• El cardenal Baltazar Porras encabezó una caravana desde la iglesia de La Candelaria hasta el mirador de la avenida Boyacá. El acto antecede la primera festividad del médico de los pobres como beato, que se celebrará este 26 de octubre. Foto: Alejandro Layton

Una caravana partió la tarde del lunes 25 de octubre de 2021 de la iglesia de Nuestra Señora de La Candelaria, en el centro de Caracas. Sobre el vehículo iba el cardenal Baltazar Porras, acompañado por una estatua de José Gregorio Hernández y una reliquia con restos del beato venezolano.

La marcha recorrió la ciudad hasta llegar al mirador de la avenida Boyacá, conocida popularmente como Cota Mil. Desde allí Porras dirigió una bendición para Caracas, especialmente pidiendo el fin de la pandemia de covid-19 y la reconciliación entre los sectores políticos y sociales de Venezuela.

«Que esa oración sea un impulso para que sigamos trabajando en tantos frentes distintos, en los que es necesaria nuestra presencia como protagonistas para que, encontrándonos más allá de cualquier diferencia, podamos desterrar todo tipo de violencia y de odio, y poder abrazarnos», declaró Porras al canal Globovisión.

El acto ocurre en el primer aniversario de la exhumación de los restos de José Gregorio Hernández. En su momento fue uno de los requisitos indispensables exigidos por el Vaticano para su beatificación, y se extrajeron partes de su esqueleto que fueron enviadas a la Santa Sede. También se elaboraron 40 reliquias resguardadas en cada una de las 40 Diócesis del país.

Celebraciones

Feligreses aguardan en el mirador Boyacá. Foto: Alejandro Layton

La Iglesia Católica fijó el 26 de octubre como el Día de José Gregorio Hernández, por ser la fecha de su nacimiento en 1864. Será la primera vez se celebre la festividad de manera oficial, aunque ya sus seguidores lo hacían desde sus años como venerable y figura espiritual popular.

A través de sus redes sociales, la Arquidiócesis de Caracas anunció varias actividades litúrgicas para la ocasión. Primero se realizará a lo largo del día seis misas en su honor en la iglesia de La Candelaria, siguiendo todos los protocolos de bioseguridad. A las 7:00 pm se inaugurará una exposición sobre el beato en el Museo Sacro del Palacio Arzobispal, ubicado en la plaza Bolívar.

También se espera una alta concurrencia de feligreses en el santuario de José Gregorio Hernández ubicado en su pueblo natal, Inostú, Trujillo. La celebración de la memoria litúrgica será obligatoria en Caracas, mas no en el resto del país. Aún así, varias iglesias han anunciado sus propios actos, como la Diócesis de San Cristóbal, Táchira, que recorrerá los principales centros de salud de la ciudad con su reliquia del médico.

El nuevo beato

El cardenal Baltazar Porras reparte reliquias de segundo grado de José Gregorio Hernández. Foto: Cortesía Arquidiócesis de Caracas

Tras décadas de gestiones, la causa por la santidad de José Gregorio Hernández logró el 27 de abril de 2020 que el Vaticano reconociera uno de sus milagros. Se trataba de Yaxury Solórzano Ortega, una niña que en 2017 recibió un disparo en la cabeza y sobrevivió sin secuelas a su operación. La Comisión Teológica determinó que la recuperación de la joven desafiaba la ciencia y constituía un auténtico milagro atribuido al médico de los pobres.

Con la aprobación del milagro inició su camino a los altares. El 18 de junio de 2020 el papa Francisco aprobó la beatificación de José Gregorio Hernández, cuya ceremonia se realizó el 30 de abril de 2021 en el colegio La Salle de Caracas. Es así el cuarto beato venezolano, después de las madres Carmen Rendiles, Candelaria de San José y María de San José.

La tumba de José Gregorio Hernández se encuentra en la iglesia de La Candelaria, sitio que aún es de culto para la feligresía junto a su santuario en Inostú. Luego de su beatificación, parte de sus restos fueron enviados a El Vaticano junto a otros objetos personajes. También se elaboraron las reliquias que contienen fragmentos de los huesos de sus manos, por parte de la Congregación Siervas de Jesús.

Noticias relacionadas