• Representantes del Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover) acudieron a la sede del Consejo Nacional Electoral para exigir la modificación del cronograma de recolección de firmas para el referendo revocatorio. El politólogo Nicmer Evans aseveró que los puntos rojos serán instalados en zonas cercanas a colectivos del régimen chavista

El Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover) consignó ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) un documento para exigir la modificación del cronograma para la activación del referendo revocatorio contra Nicolás Maduro. “Mantenemos nuestra postura de activar el revocatorio, pero bajo condiciones reales y constitucionales”, dijo Nicmer Evans, politólogo y uno de los voceros de la organización.

Evans aseguró que no llamarán a la ciudadanía a recoger firmas para la activación del revocatorio, hasta que el CNE no modifique el cronograma. “Mientras no haya una respuesta sobre el tema de la solicitud de modificación del cronograma, nosotros nos reservamos las próximas acciones a desarrollar”, afirmó el politólogo.

Sin embargo, no está claro cuándo el Poder Electoral podría pronunciarse al respecto, aunque esperan que sea antes del miércoles 26 de enero, día que fijó el CNE para recolectar el 20% del padrón electoral en cada estado, en tan solo 12 horas, con 1.200 puntos en todo el país. Para ello, Mover exigió a la rectora principal, Tania D’Amelio, convocar con urgencia una Junta Directiva para este mismo lunes 24 de enero, para deliberar la solicitud.

Integrantes de Mover se manifestaron frente al CNE. Foto: Raúl Castillo

Además de Evans, otros cuatro integrantes de Mover fueron recibidos en la sede principal del CNE en Caracas por los rectores Roberto Picón y Tania D’Amelio. De acuerdo con el politólogo, Picón explicó cómo fue el procedimiento para establecer el cronograma, así como las observaciones sobre las deficiencias técnicas que hizo junto con el rector Enrique Márquez. Por su parte, aseveró que D’Amelio manifestó a título personal que desde el punto de vista político, las condiciones fijadas por el CNE hacían “inviable” el revocatorio.

El 21 de enero, Picón también aseveró que, con estas condiciones, el revocatorio “no es factible”.

El politólogo calificó el cronograma del CNE como un “bodrio constitucional”. Aseveró que ya estudian las próximas acciones a tomar y las instituciones a las cuales acudirán en los próximos días.

Sin información de los puntos

Con respecto a los 1.200 puntos de recolección de firmas que habilitará el CNE en todo el país, Evans aseguró que además de ser insuficientes, estos estarían ubicados en zonas favorables al chavismo, cercanas a colectivos, Unidades de Batalla Hugo Chávez (UBCH), entre otros puntos de control del oficialismo. 

Por otra parte, Mover tampoco tiene información sobre las máquinas que habilitará el CNE para el proceso de recolección de firmas ni al software que utilizarán.

“La rectora D’Amelio ni siquiera nos pudo explicar cuál es el procedimiento de recepción de la gente. No saben si son cuatro huellas, no saben si es una sola firma. No saben si se tomará el tiempo para poder registrar los datos de la cédula de identidad. Ni ellos mismos saben a esta hora cómo se recibe a la gente para poder hacer la recepción de solicitud de activación del revocatorio. Si ellos no lo saben, es evidente que es contraproducente y absolutamente absurdo que nosotros podamos comunicar con tiempo a la gente para que puedan movilizarse para el miércoles”, añadió Evans.

Ratificó que Mover no inscribirá a testigos para el proceso hasta tanto no haya una modificación del cronograma. 

Noticias relacionadas