• La especie fue encontrada en las cercanías de Maturín, en el estado Monagas. Los investigadores presumen que el animal se extinguió hace 2.5 millones de años en los llanos venezolanos 

Durante algún tiempo, un animal similar a un perro de monte vivió en el oriente de Venezuela, específicamente en las sabanas de Maturín, en el estado Monagas, hace 2.5 millones de años.

El fósil fue encontrado en el Breal de Orocual (Monagas) en abril de 2007, pero fue hasta hace poco más de una semana (enero de 2022) que la nueva especie fue descrita oficialmente por un grupo de paleontólogos venezolanos y estadounidenses.

El Protocyon orocualensis es una de las especies de lobo más antiguas que se ha descubierto en Suramérica.

Grácil. Que es fino o delicado refiriéndose a la formación de sus huesos

Es un animal con características particulares, pues poseía un rostro corto y una mandíbula bastante grácil con respecto a los otros linajes de lobos gigantes que vivieron en América.

Pesaba aproximadamente unos 23 kilos y su hallazgo data del Plioceno Tardío.

Especie de lobo
Protocyon orocualensis

La investigación sobre este ejemplar de cánido en Venezuela tomó alrededor de 15 años y la realizaron Ascanio Rincón, jefe del Laboratorio de Paleontología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC); el paleontólogo Damián Ruiz-Ramoni (autor principal del trabajo), desde Argentina; y el doctor Xiaoming Wang, desde Estados Unidos.

Primer registro en el país

Rincón fue el encargado de desenterrar la pieza de la mandíbula hallada en el Breal de Orocual. La hipótesis de los investigadores es que el Protocyon orocualensis era un hipercarnívoro y que su dieta se basaba en 70 % consumo de carne, pero también se pudo haber alimentado de hueso en una menor proporción.

Leer más  ¿Quién es Gentil Duarte, el máximo jefe de las disidencias de las FARC que habría muerto en Venezuela?

En Venezuela vivieron al menos tres especies de lobos gigantes en los últimos 2.5 millones de años. El hallazgo del Protocyon orocualensis confirma la existencia de un nuevo linaje de cánidos y un cambio en la fauna, que pasó de poco diversa a muy diversa tras el registro y descubrimiento de este fósil.

Pruebas de especie de lobo
Foto: Ascanio Rincón

Asimismo, el hallazgo permite esclarecer un poco más el camino evolutivo de los cánidos ancestrales en el continente americano.

El paleontólogo Ascanio Rincón explicó para El Diario que los cánidos son una familia de mamíferos que tienen un régimen alimenticio carnívoro, los lobos, zorros, coyotes, perros domésticos, entre otros, pertenecen a esta familia de mamíferos.

A pesar de que Suramérica es la zona más diversa en cánidos del mundo, estos no son originarios de esta región.

Los cánidos se diversificaron en Norteamérica e ingresaron a Suramérica a través del levantamiento del Istmo de Panamá hace 3,5 millones de años.

Durante dicho fenómeno, conocido como el Gran Intercambio Biótico de las Américas, surgió un puente en medio del océano que unió estas dos masas de tierra ocurriendo así grandes migraciones de animales y plantas entre América del Norte y América del Sur.

A partir de este hecho han surgido interrogantes sobre el proceso evolutivo de muchas especies y cómo se diversificaron en el transcurso del tiempo hasta su extinción. 

Leer más  Centros Intégrate, el proyecto de Colombia y la Usaid para la integración de la migración venezolana
Foto: Ascanio Rincón
Actualmente desconocemos cuál especie o género ingresó a Suramérica y se diversificó en los dos diversos géneros de cánidos suramericanos. Creemos que el ancestro de Protocyon orocualensis fue el linaje que le iba a dar origen al género Theriodictis y al linaje de Protocyon, pero por ahora no lo sabemos. De allí la importancia de este descubrimiento”, afirmó Rincón.

En los últimos años, algunos restos del género Protocyon han sido hallados en el yacimiento fosilífero llamado Mene de Inciarte en la Sierra de Perijá, estado Zulia (al occidente del país) y también se han conseguido huesos de estos animales en Brasil, Argentina, Bolivia y más recientemente en Yucatán, México.   

La difícil tarea de seguir explorando 

Ascanio Rincón mencionó que el proyecto paleontológico de El Breal de Orocual sigue en funcionamiento desde hace 14 años, pero que apenas se ha logrado explorar el 1 % del sitio, es decir, solo se ha rasgado la superficie.

El espacio es un depósito natural de asfalto y fósiles. Tiene una extensión aproximada de dos kilómetros de largo por un kilómetro de ancho y una profundidad de al menos 3 metros. Además, de acuerdo con los cálculos de los paleontólogos, se habla de 72.000 metros cúbicos de petróleo con fósiles en su interior.

Especie de lobo en Venezuela
Foto: Ascanio Rincón

“Cada metro cúbico tiene un aproximado de 5.000 fósiles, lo que se traduce en millones de piezas que no han sido estudiadas porque solo hemos arañado la superficie”, comentó Rincón.

El Mene de Inciarte, cerca del poblado de Cachirí en el estado Zulia, tiene una extensión de un kilómetro de largo por 500 metros de ancho y unos 3 metros de profundidad. Sin embargo, para el año 2021, solo se ha podido extraer un metro cúbico de petróleo.

Leer más  La doble crisis que transitan las personas con cáncer en Venezuela 

En el sitio se han encontrado más de 6.000 fósiles de insectos, así como semillas, árboles y cientos de restos de animales prehistóricos que se deben enumerar para resguardar el registro como en una biblioteca, es decir, una colección científica de referencia internacional.

El hallazgo del murciélago vampiro más antiguo del mundo

El paleontologo venezolano Ascanio Rincón también halló el fosil de la especie de vampiro más antigua del mundo y que fue extraída en la Brea del Orocual en Monagas.

El hallazgo fue realizado el 13 de septiembre de 2019. El IVIC precisó en su cuenta de Twitter que hallazgo se trata de un fósil de Phyllostomidae, que podría representar un nuevo género de murciélago de la subfamilia Desmodontinae (murciélagos vampiros), de aproximadamente 2.500.000 años de antigüedad. El más viejo conocido hasta ahora.

El investigador venezolano menciona que estos proyectos sufren continuamente de atrasos y hasta paralizaciones debido a los retrasos por acciones burocráticas y falta de permisos para continuar explorando. 

“Seguimos tratando de conseguir los permisos y el financiamiento para continuar las excavaciones en el Breal de Orocual porque es un hito para la paleontología no solo en Venezuela sino en todo el mundo. Por eso queremos seguir explorando y continuar con esta labor que ha sido tan demorada”, concluyó el experto y paleontólogo. 

Noticias relacionadas