuela. Por lo tanto, es previsible que nuevamente suceda después del 21 de noviembre. 

Noticias relacionadas