• Omar García y Rafael Tarazona fueron trasladados a centros de salud luego de dar positivo para covid-19. De Javier Tarazona, director de Fundaredes, no se tiene información hasta el momento

Al cumplirse 105 días de la detención arbitraria de tres activistas de la ONG Fundaredes se conoció extraoficialmente que dos de ellos fueron trasladados a centros de salud en Caracas, luego de que resultaran positivo para covid-19. 

Juan de Dios García y Rafael Tarazona se encuentran hospitalizados en la Clínica La Casona y Hospital de Clínicas Caracas, respectivamente, así lo informó el director de la ONG Foro Penal, Gonzalo Himiob, en un video publicado en Twitter. Hasta el momento desconocen la situación de Javier Tarazona, director de Fundaredes.

La noticia sobre el estado de salud de los presos políticos se dio un día después de que el general y preso político Raúl Isaías Baduel murió bajo custodia del Estado presuntamente por covid-19, un diagnóstico que la familia niega. Con la muerte de Baduel se eleva a 10 la cifra de presos políticos fallecidos en custodia del régimen desde 2015.

El abogado denunció que a los familiares y equipo legal de los activistas les han negado continuamente la información sobre el estado de salud de los activistas.  

“Estamos exigiendo, no solamente a las autoridades, sino a los médicos, que tienen el deber legal de informar sobre la salud de sus pacientes a los familiares, que nos digan cuál es su estado de salud y en qué situación están en este momento”, exige Himiob, acompañado de la familia de García.

Fundaredes, desde que ocurrió la detención arbitraria de sus activistas, alertó sobre su estado de salud y sobre enfermedades de base que fueron diagnosticadas antes de la privación de libertad. 

La audiencia preliminar estaba pautada para el miércoles 13 de octubre, pero fue diferida por quinta vez para este jueves. Sin embargo, Clara Ramírez, abogada de Fundaredes, afirma que debido al diagnóstico de los detenidos no va a ser posible celebrar la audiencia.

“Mi llamado es a las autoridades de este país. Que tengan un poquito de caridad. Mi hijo no es un delincuente. Yo soy una madre, que por amor de Dios,  quiero saber donde lo tienen. Es una enfermedad que está matando al mundo entero. Basta de tanto ensañamiento con Omar de Dios.  Es un muchacho de bien. Díganme en dónde tienen a mi hijo”, reclamó la madre de Juan de Dios García.

Caso Baduel 

Raúl Isaías Baduel, exministro de Defensa del gobierno de Hugo Chávez, falleció el 12 de octubre de este año presuntamente por un paro cardiorespiratorio generado por el covid-19. La información la publicó el fiscal del régimen, Tarek William Saab. 

Sin embargo, la familia Baduel niega el diagnóstico de covid-19 del exmilitar y denuncia que el preso político no recibió atención médica. 

“Lo mataron. El régimen lo mató. Lo sometió durante más de una década a torturas y aislamiento. Lo mataron”, dijo Andreina Baduel, hija del  exmilitar. 

Baduel, de 66 años de edad, destacó por ser una pieza clave durante el gobierno del difunto presidente Hugo Chávez, siendo protagonista en los hechos del 13 de abril de 2002. No obstante, su separación del chavismo y posiciones críticas al régimen lo llevaron a convertirse en uno de sus presos políticos más emblemáticos, pasando más de 10 años en prisión.

En el año 2006 se convirtió en ministro de Defensa, cargo que ocupó por un año. A su salida del ministerio en 2007, se manifestó en contra de la reforma constitucional promovida por el oficialismo. Chávez sufrió su primera derrota en las urnas al ser rechazada la reforma, mientras Baduel se volvió un activo opositor al declarar que el entonces presidente se había alejado de los ideales que juró defender en 1982.

Familiares y abogados exigen información sobre el estado de salud de los activistas de Fundaredes

Su cambio de posición política le trajo rápidas consecuencias. El 2 de abril de 2009 fue detenido por funcionarios de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM, actualmente DGCIM) y acusado de corrupción. Fue sentenciado a ocho años de prisión, los cuales pasó en la cárcel militar de Ramo Verde, en Los Teques, hasta recibir libertad condicional el 12 de agosto de 2015. Apenas había terminado en casa su condena en el año 2017, cuando volvió a ser arrestado, esta vez por agentes del Sebin. Se le acusó de conspirar para derrocar al régimen de Nicolás Maduro, y en 2018 el propio Maduro ordenó su degradación de rango y expulsión de la Fuerza Armada.

10 presos políticos muertos en Venezuela

Son 10 los presos políticos que han muerto bajo custodia del Estado venezolano desde el año 2014. 

En la lista se encuentran: Gabriel Medina Díaz, acusado de planear un supuesto secuestro contra Diosdado Cabello. Rafael Acosta Arévalo, capitán de corbeta que fue torturado por funcionarios del Dgcim. Salvador Franco, indígena pemón que murió tras no recibir atención médica en El Rodeo II. Pedro Santana, acusado de presunta vinculación con actos terroristas y falleció por complicaciones de salud. Nelson Martínez, expresidente de Citgo y acusado de corrupción en Pdvsa. 

También falleció el exconcejal Fernando Albán en el Sebin de Plaza Venezuela. La coalición opositora acusó al régimen de Nicolás Maduro de haberlo lanzado de uno de los últimos pisos del edificio mientras era torturado. 

El teniente Rafael Arreaza Soto falleció por múltiples disparos cuando intentó fugarse de la cárcel de Ramo Verde. Carlos García,  ex concejal opositor de Guasdualito,  falleció el 17 de septiembre de 2017 luego de sufrir un accidente cerebrovascular, mientras estaba recluido en la sede del Sebin de esa ciudad. Rodolfo González Martínez, murió en una celda del Sebin a los 70 años de edad el 12 de marzo de 2015. Fue detenido por participar en las protestas antigubernamentales de abril de 2014.

Noticias relacionadas