• Un reciente estudio reveló que el fármaco trastuzumab deruxtecan detuvo la progresión del cáncer de mama metastásico HER2-positivo en un 75,8 % de las pacientes en un año 

El cáncer de mama, el más común en todo el mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cobró la vida de 10 millones de personas en el año 2020. El 70% de los decesos por la enfermedad ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos.

Médicos y científicos en todo el mundo continúan sus labores para encontrar tratamientos eficaces para la lucha contra el cáncer de mama, que afecta a una de cada 12 mujeres y es la principal causa de mortalidad en este grupo.

Recientes estudios realizados en Estados Unidos, Suiza y España revelaron resultados favorables para tratar el cáncer de mama avanzado, el metastásico HER2-positivo y las metástasis cerebrales por esta enfermedad. Dos se encuentran en la fase III de los ensayos clínicos. 

Cáncer de mama metastásico HER2-positivo

Este tipo de cáncer de seno da resultado positivo en la prueba de detección de una proteína llamada receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 (HER2, por sus siglas en inglés), la cual promueve el crecimiento de las células cancerosas.

Representa alrededor del 15 % del total de los casos de esta enfermedad diagnosticados y es un subtipo que se caracteriza por una elevada agresividad y alta capacidad de proliferación.

Foto: Pixabay

Medicamento detiene la progresión del cáncer de mama

Una nueva investigación demostró que el tratamiento del cáncer de mama metastásico HER2-positivo con el fármaco trastuzumab deruxtecan detiene la progresión de la enfermedad en un 75,8 % de las pacientes en un año. 

De todos los estudios realizados en pacientes con cáncer de mama, en cualquier estadio y de cualquier subtipo, probablemente nunca ha habido un fármaco que haya demostrado tanto beneficio como este”, precisó el doctor Javier Cortés, autor de la investigación y director del International Breast Cancer Center (IBCC) de España.

Sobre el medicamento, precisó que es innovador y tiene un mejor pronóstico en comparación con el tratamiento estándar actual contra la enfermedad. Agregó que los datos del ensayo clínico DESTINY Breast-03 demuestran avances importantes en la historia del cáncer de mama.

Para Cortés, el medicamento “podría llegar a curar la enfermedad en algunas pacientes”, debido a que observaron cómo el tumor desapareció en el 16 % de los casos tratados con trastuzumab deruxtecan. 

¿Cómo funciona el fármaco?

El nuevo tratamiento trastuzumab deruxtecan es considerado por los especialistas como un “caballo de Troya”, ideado para atravesar las “murallas” celulares y combatir el tumor desde adentro.

De acuerdo con el oncólogo, el fármaco es un anticuerpo o proteína (trastuzumab) que lleva un tipo de quimioterapia oculta (deruxtecan), que las células tumorales no detectan. 

“El anticuerpo se une a una especie de antena, el receptor HER2, que se encuentra en la membrana de las células tumorales, entra en su interior y, una vez dentro, es capaz de liberar la quimioterapia”, explicó Cortés.

El medicamento ya había demostrado una actividad antitumoral en pacientes con cáncer de mama metastásico HER2-positivo en el ensayo de fase II  DESTINY Breast-01, publicado en febrero de 2020, en la revista The New England Journal of Medicine. Los resultados llevaron a la  aprobación temporal de trastuzumab deruxtecan en Europa y en Estados Unidos.

El ensayo clínico fase III, denominado DESTINY Breast-03, contó con 524 pacientes tratadas previamente con una línea de tratamiento de quimioterapia  denominada taxanos y con trastuzumab. Estas personas fueron asignadas de forma aleatoria a una de las dos ramas del estudio: 261 a la rama de trastuzumab deruxtecan y 263, a la del  tratamiento estándar con T-DM1. 

Del segundo grupo, solo el 34,1 % de las pacientes no tuvo progresión o empeoramiento de la enfermedad en 12 meses. 

¿Cómo se trata el cáncer de mama actualmente?

El cáncer de mama se trata de varias maneras, debido a que depende del tipo y del grado de diseminación. Las pacientes a menudo reciben más de un tipo de tratamiento, de acuerdo con la OMS.

“El tratamiento del cáncer de mama puede ser sumamente eficaz, con probabilidades de supervivencia del 90% o más altas, en particular cuando la enfermedad se detecta de forma temprana”, indica la OMS en su página web.

Entre los tratamientos están: La cirugía y radioterapia para frenar el avance de la enfermedad en el pecho, los ganglios linfáticos y las áreas circundantes; la terapia sistémica, (medicamentos administrados por vía oral o intravenosa) para tratar o reducir el riesgo de metástasis.

Entre los medicamentos contra el cáncer se incluyen la terapia endocrina (hormonal), la quimioterapia y en algunos casos la terapia biológica dirigida (anticuerpos).

Terapia basada en la combinación de medicamentos

Novartis, empresa farmacéutica Suiza, publicó los resultados del estudio en fase III denominado MONALEESA-2. Reveló que el tratamiento de primera línea con ribociclib más el letrozol ocasionó una mejora clínicamente significativa en la supervivencia general en las pacientes posmenopáusicas con cáncer de mama avanzado de subtipo RH+ HER2-. 

“La combinación de ribociclib con letrozol demostró una mejoría estadística y clínicamente significativa en la sobrevida global de las pacientes, con una mediana de 63.9 meses versus 51.8”, detalla el estudio presentado en el Congreso Anual de la Sociedad Europea de Oncología Clínica (ESMO, por su sigla en inglés), celebrado a mediados de septiembre. 

El ribociclib actúa inhibiendo las quinasas dependientes de ciclinas 4 y 6, unas proteínas reguladoras del ciclo celular que promueven el crecimiento de este tipo de tumores. El letrozol inhibe la aromatasa, una enzima implicada en la producción de estrógenos, que son unas hormonas sexuales femeninas que ayudan al crecimiento del tumor.

Los pacientes tratados con los medicamentos presentaban una probabilidad de supervivencia de más de un 50%. 

“El ensayo MONALEESA-2 es el primer estudio en el que se rompe la barrera de los 5 años en las pacientes con cáncer de mama metastásico posmenopáusico HR+/HER2-. Estos resultados de supervivencia general respaldan firmemente el uso de inhibidores de CDK4/6 en el marco de primera línea para esta población”, dijo Gonzalo Gòmez-Abuin, director de la Unidad de Investigación Clínica del Hospital Alemán en Buenos Aires, Argentina.

Foto: Pixabay

Estudio para tratar las metástasis cerebrales del cáncer de mama 

Una investigación dirigida por la doctora Diana Cittelly, miembro del Centro del Cáncer de la Universidad de Colorado (UC), en Estados Unidos, podría abrir nuevas opciones para el tratamiento de los cáncer de mama que se extiende al cerebro. 

El estudio de Cittelly, publicado la revista Clinical Cancer Research, examinó el papel del receptor de interleucina 13 alfa 2 (IL13Ra2), una proteína que se encuentra en mayores tasas en las células cancerosas que hacen metástasis a otros lugares del cuerpo.

“Descubrimos que los pacientes que expresan niveles elevados de IL13Ra2 en sus metástasis cerebrales tienen peor supervivencia que los que expresan niveles bajos de esta proteína, pero no pudimos ver esta correlación al examinar los tumores primarios. Eso fue importante porque sugirió que existe una adaptación de las células cancerosas cuando se extienden al cerebro, y que podríamos dirigirnos a ella”, explica Cittelly. 

Agregó que con la investigación pudieron identificar el papel de este receptor como herramienta para promover la proliferación y el crecimiento de la metástasis en el cerebro.

Debido a que el 80% de mujeres con metástasis cerebral del cáncer de mama mueren en el plazo de un año desde su diagnóstico, el equipo de Cittelly espera encontrar una forma de atacar las células cancerosas después de que se hayan extendido al cerebro.

Próximos pasos

La especialista sostuvo que el siguiente paso de los investigadores es iniciar una colaboración con expertos en células CAR-T para comprender mejor cómo la terapia con células CAR-T puede dirigirse a IL13Ra2. 

“Los pacientes con metástasis cerebrales suelen considerarse terminales y quedan excluidos de la mayoría de los ensayos clínicos. Tener algo que pueda utilizarse para esa población tan específica será estupendo”, aseveró.

Comenta que cuando una persona ya presenta una metástasis cerebral podrían dirigirse a la IL13Ra2 para disminuir el crecimiento de esas metástasis y reducir la progresión de la enfermedad.

Los avances en los estudios de nuevos tratamientos para el cáncer de mama avanzado mejoran el pronóstico de las personas con esta enfermedad. Los medicamentos que se encuentran en ensayos clínicos podrían prolongar la vida y brindarles bienestar a los pacientes. 

Noticias relacionadas