• En las últimas semanas, las cifras oficiales no han bajado de 1.400 casos diarios, lo que voceros del sector salud califican como evidencia de una nueva fase de la pandemia

Julio Castro, médico infectólogo, advirtió el 6 de octubre que Venezuela entró en la tercera ola de contagios por covid-19. La situación ya había sido insinuada por el régimen de Nicolás Maduro el pasado 3 de octubre, aunque solo se refirió a los casos en Caracas y los estados Miranda y Vargas. 

Un aumento progresivo de los casos sin señales de un posible descenso en las cifras oficiales, la saturación de los hospitales, los reportes de casos graves y la respuesta del régimen con medidas como puntos de control en Caracas son algunas de las señales de que la propagación del covid-19 no está controlada en el país. 

El 13 de octubre, la Oficina Panamericana de la Salud (OPS) confirmó que existen algunos picos de contagios nuevos en la ciudad de Caracas, siendo esta una de las pocas ciudades de Suramérica que registra ascenso de casos positivos por covid-19 en los últimos meses.

La Academia Nacional de Medicina sostiene el argumento de que el país atraviesa una tercera ola. Huniades Urbina, secretario de la institución, detalló que el sector salud ve con preocupación el panorama actual de la pandemia en Venezuela. 

En las últimas semanas las cifras oficiales no bajan de los 1.400 casos diarios, esto es tres veces más que los que hubo hace un año cuando se suponía que estábamos en la fase más severa de la pandemia. Debemos tener en cuenta que además existe un subregistro de casos por la falta de capacidad de diagnóstico y la opacidad de la información”, expresó Urbina en entrevista para El Diario.

El médico explicó que una característica del curso de la pandemia en el país ha sido su lentitud. Mientras Venezuela atraviesa la tercera ola, otras naciones están entrando en una cuarta o hasta quinta fase de contagios. Aclaró que esto no significa necesariamente un mejor panorama para los venezolanos. 

Foto: EFE

Presencia de la variante delta 

El Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) determinó a través de pruebas la presencia de la variante delta en varios estados. Esta cepa del covid-19 se ha caracterizado por ser más contagiosa que sus antecesoras. 

“Esta variante no es más o menos riesgosa que la cepa original, pero sí se contagia con más rapidez y facilidad. Con la variante inicial cada persona con el virus podía contagiar a cuatro personas más, mientras que con la variante delta puede contagiar hasta a ocho personas”, alegó Urbina. 

Pese a que no se trata de una variante más agresiva, sí repercute en el aumento de casos severos, debido a que también se elevan porcentualmente.  “No es lo mismo tener 10 casos leves y uno grave con la variante original que tener 20 casos leves y cuatro o cinco graves por la delta”, añadió. 

El también pediatra intensivista aclaró que los niños también son susceptibles ante esta y otras variantes del covid-19.

Cerca del 50% de los niños pueden ser asintomáticos, es decir, que pueden tener el virus, no desarrollar la enfermedad, pero sí propagarla. Al principio se creía que ellos eran casi inmunes, pero varios estudios ya han demostrados que si los afecta y hemos visto casos de menores de edad que presentan insuficiencia respiratoria, que van a terapia intensiva, que quedan con síndrome poscovid-19 o con insuficiencia cardíaca”, indicó Urbina.

Entidades con tasas altas de contagios 

Distrito Capital, Miranda y Vargas son las tres entidades que lideran las cifras de contagios en el reporte oficial. Sin embargo, Urbina alertó que se debe poner especial atención en las zonas fronterizas con Colombia. 

De acuerdo con el médico, el estado Táchira debe ser monitoreado constantemente por la circulación de migrantes y personas que hacen actividades comerciales en el país vecino. 

Otra localidad que genera preocupación es el Zulia. En este estado se ha registrado en varios periodos tasas altas de contagios y mortalidad. Además es la entidad donde ha muerto más personal de salud por covid-19.

Jaime Lorenzo, director de Médicos Unidos de Venezuela, dijo en una entrevista previa para El Diario que el régimen de Maduro ha adoptado la costumbre de omitir algunos estados del reporte oficial de casos. 

Lorenzo detalló que pese a esto, la ONG sí ha recibido informes de pacientes hospitalizados con criterios de covid-19 en las entidades que no fueron incluidas en las cifras oficiales. 

Hospitales sin condiciones

El vocero de la Academia de Medicina explicó que el lento curso de la pandemia en Venezuela fue una oportunidad para adecuar los hospitales con insumos, camas de terapia intensiva y material de protección para el personal de salud. Sin embargo, quienes laboran en los centros de salud han denunciado que esto sigue sin ocurrir. 

“Veníamos de una crisis humanitaria con un sistema de salud colapsado, con apenas 100 camas de terapia intensiva en el país, no hay insumos, no hay rayos X, ni tomografías que son tan necesarias para los pacientes con covid-19”, añadió. 

El Monitor Salud reportó el 5 de octubre que en 40 de 62 centros de salud no hay tapabocas para el personal. Además, solo en 32 de esos hospitales hay disponibilidad de guantes en el área de Emergencia.  

La condición de los servicios básicos como agua potable y electricidad es crítica en los centros asistenciales. Durante las semanas de septiembre y octubre, el personal ha denunciado apagones en varios hospitales del país. 

Vacunación ineficiente 

Foto: EFE

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) publicó en su plataforma web que Venezuela alcanzó el 20,84% de la población vacunada para el 1° de octubre de 2021. 

Urbina explicó que todavía es una tasa de vacunación muy baja y el plan nacional de inmunización ha sido lento. 

Parte de este retraso estuvo involucrado con la escasez de segundas dosis de la vacuna Sputnik V. El sector salud y un alto porcentaje de adultos mayores se vieron afectados 

En Venezuela falta todavía por vacunarse el 30% del personal de salud en primera línea”, agregó Urbina.

Medidas de bioseguridad que no se cumplen 

El médico destacó que las medidas más eficientes para evitar contraer covid-19 son el uso adecuado de mascarilla, el lavado de manos, la distancia física, salir de casa solamente para lo necesario y evitar lugares con grandes concentraciones de personas. 

En ese sentido, detalló que las restricciones impuestas por el régimen de Nicolás Maduro solo son eficientes si la mayoría de la población las cumple y sigue las medidas de bioseguridad básicas. Agregó que eso no suele ocurrir. 

“Las alcabalas se convierten en un torniquete que retrasa el tráfico para entrar o salir de Caracas. Yo vivo en San Antonio de los Altos y voy a Caracas para ver a mis pacientes y he notado que no devuelven a nadie, solamente retrasan el tránsito y no representa una medida efectiva solo es propagandística”, añadió.

¿Qué deben saber los venezolanos sobre la tercera ola?

El secretario de la Academia de Medicina ofreció una serie de recomendaciones que deben tomar en cuenta los venezolanos ante la tercera ola de contagios. En primer lugar, instó a los ciudadanos a vacunarse sin excepción. 

“Es importante que la gente deje de pensar en cosas como que vacunarse es una forma de control social. Las personas vacunadas tienen un 50% menos de probabilidad de tener enfermedad grave al contagiarse”, señaló Urbina. 

A pocas semanas del inicio de clases presenciales, recomendó a padres y representantes orientar a niños, niñas y adolescentes sobre medidas de bioseguridad y prevención. 

“Deben explicar los cambios para que entiendan cosas como que lleguen al salón de clases y solo vean a la mitad de sus compañeritos. También que tal vez los recreos se harán en el salón o en distintos horarios para que no tengan contacto con otros grados”, dijo. 

Otro aspecto que comentó fue que se les debe recalcar que la mascarilla solo se la deben retirar para comer y beber agua. La formación de los docentes y personal administrativo en bioseguridad también es fundamental para que se cumplan estas indicaciones. 

El especialista también sugirió velar porque el personal de las instituciones educativas esté vacunado y cuente con material de protección. 

Pese a estas recomendaciones, el médico aclaró que el llamado de la Academia de Medicina es a que el Ministerio de Educación reconsidere el regreso a clases presenciales, previsto para el 25 de octubre. “Consideramos que no es el momento por el aumento de casos, porque no hay buena vacunación y muchos colegios no tienen las condiciones para volver a la presencialidad”. 

Urbina alegó que los vacunados deben seguir protegiéndose con el uso de la mascarilla, la distancia física y el lavado de manos. Las personas que recibieron la primera dosis deben esperar 20 días para comenzar a adquirir algo de inmunidad. No obstante, igual pueden contraer el virus. 

“Entre 15% y 20% de las personas que tienen covid-19 desarrollan enfermedad severa, pero si se vacunan ese riesgo se reduce a menos del 50%”, finalizó. 

Noticias relacionadas