• Este lunes 25 de octubre estudiantes y docentes volverán a los planteles educativos luego de un añio y siete meses de educación a distancia. A continuación algunos aspectos clave de este retorno. Foto: Infobae

Exactamente 8.789.353 niños, niñas y adolescentes están pautados para iniciar clases presenciales este lunes 25 de octubre en Venezuela. La medida, retrasada en varias oportunidades por el Ejecutivo nacional, pone fin a un año y siete meses de educación a distancia. 

En El Diario explicamos algunos de los aspectos clave que marcan este regreso a los planteles educativos.

1.Sin esquema 7+7

Inicialmente el Ejecutivo había anunciado que este retorno a clases presenciales no sería de forma absoluta. Es por ello que estableció que se llevaría a cabo bajo el esquema 7+7, el mismo utilizado para la reactivación de la economía nacional. 

Sin embargo, el 24 de octubre, un día antes del retorno a las aulas, Nicolas Maduro dijo en televisión nacional que las clases serán continuas, acorde a la flexibilización ampliada que arranca el 1 de noviembre.

Para el sector educativo la implementación del esquema 7+7 en el ámbito escolar carecía de la profundidad que ameritaba y no era suficiente para nivelar académicamente a niños, niñas y adolescentes.

Clases presenciales

4

fueron las ocasiones en las que el Ejecutivo retrasó el regreso a las aulas

En entrevista previa para El Diario, Carlos Cedeño, miembro de la red de madres, padres y representantes, afirmó que ante el prolongado cierre de las escuelas, esperaba que las directrices oficiales para el regreso fueran más contundentes. A su juicio, es un error pretender limitar a las instituciones educativas sobre la cantidad de días que se podrá recibir a los alumnos. 

“No debería haber ninguna limitación en cuanto a la convocatoria ( regreso a clases presenciales) porque el costo de mantener las escuelas cerradas ha sido muy grande para los muchachos. No solo en condiciones de socializar”, expresó.

2.¿Retorno descentralizado? 

Aunque el llamado a clases presenciales es parte de una orden ejecutiva para los 29.103 planteles del territorio nacional, es posible que algunos no puedan sumarse debido a que no cuentan con las condiciones de infraestructura u organización para recibir a los alumnos.

El Observatorio de Educación de FundaRedes alertó en 2020 que 95 % de la infraestructura escolar presenta un alto grado de deterioro, y que no hay servicios básicos continuos. Este panorama se mantiene pese a la supuesta implementación del plan una gota de amor para mi escuela. 

Clases presenciales
The New York Times

En varias ocasiones representantes del sector han solicitado que este regreso sea descentralizado porque las escuelas presentan realidades diferentes. 

“Hemos pedido desde hace meses aprobar la apertura de las escuelas que se sintieran listas. La apertura es totalmente distinta en una pequeña población rural que en un centro urbano con gran incidencia de covid-19”, dijo Lila Vega, pediatra y miembro de la Red de Padres y Representantes, en una entrevista previa para El Diario

Fausto Romeo, presidente de la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep) tiene claro, desde hace varios meses, que el regreso a clases presenciales no se puede dar bajo una serie de lineamientos generales. 

En marzo de este año, Romeo propuso al Ministerio de Educación que el retorno fuera descentralizado, es decir, que en cada escuela representantes y maestros armaran  un plan para evaluar si estaban en condiciones o no de atender a los estudiantes en las aulas.

3. Comités de bioseguridad 

La nueva normalidad que comenzará a desarrollarse en las escuelas va ligada con las normas de bioseguridad. En este punto, el uso de mascarillas, gel antibacterial y el distanciamiento serán requisitos fundamentales para representantes, estudiantes, maestros y obreros.

En aras de garantizar la seguridad de todos, las escuelas crearán comités de bioseguridad, los cuales tendrán la tarea de velar y hacer cumplir las normas.

La directora nacional del Programa Escuela de Fe y Alegría, Noelbis Aguilar, confirmó que las 177 escuelas de la red contarán con estos equipos. Cuenta además que los maestros recibirán formación  continua sobre los protocolos. 

El resto de los planteles públicos también se sumarán a esta iniciativa por orden del Ejecutivo. 

De igual forma, se prevé que los salones se dividan en grupos que asistirán un día a la semana establecido por el docente, esto con el fin de evitar aglomeraciones. Educación Física y la hora del recreo son algunas de las actividades que continuarán suspendidas.

4. Flexibilización del uniforme escolar 

Los altos costos de uniformes y útiles escolares han sido dos de los grandes desafíos de padres y representantes para este regreso a clases presenciales. Esto debido a los altos costos. En un recorrido realizado en septiembre de este año, el equipo de El Diario constató que un uniforme escolar (camisa, pantalón y calzado ) puede costar hasta 43 dólares. Mientras, el precio de los bolsos puede llegar a rondar los 40 dólares. 

Alumnos en una aula de clases

Es por esto que algunas instituciones públicas, incluidas las de la red de escuelas de Fe y Alegría, decidieron ser flexibles con el tema de los uniformes escolares para este retorno a clases. De acuerdo con Yameli Martínez, coordinadora nacional de Ciudadanía de este movimiento, la intención de esta medida es evitar que haya inasistencias por este motivo. 

5. Los docentes se niegan a regresar

Desde que se anunció el retorno a las aulas los docentes han expresado su desacuerdo con que se efectúe bajo las actuales condiciones. 

Durante este 2021, el Observatorio de Educación de FundaRedes presentó un informe donde reveló que el 72,30 % de los educadores no está de acuerdo con el regresó a clases presenciales. Entre los motivos que expusieron destacan los bajos salarios, el deterioro de las escuelas y la lenta vacunación contra el covid-19. 

Otro temor que aqueja al sector es la deserción escolar, reconocida recientemente por el propio Nicolás Maduro durante un evento con motivo del arranque del año escolar 2021-2022.

Aunque evitó dar un porcentaje, a finales del periodo escolar 2020.-2021 la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE) documentó que la deserción se ubicó en un 23,7%. Los niños, niñas y adolescentes abandonaron sus estudios académicos obligados por la extrema pobreza y las dificultades para acceder a la educación a distancia debido a la pandemia.

Noticias relacionadas