Este miércoles inicié una serie de debates sobre aspectos de gestión pública que, desde los gobiernos locales, podremos mejorar al lograr un cambio político el 21 de noviembre. En el primer espacio tuve una excelente compañía: el economista Asdrúbal Oliveros.

Junto a él planteamos soluciones para reactivar la economía tomando medidas desde lo local teniendo en cuenta que apoyar el emprendimiento es una bandera de nuestra gestión para la Alcaldía de Sucre.

La mirada en el futuro y los pies en el camino

En este encuentro planteamos que sí es posible incentivar las inversiones desde lo local facilitando los trámites municipales para quienes deciden emprender y hacer uso de la tecnología, quitar requisitos y trabas burocráticas, potenciar la seguridad para ampliar los horarios de apertura, formar a quienes quieren emprender y de esta manera lograr que las nuevas inversiones deseen sentar sus bases en nuestro municipio. Esto mejorará la economía local, creará fuentes de empleo para nuestras comunidades y traerá mejores servicios e incluso potenciará la calidad de vida de nuestros vecinos en general.

A estos puntos que teníamos previsto tuvimos la oportunidad de incorporar las opciones que nos planteó Asdrúbal que pasan por hacer un censo de actividad económica para entender las iniciativas que hay en el municipio, tener un mapeo y empezar a formalizar ese conjunto de actividades que hoy están en la informalidad, construir un ecosistema de emprendimiento para que los casos exitosos sirvan de ejemplo y sus errores de enseñanza, instalar una escuela popular de emprendimiento que cuente con la formación de especialistas, impulsar una estructura de comercio en línea que publicite todas las iniciativas y ayude a potenciar sus negocios y por último establecer una estrategia tributaria con exoneraciones a los emprendimientos que cuando empiezan tienen problemas de flujo de caja.

La mirada en el futuro y los pies en el camino

Todas estas opciones forman parte de nuestra propuesta de gestión porque creemos que los sucrenses y todos los venezolanos no debemos perder la esperanza. Debemos mirar al futuro con los pies puestos en recorrer el camino que nos llevará hasta allá, entendiendo que los microempresarios son un elemento clave para mirar el futuro, porque como nos explicó Oliveros habla de empoderamiento, de independencia, de la capacidad de sobreponerse a la crisis. Una semilla que hay que ver cómo potenciamos para que se convierta en una fuerza que impulse al país.

Esta semana graduamos a 35 alumnas de la Primera Cohorte del Taller de Costura del programa Mujeres Empoderadas de Petare que junto a la Fundación Vístete de Sueños y gracias al aporte de la Embajada de Francia no solo le enseñó nuevas habilidades en corte, costura y confección, sino que también les ofreció  herramientas a mujeres que viven en zonas vulnerables para superar las heridas sufridas por haber estado expuestas a algún tipo de violencia.

No tengo duda de que desde la Alcaldía de Sucre potenciaremos todos estos programas que junto a mi equipo y sin cargo de función pública hemos impulsado durante todos estos años. Esta será una forma de darle Chola a Sucre.

Artículos relacionados del autor