• La sustancia, que es utilizada para aportar el color blanco en una gran cantidad de productos alimenticios y farmacéuticos como salsas y dulces, fue catalogada como “no segura” debido a las incertidumbres existentes con respecto a su genotoxicidad

El dióxido de titanio E171, un pigmento aditivo alimentario que aporta el color blanco a productos farmacéuticos, yogures, dulces y salsas como la mayonesa, fue prohibido en Europa luego de que se considerara que su consumo podría generar problemas de salud. 

Los estados miembros de la Unión Europea (UE) aprobaron por unanimidad la propuesta de la Comisión para descartar ese aditivo, cuya retirada también pide el Parlamento Europeo.

Europa alerta del peligro de un aditivo presente en multitud de alimentos | El Comercio

La decisión viene a raíz de una actualización de un informe realizado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en inglés), la cual catalogó el E171 como no seguro en los alimentos en mayo de 2021. 

Las empresas que emplean el colorante deberán sustituirlo en sus productos a partir de junio de 2022, de acuerdo con el comunicado de la UE. 

¿Qué es el E171 y por qué es considerado dañino para la salud?

El dióxido de titanio o E171 es un colorante natural, de color blanco puro que se obtiene mediante extracción de la ilmenita, un tipo de roca mineral.

Leer más  ¿Cuáles son los puntos de votación para colombianos residenciados en Venezuela?

Se utiliza como pigmento base en pinturas, papel, cremas para el cuidado de la piel o pasta dental.

A su vez se usa en productos como multivitamínicos, píldoras o en alimentos como por ejemplo: chicles, caramelos, bebidas en polvo, repostería, entre otros usos.

Por fin hay mayonesa sin aditivos - No+Aditivos

Francia prohibió el uso del colorante E171 al no poder confirmar su prejudicialidad para el organismo por lo que, al igual que la EFSA, considera que, debido a las incertidumbres existentes, se debe limitar su consumo.

La EFSA señala que aunque la evidencia de efectos tóxicos generales no es concluyente, no se puede establecer un nivel seguro para la ingesta diaria del dióxido de titanio como aditivo alimentario. 

Al no poder confirmar su genotoxicidad, no es posible establecer ni definir los riesgos y la capacidad de una sustancia química de dañar el ADN.

¿Qué es la genotoxicidad?

La genotoxicidad es un término que describe las propiedades de substancias químicas referente a su capacidad de causar daño al material genético. Esto puede llevar a las mutaciones y, posiblemente, a los diversos tipos de cáncer.

“Hemos concluido que el dióxido de titanio ya no puede considerarse seguro como aditivo alimentario. Un elemento fundamental para llegar a esta conclusión es que no se podía descartar la genotoxicidad tras el consumo de partículas de dióxido de titanio. Tras su ingestión, la absorción de partículas de dióxido de titanio es baja, pero pueden acumularse en el organismo”, refiere la EFSA sobre la decisión.

Leer más  Mataron a 10 personas en un ataque en el centro de México

Un artículo realizado por la Universidad Europea Miguel de Cervantes y publicado en mayo de 2021 refiere que el aditivo alimentario E171 se encuentra bajo evaluaciones desde hace algunos años.

Los riesgos del consumo de dióxido de titanio como blanqueante alimentario es que una pequeña parte es absorbida por el intestino y puede acumularse en diferentes órganos, lo que aumenta la probabilidad el riesgo de sufrir patologías en hígado y riñones.

¿Qué son los aditivos y por qué los están revaluando? 

Miguel Ángel Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, explicó para el diario español El País que los aditivos se añaden a los alimentos o bebidas para mejorar su proceso de elaboración o conservación.

Además están divididos en los elaborados a partir de origen vegetal, animal, mineral, sintéticos o de microorganismos.

“Algunos son inocuos y otros no, por lo que su uso tiene que estar más medido y restringido. Para los inocuos no hay límite de dosis. Para los otros hay unas dosis máximas permitidas. Y algunos se tienen que reevaluar para estar más seguros de su uso”, afirmó Lurueña. 

Leer más  Volodímir Zelenski, Gabriel Boric y Joe Biden entre las 100 personas más influyentes de la revista Time
Efectos negativos del dióxido de titanio en la salud humana - Gaceta UNAM
Foto: Gaceta UNAM

El experto señala, por ejemplo, que las nueces de Brasil tienen selenio, un mineral que el cuerpo necesita, pero que en grandes cantidades es peligroso. 

“Si comemos 100 gramos de nueces de Brasil superamos la dosis recomendada de consumo”, añadió. 

Al respecto, Lurueña señala que, por los momentos, no hay que alarmarse: 

A diferencia de lo que ocurre cuando se lanza una alerta alimentaria, por ejemplo, por listeria o salmonela, en este caso no hablamos de un riesgo inminente para la salud. Hablamos únicamente de que aumentan las probabilidades de sufrir ciertas patologías por un uso prolongado, pero no es algo inminente ni certero. No es preocupante”. El experto explica que en los últimos años se han prohibido varios aditivos, como E-125, E-225, E-462.

El consumo del aditivo E171 es evaluado por una gran cantidad de países.

Por ahora, la UE informó que trabajará “de manera coordinada en la gestión de este riesgo identificado para, sin demora, acordar unas medidas armonizadas entre todos los países miembros” mientras la sustancia se somete a pruebas más exhaustivas que lleven a eliminar su ingesta en alimentos definitiva. 

Noticias relacionadas