• La norma es la primera en su estilo en territorio estadounidense, aunque se intentó promover leyes similares en Nueva York y Wisconsin. Europa también ha avanzado en reconocer al stealthing o “sigilo” como una forma de agresión sexual | Foto: CBC.

En California (Estados Unidos) se aprobó una ley que prohíbe la extracción no consensuada del condón, práctica que es conocida como stealthing o “sigilo”. La norma fue promulgada por el gobernador del estado, Gavin Newson, con el visto bueno de los legisladores demócratas y republicanos.

Con la aprobación de la ley, el estado se convirtió en el primero que ilegaliza la práctica en el país y ahora será reconocida como una agresión sexual. Estados como Nueva York y Wisconsin intentaron promover leyes similares hace meses sin éxito alguno. “Queríamos asegurarnos de que no solo sea inmoral, sino ilegal”, expresó Cristina García para BBC Mundo, asambleísta demócrata que presentó el proyecto de ley ante el organismo de California.

García trabajó durante varios años en la ley y entre 2017 y 2018 presentó el proyecto previo que catalogaba al stealthing como un delito penal que permitía a los fiscales solicitar cárcel para los autores de la agresión sexual. Sin embargo, no obtuvo el apoyo necesario sino hasta 2021, cuando logró enmendar el código civil con el apoyo bipartidista.

Cristina García, promotora de la ley contra el stealthing en California. Foto: Getty Images/BBC.

Qué es el Stealthing o “sigilo”

El término fue empleado y explicado en 2017 por la investigadora estadounidense Alexandra Brodsky en un estudio de la Universidad de Columbia de Género y Derecho. Hace referencia a retirarse el condón durante la relación sexual sin el consentimiento de la otra persona.

De qué trata la ley contra el stealthing

La ley que cataloga el stealthing como agresión sexual permite a las víctimas demandar a los infractores por daños. A pesar de este avance legal, no se pueden presentar cargos penales. García comentó también que continúa pensando que el delito debería estar en el código penal de manera permanente.

Con la aprobación de la norma, ya no habrá ambigüedades sobre el tema y permitirá una mayor respuesta gubernamental ante casos de abusos, en los que las personas afectadas temen ser infectadas con enfermedades de transmisión sexual y en el caso de mujeres, producir embarazos no deseados.

García cuestionó que, aunque ahora exista legislatura al respecto, no se iguale a una violación, por ejemplo, pues en la práctica sexual en cuestión no existe consentimiento de una de las partes. El stealthing puede considerarse como un delito menor de agresión sexual, señalan analistas legislativos para BBC Mundo, pero no se menciona explícitamente en el código penal.

Con la ley, la decisión para demandar recaerá sobre los sobrevivientes y no sobre los fiscales. Según la Biblioteca Nacional de Medicina estadounidense, al menos el 12 % de las mujeres entre 21 y 30 años de edad informaron que experimentaron stealthing.

Países han aprobado leyes similares

En Canadá, Reino Unido, Nueva Zelanda y Alemania se considera el stealthing como una agresión sexual al violar el concepto tradicional de consentimiento condicional. Sin embargo, debido a la dificultad de demostrar la intención, las probabilidades de un enjuiciamiento al victimario son mínimas.

En países como España, existen antecedentes de sentencias que abogaron a favor de las víctimas de la agresión sexual. El stealthing se describe como una modificación al consentimiento entre las partes, por ende, es un delito de abuso sexual, según lo estipulado en el Código Penal español.

Foto: Getty Images.

Protección a los afectados

La Universidad de Monash (en Melbourne, Australia) reseñó en 2018 en uno de sus estudios que un 32% de las mujeres encuestadas y un 19% de los hombres encuestados fueron víctimas de esta práctica.

Entre las beneficiarias de la norma estadounidense están las trabajadoras sexuales, quienes podrán demandar a sus clientes que se quiten los condones en el acto sexual.

También protege a los grupos marginados como los homosexuales que suelen ser víctimas de violencia y abuso sexual. Los promotores de las leyes contra el stealthing aseguran que la práctica causa daños físicos y emocionales a corto y largo plazo, por ende, deben promoverse leyes similares en el mundo.

Noticias relacionadas