• Samuel Trevisi es sinónimo de tradición en la Feria Internacional de San Sebastián. Él y su padre han estado presentes en ese icónico evento desde su primera edición hasta la actualidad

Samuel comenzó a tomar fotografías a los 11 años de edad y, desde entonces, lo ha hecho de manera ininterrumpida. A lo largo de su carrera ha logrado hazañas importantes como convertirse –junto a su padre Antonio Trevisi y José Ángel Mora– en el primero en fotografiar el cometa Haley en Latinoamérica (1986).

Él recuerda claramente cuando comenzó a labrar su camino en el mundo audiovisual. Su vida siempre estuvo ligada a la imagen, dado que su papá era un afamado fotógrafo en el estado Táchira. De hecho, fue él quien le regaló su primera cámara fotográfica marca Kodak y con ella cubriría eventos de talla internacional como el Campeonato Mundial de Ciclismo de Ruta, que se desarrolló en San Cristóbal en 1977.

“Yo me estreno oficialmente en ese mundial de ciclismo porque mi papá era el fotógrafo oficial y a mí también me dieron un carnet que me permitía estar en todos lados, incluso cerca del presidente que, en ese entonces, era Carlos Andrés Pérez”, detalló Samuel Trevisi en exclusiva para El Diario.

Samuel Trevisi. Foto: Carlos Franceschini

Pero esa no fue su primera experiencia con la fotografía. Solía observar de cerca el trabajo de su padre, especialmente durante el mes de enero, pues vivían en una de las principales avenidas de la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira, por donde pasaba el desfile y otros eventos feriales.

Nosotros veíamos que mi papá salía a tomar fotos, luego en la noche proyectábamos las diapositivas y, como no había ningún medio audiovisual, se mostraba al otro día ahí en Foto Trevisi todo lo que había pasado y se aglomeraba mucha gente a verlo”, contó.

57 años retratando reinas

Su padre, Antonio, fue quien comenzó a capturar cada gran evento de la Feria Internacional de San Sebastián en la primera edición celebrada en el año 1965. Para ese entonces, la feria apenas se trataba de un proyecto que empezaba a tomar forma. Ese año fotografió a las primeras aspirantes a la corona.

“Después de dos o tres años la feria comenzó a crecer como la espuma. Todo el mundo trabajaba en pro de ella sin importar el color político, de hecho la capacidad hotelera en la ciudad llegaba a su límite y la gente alquilaba cuartos en sus casas para los turistas”, precisó Samuel.

Leer más  En Táchira proponen importar gasolina desde Colombia una vez que se abra la frontera 
Dos generaciones fotografiando la belleza tachirense
Foto: Carlos Franceschini

En 1980 él comienzó a involucrarse en la fotografía de candidatas y reinas de la feria. Ese año retrató a Dulce Leonor Porras, quien era su compañera de estudios y la ganadora de esa edición del certamen local.

Desde entonces y durante 20 años hizo esa labor de la mano de su padre y –según recuerda- cada uno tenía su propio estilo y criterio a la hora de trabajar, pero siempre llegaban a un consenso para que el resultado fuese el mejor.

“Las hemos fotografiado absolutamente a todas las candidatas, no ha faltado ni una, a excepción del año de pandemia que no hubo reinado pero son 57 años continuos haciéndolo”, destacó.

Incluso Samuel cree que puede tratarse de un Récord Guinness, pues son casi seis décadas retratando –bajo la firma Trevisi- a las aspirantes y soberanas del evento ferial más importante del estado Táchira. Destacó que dicho trabajo –desde la primera elección- ha sido sin fines de lucro.

Para que otro comience tiene que esperar por lo menos 58 años para superarnos y realmente no sé si exista a nivel mundial otra firma que haya hecho fotos de un evento de manera continua”, se preguntó.
Samuel Trevisi: Dos generaciones fotografiando la belleza tachirense
Foto: Carlos Franceschini

Samuel también ha fotografiado a mujeres reconocidas a nivel nacional, entre ellas, Irene Sáez, Miss Venezuela y posteriormente Miss Universo 1981, y Veruzhka Ramírez, Miss Venezuela 1997.

Leer más  En Táchira proponen importar gasolina desde Colombia una vez que se abra la frontera 

Sin embargo, a su criterio no existe una fotografía que considere más importante que otra, sino que a todas las valora igual y se esmera de la misma manera. En su lugar prefiere decir que hay tomas de mayor trascendencia a nivel mediático.

Una figura polifacética

Aparte de fotógrafo, Samuel es arquitecto egresado de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET) donde también ha trabajado como docente en la cátedra de Proyectos y, aunque su fuerte y su pasión es la fotografía, asegura que ha ejercido roles en la arquitectura.

He sido autodidacta en muchas cosas. Soy aeromodelista, maquetista, me gustan los idiomas, los entiendo bastante bien; la carpintería, herrería, mecánica y la restauración de carros antiguos son otras de mis pasiones”, compartió Trevisi.

La atracción por los autos –al igual que la fotografía- viene de su padre. Él arreglaba carros de carreras entre 1960 y 1970, de hecho participó bajo esa faceta en el Gran Premio de San Sebastián en las ediciones 1968 y 1969. Samuel asegura que el gen de la velocidad está presente en su vida.

Foto: Carlos Franceschini

No conforme con sus aficiones y trabajos, decidió llevar el negocio de la fotografía más allá. Lo expandió y ahora ofrece un servicio completo a través de su agencia Trevisi publicidad. Allí brinda todo tipo de servicios: desde producciones audiovisuales hasta impresión a gran escala en diferentes materiales.

“La fotografía y la publicidad van de la mano, siempre ha sido así, por ello decidí ampliar mi campo de acción”.

Trevisi también tiene claro que como fotógrafo es importante estar a la vanguardia y generar tendencias que lo mantengan vigente, le permitan crecer y llegar a más clientes.

“Mi papá generó una tendencia con el fondo azul para las fotos tipo carnet y también las fotos de paquete (seis tipo carnet y una postal) a tal punto que gigantes como Kodak generaron equipos para poder hacerlo (…) no sé dónde estaríamos si mi papá hubiese patentado eso”, se cuestionó Samuel.

Leer más  En Táchira proponen importar gasolina desde Colombia una vez que se abra la frontera 

La foto más difícil

Samuel Trevisi: Dos generaciones fotografiando la belleza tachirense
Foto: Carlos Franceschini

Trevisi admite que, a lo largo de su carrera, muchas veces se ha topado con escenarios complejos de fotografiar, sin embargo, no duda al decir que capturar un astro, un cometa o una nebulosa ha sido lo más complicado hasta ahora. Requiere de mucho tiempo y sobre todo paciencia.

“La tierra se va moviendo y las estrellas están fijas, entonces tienes que contrarrestar eso 20 o 30 minutos e incluso horas para que salga una foto clarita, sino van a salir rayas en el firmamento”, expuso.

El proyecto más demandante lo llevó a cabo en conjunto. Su padre, Antonio, José Ángel Mora y él consiguieron fotografiar el cometa Haley en 1986 tras un arduo trabajo para compensar la rotación de la tierra y obtener una imagen nítida y sin detalles.

“Fuimos los primeros en Latinoamérica en lograrlo, pero fue gracias a un equipo bastante completo que llegamos a ese resultado”, indicó Samuel.

Aparte de eso, tiene un sinfín de anécdotas peculiares que le sacan una sonrisa cuando las recuerda y comparte. Tomar infinidad de fotografías sin haber montado un rollo en la cámara previamente, la caída de una reina en plena sesión de fotos o que el vestido de la novia se rasgue en medio de la ceremonia son solo algunas de las tantas vivencias.

Samuel Trevisi: Dos generaciones fotografiando la belleza tachirense
Foto: Carlos Franceschini

Le gusta hacer las cosas con amor y entrega, enseñanza que comparte con otros para motivarlos a seguir sus sueños pese a los obstáculos. Además, hace énfasis en la importancia de hacer las cosas bien para marcar diferencia respecto a los demás. Hoy más que nunca, Samuel Trevisi sigue enfocado en la fotografía que –desde niño- ha sido la labor que ejerce con pasión y entrega.

Noticias relacionadas