• La producción obtuvo el galardón por mejor edición documental y fue elaborado por la periodista venezolana Martha Palma Troconis y el director Héctor Palma, quienes impulsan una campaña para recaudar fondos y donar kit de insumos para el tratamiento de niños con diabetes en el año 2022

Vivir con diabetes tipo 1 es una realidad poco conocida. La dinámica diaria de una persona con esta condición implica seguir un buen tratamiento para tener calidad de vida. Sin embargo, los precios de la insulina (la hormona que se inyectan los diabéticos) y las tiras reactivas para medir la glicemia con el glucómetro son muy altos y no están al alcance de todos los venezolanos. A eso se le suma la deficiente alimentación que afecta a los niños de zonas populares o del interior del país. 

Precios La insulina cuesta entre 20 y 52 dólares dependiendo del tipo, mientras que el precio del glucómetro oscila los 36 dólares.

Ante la poca visibilidad que esta problemática tenía en Venezuela, la organización Guerreros Azules se propuso crear un documental que mostrara la realidad de los niños y niñas con diabetes tipo 1, la imposibilidad para adquirir el tratamiento, llevar una alimentación adecuada y la angustia que esta situación genera en la familia. 

El Camino del Guerrero, la historia del documental sobre la diabetes en Venezuela que ganó un Emmy

Guerreros Azules es una red de apoyo para padres y representantes con diabetes tipo 1 en Venezuela de Martha Palma Troconis, periodista y exreportera de la televisión nacional, cuyos dos hijos fueron diagnosticados con diabetes tipo 1, se sintió en la necesidad de brindar apoyo a los padres y representantes tras un diagnóstico de esta condición.

En ese afán de querer ayudar, la periodista inició en 2017 la producción del documental El Camino del Guerrero, una radiografía sobre la necesidad de poner sobre la mesa la importancia de que el tratamiento para la diabetes esté al alcance de todos, y que el 11 de diciembre ganó un premio Emmy por Mejor Edición Documental. César Kensen fue el responsable de la edición del film.

El documental lo grabamos en 2017, actualmente la necesidad es la misma, pero de otra forma. Es decir, las personas siguen sin acceso a los insumos pero por razones distintas. En 2017 era porque no habían insumos, ahora es porque los hay y son demasiado caros para las personas”, comenta Troconis en entrevista para El Diario.

La organización realizó una encuesta con 270 familias de las cuales el 95% aseguró que recibe el tratamiento para la diabetes gracias a donaciones. Troconis destaca que la imposibilidad para adquirir los medicamentos es una situación muy grave en el país, porque de la insulina y los demás insumos depende la vida de los niños con diabetes tipo 1. 

Leer más  Ordenaron cierre de playas en Lechería por derrame de petróleo

El documental se realizó con el objetivo de visibilizar cómo se vive la diabetes tipo 1 en Venezuela. “No había existido un documental sobre diabetes tipo 1, porque la verdad es que quien se preocupa por la condición es alguien que le duela. La única forma de que alguien se interese por la diabetes tipo 1 es porque tiene alguien que tiene esta condición. El trabajo que tenemos por delante es muy fuerte, porque hay muchos prejuicios y pensamientos errados con respecto a la condición”, afirma. 

Troconis afirma que al ver el documental se entiende la dimensión de lo que es vivir las dos realidades de la diabetes: una de estas es desde la perspectiva de la tranquilidad de tener todos los insumos necesarios para el tratamiento y la otra es la perspectiva de las personas sin insumos. 

El Camino del Guerrero, la historia del documental sobre la diabetes en Venezuela que ganó un Emmy

“Es importante que cada vez más personas vivan la realidad de tener insumos porque con ellos los niños con diabetes no tienen ningún tipo de límites”, explica y añade que en el interior del país el manejo de la diabetes puede ser muy complicado debido a la falta de tratamiento, diagnósticos errados, fallas de alimentación y poco acceso a la educación sobre la enfermedad.

En total, 17 casos de niños y jóvenes con diabetes tipo 1 participaron en el proyecto. Uno de los niños protagonistas del documental se encontraba en un estado de desnutrición grave para el momento de la filmación en 2017. Luego de la grabación, Guerreros Azules hizo una alianza con otra organización para brindarle atención necesaria y una alimentación adecuada. 

Leer más  Inameh: Bajas temperaturas en Venezuela podrían extenderse hasta marzo de 2023

Entre dificultades y emociones

Uno de los principales retos que enfrentaron para grabar el documental fue la falta de recursos económicos. Las cámaras eran alquiladas y, además, grababan con una persona que custodiaba los equipos. En Mamporal, estado Miranda, realizaron las filmaciones de uno de los casos pero recibieron advertencias de que habían robado a un equipo de producción el día anterior. 

Otra de las dificultades que enfrentó el equipo de producción fue manejar la emocionalidad de cada caso. En particular, Martha Palma Troconis vivió una ola de sentimientos porque  cuando comenzó el rodaje apenas habían pasado ocho meses desde el diagnóstico con diabetes de su primer hijo.

Yo transité el luto de la condición de mi primer hijo en esas grabaciones. Yo fui el principal obstáculo en esas grabaciones. Hay un momento en que Gilberson (uno de los niños que participa en el documental) rompe en llanto. En la toma completa aparece mi hermano, que es el director, agarrándome, porque yo iba directo a abrazar a ese niño. ¡Es que soy mamá!”, narra.
El Camino del Guerrero, la historia del documental sobre la diabetes en Venezuela que ganó un Emmy
La periodista Martha Palma Troconis con sus dos hijos | Foto: www.marthapalmatroconis.com

En la última grabación el conjunto de emociones por cada caso y cada historia invadió a todo el equipo que participó en el documental. 

“Desde el chofer hasta la gente de seguridad, no paramos de llorar desde los Valles del Tuy hasta Caracas. Fue mucho lo que se movió ese día”, afirma. 

Diabetes sobre la mesa

Cuando El Camino del Guerrero estuvo terminado y se publicó las impresiones fueron diversas. Por un lado, las personas que viven de cerca la diabetes expresaban a Guerreros Azules su emoción porque finalmente la diabetes era un tema que se ponía en la palestra pública. Por otro lado, las personas que desconocían la realidad de esta condición empatizaron con el día a día de los niños protagonistas del filme. 

“Detrás de ese maravilloso documental, hay una organización de grupos de papás y de personas que estamos entregando lo mejor que tenemos para esos niños”, expresa.

Además del Emmy, el documental está inscrito en varios festivales internacionales donde también esperan obtener galardones. 

Leer más  ¿El fenómeno afelio provocará un clima más frío en Venezuela hasta agosto?

Nominación al Emmy

El Camino del Guerrero obtuvo tres nominaciones a los premios Emmy. Martha Palma Troconis comenta que durante la producción del documental tenía como meta que el trabajo obtuviera este galardón. 

La dirección y postproducción estuvo a cargo de Héctor Palma, quien se comprometió con pulir el proyecto y darle la calidad digna de un galardón internacional. Cuando reciben la noticia de que el proyecto que iniciaron en 2017 con pocos recursos pero con mucha pasión tenía tres nominaciones al Emmy ninguno se lo podía creer. 

“Yo estaba en España y mi hermano me llama y me dice: ‘Hermana, tenemos tres nominaciones al Emmy’. Yo iba caminando por la calle y al escuchar eso me tuve que sentar y me guindé a llorar. Fue un momento muy emocionante para todos”,  comenta. 

Finalmente el esfuerzo rindió sus frutos. El Camino del Guerrero obtuvo un galardón en los Emmy como mejor edición documental. 

Campaña profondos

El Camino del Guerrero, la historia del documental sobre la diabetes en Venezuela que ganó un Emmy
Foto: Guerreros Azules

El documental y la labor de Guerreros Azules es la palanca para impulsar  una campaña que busca recaudar fondos para el tratamiento de los niños que serán diagnosticados con diabetes tipo 1 en 2022. 

La meta es recaudar 13.500 dólares para armar kits de insumos para los niños con diabetes, lo que beneficiará directamente a 110 familias. 

Además, para el próximo año planean organizar una campaña que se basa en ocho talleres al año de educación en diabetes, en conjunto con Novo Nordisk, dirigido a padres, representantes e incluso médicos. Debido a que recientemente su segundo hijo fue diagnosticado con diabetes, Troconis emprendió otro proyecto sobre resiliencia para padres que atraviesan la misma situación que ella.

El Camino del Guerrero y la labor de Guerreros Azules abren el camino para la visibilización de la diabetes en Venezuela, la concientización sobre la importancia de un buen tratamiento para tener una vida plena y la necesidad de empatizar con una problemática que afecta a muchos niños, jóvenes y adultos en Venezuela y que se ven afectados en gran medida por la crisis económica.

Noticias relacionadas